La portada de mañana
Acceder
El incremento de la transmisión asoma a España a una segunda ola
Las 'amistades peligrosas' de Juan Carlos I
Análisis - ¿Un buque de carga abandonado en Beirut? Más frecuente de lo que parece

Alicante estalla contra el Gobierno por la propuesta de recorte de un 30% del trasvase del Tajo al Segura

Canal Transvase Tajo-Segura.

La provincia de Alicante sigue unida en torno a la defensa del trasvase Tajo-Segura. La última prueba de ello, la respuesta dada este martes al informe presentado por el Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) con la finalidad de proponer una rebaja mensual del 30% de los envíos de agua del Tajo al Segura.

El texto, elaborado previo encargo por el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex), como recoge Europa Press, señala que se pretende recortar la cantidad trasvasada de los 38 hectómetros cúbicos a los 27. Además, se ha planteado que se eleve el umbral de aportaciones acumuladas en el nivel 1 desde los 1.200 a los 1.400 hm.

La reacción de la Diputación de Alicante, gobernada por el Partido Popular y Ciudadanos, ha sido la de anunciar que prepararán una moción para presentarla en el próximo pleno con el objetivo de solicitar al Gobierno Central que mantenga las condiciones y las reglas de explotación pactadas en el Memorándum del trasvase Tajo-Segura.

“Esta decisión atenta gravemente contra toda la estructura socioeconómica de la provincia de Alicante”, ha dicho la vicepresidenta segunda y diputada de Ciclo Hídrico de la Diputación de Alicante, Ana Serna. “Se trata de un nuevo ataque al trasvase por parte del Gobierno de Pedro Sánchez, cuya ministra Teresa Ribera tiene claro que quiere acabar con la llegada de agua del Tajo a la provincia de Alicante”, ha asegurado.

En el mismo sentido se ha expresado el senador del PP y portavoz municipal en Elche, Pablo Ruz: “La hoja de ruta de Sánchez está clara, prefiere contentar al socialista castellano-manchego Emiliano García Page que defender el modo de vida de miles de agricultores alicantinos, murcianos y almerienses”.

El alcalde socialista de Elche, Carlos González, -al que había inquirido Ruz para que se pronunciara- también se ha posicionado en contra de la propuesta del Ejecutivo central. “Insisto en que el trasvase Tajo-Segura es imprescindible, irrenunciable e insustituible, es la garantía de supervivencia del campo. El trasvase es un motor de progreso y de crecimiento para esta tierra y que el futuro de la agricultura en Elche y en el Sur de la provincia de Alicante”, ha indicado.

Las críticas también han llegado desde Compromís. El alcalde de Crevillent, José Manuel Penalva, perteneciente a la coalición valenciana, ha explicado a preguntas de este medio que “cualquier recorte, sin ninguna alternativa, compromete seriamente la agricultura del sur de nuestra Comunidad, en un momento crítico para este sector más desprotegidos durante la pandemia”. Por este motivo entiende que “mientras no haya alternativa para garantizar los recursos hídricos del sur de Alicante deben respetarse al menos los acuerdos existentes sobre el trasvase”.

Más tibio se ha mostrado, en cambio, Ximo Puig. El president socialista del Consell ha explicado, a preguntas de los periodistas en su visita a Alicante, que va esperar a ver cómo evoluciona esta propuesta, que ha achacado a “algún tipo de problema” en una serie de obras, según recoge Europa Press, al tiempo que ha defendido “como siempre la pervivencia del trasvase”.

Por su parte, los agricultores de ASAJA Alicante, en una línea ya expresada por el PP y Cs, creen que detrás de este movimiento del gobierno de Sánchez subyace “una estrategia más” para acabar con el trasvase que da cobertura las provincias de Alicante, Murcia y Almería. En este sentido, también han recordado que la aportación hídrica es “la tabla de salvación de la agricultura de la provincia”. Por ello, “nos parece extremadamente grave intentar, y más en estos momentos de fragilidad social y económica, romper el consenso actual en materia hídrica y modificar la Ley del Memorándum, con la que, como hemos reiterado en numerosas ocasiones, nunca hemos estado de acuerdo, porque supone una losa para el Levante, ya que aumentó la línea roja de las reservas en los embalses de cabecera de 240 a 400 hectómetros para poder trasvasar, penalizándonos en numerosas ocasiones”.

Etiquetas
Publicado el
1 de julio de 2020 - 21:06 h

Descubre nuestras apps

stats