El departamento de Emergencia Climática rescata la idea del sistema de retorno de envases

Una máquina dispuesta para el retorno de envases

El polémico sistema de depósito, devolución y retorno de envases (SDDR) que quedó paralizado la pasada legislatura por falta de acuerdo con los empresarios volverá a ponerse sobre la mesa en los próximos meses.

Así lo ha asegurado a eldiario.es la consellera de Emergencia Climática, Mireia Mollà, quien ha explicado que se abordará desde el diálogo como una fórmula más para incrementar los índices de reciclaje, tal y como viene recogido en el Plan Integral de Residuos.

Mireia Mollà ha recalcado la apuesta de la Conselleria por una política de gestión de residuos basada en los principios de la economía circular: prevención autosuficiencia, y proximidad, así como en la responsabilidad ampliada del productor.

En esta línea, ha asegurado que esperan tener aprobada en un año la nueva ley de Economía Circular, así como la ley de Cambio Climático y Transición Ecológica: "vamos a dotarnos de herramientas normativas muy potentes que todos tendremos la obligación de cumplir y que también van a dar oportunidades de negocio y de creación de empleo".

Sobre el SDDR, ha explicado que no es la solución de todos los problemas, sino "un sistema más que permitirá incrementar los índices de reciclaje" y que irá acompañado de otros sistemas como la recogida puerta a puerta o la implantación de la figura del educador ambiental que ya funciona de a modo de prueba en el municipio de Orba. Este educador se dedica a explicar y a dar consejos a los ciudadanos en materia de reciclaje.

Otro de los sistemas que ya funciona en algunas mancomunidades de Castellón y València y que se quiere extender es el de retorno de envases incentivado, consistente en obtener algún tipo de descuento en la tasa de basura a cambio de depositarlos en los ecoparques.

Además, la Conselleria invertirá 15 millones de euros procedentes de fondos europeos en proyectos tecnológicos de gestión de residuos.

Así funciona el SDDR

La implantación del SDDR en la Comunitat Valenciana preveía que los valencianos pagaran 10 céntimos más por los refrescos y bebidas envasados en latas, plástico y vidrio (salvo vino).

Esos 10 céntimos les serían devueltos al llevar los envases, en buenas condiciones, a cualquier comercio o plataforma comercial. De esta forma, al contenedor amarillo se seguirían llevando el resto de envases (latas de conservar, briks y otros plásticos que no sean botellas).

Por su parte, los comercios recibirían dos céntimos por envase vacío que devuelvan al distribuidor de ese producto. Esos dos céntimos los sufragaría el gestor del sistema con los ingresos que obtenga del posterior reciclaje.

Etiquetas
Publicado el
20 de noviembre de 2019 - 22:10 h

Descubre nuestras apps

stats