Panorama innovador europeo en la Comunitat Valenciana

Según los resultados de participación española en el Programa Horizonte 2020 en el periodo 2014-2018 publicados el pasado mes de mayo por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, el Estado alcanzó 3.638,1 millones de euros en cuanto a subvención captada, representando el 10% a nivel de la Unión Europea y situándose en la cuarta posición a nivel comunitario. La Comunitat Valenciana es, a su vez, la cuarta comunidad autónoma, con 322,6 millones de euros, lo que representa el 8,9% del retorno alcanzado por España, y se sitúa por detrás de Cataluña (1.080,3 millones de euros), la Comunidad de Madrid (892,2 millones de euros) y el País Vasco (531,7 millones de euros). Cabe señalar que en el anterior VII Programa Marco de I+D, la Comunitat Valenciana absorbió solamente el 6,6%, lo que implica una mejora sustancial, en términos relativos, de casi el 35% (considerando que se mantiene el porcentaje de participación actual).

En este contexto, la Comisión Europea acaba de publicar el Regional Innovation Scoreboard 2019, según el cual, la Comunitat Valenciana es una región innovadora con calificación “moderada” y obtiene una puntuación de 72,5 en el Índice de Innovación Regional, la quinta a nivel estatal –no se ha tenido en cuenta en este análisis a las ciudades autónomas–, por detrás del País Vasco (83,6), Cataluña (81,2), la Comunidad Foral de Navarra (79) y la Comunidad de Madrid (77,5). Desde el primer IIR, el de la Comunitat Valenciana ha sido el cuarto que más ha crecido (11,2%), por detrás de la Región de Murcia (16,3%), Cantabria (15,4%) y el País Vasco (11,8%). Además, únicamente Cataluña y el País Vasco obtienen la calificación de “moderada +”, siendo el resto de comunidades autónomas españolas “moderada -” o “modesta +”. A nivel europeo, la región más innovadora, según este índice, es la suiza Zurich (167,6), y la menos innovadora, en el puesto 239, la rumana Suroeste-Oltenia (15). La Comunitat Valenciana ocupa el puesto 158.

De acuerdo con el IIR 2019, la calificación de “moderada” que subyace del índice agregado parece lógica teniendo en cuenta el cuarto puesto y el porcentaje de retorno del programa respecto al total estatal. Por delante estarían Cataluña y el País Vasco, “moderadas +”, con unos sectores productivos punteros, empresas de mayor tamaño medio y gran apoyo financiero, y la Comunidad de Madrid, “moderada”, pero que probablemente goce del efecto de capitalidad, además de una potente actividad económica al igual que en las dos anteriores comunidades. Además, son muy diversas las posibles razones que explican los resultados moderados de la Comunitat Valenciana en Horizonte 2020: aunque no su análisis no es objetivo de este artículo, posiblemente podríamos destacar menores niveles de renta, menor tamaño medio de las empresas con gran concentración de micropyme, insuficiente acceso a financiación, concentración geográfica y sectorial, variable implicación en asuntos y proyectos europeos, etc.

Aunque existen razones para el optimismo, como aquellos sectores de Horizonte 2020 en que la Comunitat Valenciana sobresale (en especial, Consejo Europeo de Investigación, nanotecnologías, materiales, biotecnología y producción, innovación en pyme, tecnologías de la información y comunicación, y seguridad alimentaria, agricultura, pesca y bioeconomía), sus fortalezas desde el punto de vista del IIR 2019 (fundamentalmente gasto privado y público en innovación, innovación organizativa y de márquetin, actividades de diseño, y formación continua), o su importante mejoría tanto en el índice agregado como en los resultados de Horizonte 2020, lo cierto es que su peso en programas como este debería ser más elevado. De hecho, en términos per cápita y en porcentaje del PIB, la Comunitat Valenciana se encuentra por debajo de la media española: 16,5% y 4,4% respectivamente.

Así, considerando el coliderazgo de las PYME y del mundo académico y de la investigación, parece adecuado, por un lado, potenciar las capacidades de estos, de modo que se amplíe el número de actividades realizadas y, sobre todo, coordinadas, al tiempo que se fomente la participación de socios de proyectos con una capacidad más limitada. En este contexto, cuestiones como la correcta ejecución de los programas operativos del Fondo Europeo de Desarrollo Regional –es el caso del Programa Operativo FEDER de la Comunitat Valenciana 2014-2020– y su alineación con las prioridades políticas y con estrategias como la Estrategia de Especialización Inteligente en Investigación e Innovación, la existencia permanente y suficiente de equipos especializados en ejecución y en captación de fondos europeos de programas de gestión compartida, directa e indirecta, el posicionamiento estratégico en comités y grupos de expertos de las Instituciones Europeas, la creación de alianzas regionales y/o internacionales, o la presencia constante en foros –en sentido amplio– relevantes para la toma de decisiones en la Unión Europea, son algunas de las claves para el presente y el futuro de la captación de financiación europea para la innovación.

Etiquetas
Publicado el
26 de junio de 2019 - 13:46 h

Descubre nuestras apps

stats