La portada de mañana
Acceder
El rey emérito protagoniza un regreso vergonzante que solo aplaude la derecha
Opinión - 'Blanquear al rey emérito', por Ignacio Escolar
España ante la ola de calor más temprana de la historia

La cala del Ministre o el imposible final de los privilegios franquistas

La cala del Ministre en Xàbia (Alicante).

Acabar con los privilegios y favores del franquismo puede llevar su tiempo, como saben en Xàbia, municipio que disfruta de algunos de los parajes más bellos de la costa valenciana. Allí, en 1959, un ministro de la dictadura, Mariano Navarro Rubio, compró por 10.000 pesetas algo más de 7.000 metros cuadrados de dominio maritimo-terreste.

Otros prebostes del franquismo hicieron operaciones similares, pero ninguno levantó un casoplón como el de Navarro Rubio, construido en 1964. El pueblo, por tanto, bautizó el chalé y su zona marítima, de acceso limitado, como el xalet del Ministre o la cala del Ministre. En 1982, en el ocaso del gobierno de la UCD, el ministerio de Obras Públicas legalizó la construcción y validó “su utilización gratuita y permanente” a la familia Navarro.

Esa decisión blindó la casa, ubicada sobre terrenos de valor arqueológico, los 'banys de la reina', que datan del siglo I antes de Cristo. En 1998, el Tribunal Supremo declaró ilegales las compras de Navarro y los otros jerarcas franquistas: los terrenos públicos de dominio marítimo-terrestre “son inalienables”. Todos perdieron sus parcelas excepto el exministro de Hacienda.

Éste fue el único que había construido, y la UCD había legalizado la vivienda. La Ley de Costas de 1988 concedió a los propiestarios de este tipo de construcciones 30 años de prórroga, con lo que, contando a partir de 1982, fecha de la legalización. la concesión debería haber acabado en 2012.

En él último minuto, sin embargo, los herederos de Navarro, fallecido en 2001, salvaron la casa. La reforma de la Ley de Costas que el gobierno Rajoy aprobó en 2014 concedió por otros 75 años el uso de las propiedas construidas legalmente en terreno propiedad del estado.

El ayuntamiento de Xàbia ha intentado varias veces recuperar el terreno, en vano. En esa línea trabaja Ricardo Sixto, diputado de EU. En 2013 ya preguntó al gobierno sobre el asunto. Recibió una respuesta vaga (ver el documento de abajo), pero ahora ha insistido.

“¿Piensa el Gobierno adoptar alguna medida para que estos terrenos pasen a ser de titularidad pública?”, inquiere Sixto al gabinete Rajoy. La respuesta no se presume contundente. Todo apunta a que hay cala del Ministre para rato.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats