El Puerto de València prevé quedarse bienes construidos por el Consorcio por valor de 127 millones y reclama otros 22 millones por tasas

La bocana de acceso a la dársena interior.

La liquidación del Consorcio Valencia 2007, entidad que gestiona la Marina de València, y el acuerdo hacia un nuevo modelo de gestión unitario de todos los espacios no será tarea sencilla por la cantidad de intereses económicos y patrimoniales entrecruzados sobre los que se deberá alcanzar un acuerdo.

Según ha averiguado elDiario.es, desde la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) se solicitó al Consorcio una valoración económica sobre las infraestructuras construidas con motivo de la Copa del América y en años posteriores en los 200.000 metros cuadrados de suelo portuario (un 70% del total del suelo de la Marina), principalmente los amarres, los pantalanes y la zona de conciertos de la Marina Sur o los paseos habilitados entre las bases y la lámina de agua.

La mencionada estimación, en la que no se incluyen las bases de los equipos de la competición náutica, asciende a 127 millones de euros, un patrimonio que la APV, dependiente de Puertos del Estado y por lo tanto del Gobierno, prevé reclamar en el proceso de liquidación, pero que la lógica indica que entrará en el proceso de negociación del futuro ente que se cree para gestionar todo el recinto.

Además, el Consorcio, participado por el Gobierno (40%), por la Generalitat Valenciana (40%) y por el Ayuntamiento (20%), mantiene una deuda de 24,7 millones de euros con la APV en concepto de tasas de ocupación e impuestos que han sido recurridas en los juzgados por el ente, al considerar que no cabe el cobro de las mencionadas tasas por una cuestión de interés general, al ser suelo urbano a efectos prácticos.

Con todo, 2,8 millones de la mencionada deuda corresponde principalmente al impuesto de bienes inmuebles (IBI) de varios años y se hará efectiva al haberse agotado la vía judicial y haberse determinado que es el Consorcio la entidad que debe abonarlo.

La fórmula para asumir el resto de la deuda, cuya garantía de pago es imprescindible para que la APV dé el visto bueno a la liquidación del Consorcio, así como el futuro modelo de gestión, serán algunos de los temas que se abordarán en el consejo rector que se convocará en breve con carácter de urgencia. También el estado del concurso público que se licitará para gestionar los casi 1.000 amarres de la Marina.

Como informó este diario, el pasado 29 de diciembre la APV aprobó otorgar una prórroga de un año al Consorcio València 2007 para que gestione hasta el 31 de diciembre de 2023 los espacios de la Marina del Puerto de València, de forma que quedaba paralizada la liquidación del ente hasta que se acordara la creación del nuevo ente gestor.

La resolución aprobada este jueves afecta a un área ligeramente inferior a la que hasta ahora venía gestionando el Consorcio. La diferencia se refiere a que se ha retirado la antigua Estación Marítima y el edificio del Varadero, dos locales en la zona de la Marina Sur que se habían quedado sin título y otros pequeños ajustes; todo ello acordado con el Consorcio Valencia 2007 y con el Ayuntamiento de València.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats