La portada de mañana
Acceder
La normalidad pre-COVID volverá como pronto a finales del próximo verano
Sanidad confía en un plan conjunto para Navidad pese a las propuestas autonómicas
OPINIÓN | El virus que agrava una sociedad infantilizada, por Rosa María Artal

Ximo Puig pretende que parte del fondo que el Gobierno dará a las autonomías para la COVID excluya a aquellas que eliminaron o bajaron impuestos

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, durante la rueda de prensa tras la conferencia de presidentes.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, se resigna a que los 16.000 millones de euros no reembolsables que el Gobierno de España destinará a las autonomías por la crisis de la COVID-19 se repartan según la población y solo peleará los criterios en los últimos 5.000 millones que se repartirán, en concreto por la caída de ingresos debido a la pandemia. Puig entiende que esa cantidad se debe entregar por población y penalizar a las autonomías que han bajado o eliminado impuestos, porque "no se puede tapar el agujero de un ingreso que no estaba previsto, no se les puede compensar como si los fuera a recibir".

Puig ha señalado, ante las preguntas de los medios en su rueda de prensa tras la conferencia de presidentes, que no se ha concretado en la reunión con Pedro Sánchez de este domingo la cifra que corresponde a cada autonomía del fondo COVID de 16.000 millones y ha reiterado que el Consell entiende que la parte inicial de los 10.000 millones por el gasto sanitario se reparta en función de la afección por la pandemia, pero en la otra parte que llegará después el criterio debe ser la población, que es "lo más razonable".

Esta afirmación contrasta por la verbalizada semanas antes por el propio Puig y este viernes por la portavoz del Consell, Mónica Oltra. La vicepresidenta aseguró que todavía se estaba negociando porque el criterio poblacional se aplicara al global de la ayuda y no al último tramo de 5.000 millones, como ha asumido este domingo el presidente de la Generalitat.

Sobre los 5.000 millones del fondo económico por la pérdida de ingresos, Puig ha explicado que quiere que tenga en cuenta el "golpe" sufrido y también la corresponsabilidad fiscal ya que hay autonomías que han quitado o bajado impuestos y "no se puede tapar el agujero de un ingreso que no estaba previsto, no se les puede compensar como si los fuera a recibir". En este sentido, la referencia sobre estos tributos bonificados es Madrid, que decidió perdonar el cien por cien tanto en  los impuestos de Patrimonio como Sucesiones y Donaciones.

Respecto al fondo social, cree que la población o el índice de pobreza podrían ser criterios "acordes a la realidad del país".

Preguntado sobre el futuro de los sanitarios que han sido contratados durante la pandemia, ha señalado que el compromiso es mantener todos los contratos como mínimo hasta final de año y que "incluso muchas de las personas puedan continuar en el futuro" porque "no es solo una cuestión de deuda moral, es que es muy importante fortalecer el sistema sanitario valenciano".

En su discurso incial, el presidente de la Generalitat ha precisado que si se mantiene la tendencia positiva de la última semana la Comunitat Valenciana estaría "en condiciones" de pasar a la Fase 2, aunque ha señalado que esto es algo que se va a dejar al criterio de los técnicos de la Conselleria de Sanidad y del Ministerio, en ese ámbito de "codecisión" que ha celebrado se haya instaurado esta semana.

Al respecto, el jefe del Consell ha incidido en que el pase o no de fase "dependerá de que continúe la situación positiva que se está produciendo" y ha recordado que ya la semana pasada la Generalitat consideraba que toda la región podría haber entrado en Fase 1.

"Corresponsabilidad entre gobiernos"

Por ello, ha manifestado que le gustaría que toda la región pasara a Fase 2 pero ha incidido en que se trata de una valoración técnica en función del interés general que ahora sí se toma bajo la premisa de la codecisión: "En el pasado no había espacio de codecisión, ahora han cambiado las reglas del juego, hay corresponsabilidad entre los dos gobiernos".

Además, ha resaltado que no quiere hacer de la desescalada "una carrera" y que se planteará el avance si se está en condiciones de pasar solamente. "No quiero anunciar que vayamos a pasar a Fase 2 necesariamente toda la Comunitat", ha puntualizado, pero esa es la voluntad y se va a trabajar en ello, sin dar "ningún paso en falso".

Ha puesto en valor que se han hecho solo en la última semana 25.181 PCR y 18.900 test rápidos, lo que "da una enorme posibilidad de ir sabiendo más del estado real" de la pandemia y trabajar para evitar nuevos contagios.

Mil contratos nuevos para rastrear casos

Sobre las medidas puestas en marcha para prevenir posibles repuntes en la desescalada, Puig ha indicado que los esfuerzos se centran en la detección precoz y el rastreado de contactos que permitan volver "al principio, al éxito inicial". Se han contratado o lo harán próximamente, ha dicho, 1.000 personas para ayudar al personal de Atención Primaria y hacer este rastreo "lo más potente posible".

Asimismo, ha incidido en la necesidad del distanciamiento social e incidir en el uso de mascarillas si no es posible mantenerlo, a la espera de las decisiones sobre su uso que tome el Gobierno.

Contactos diarios con el Gobierno

El 'president' ha sido preguntado en varias ocasiones sobre el informe del Ministerio de Sanidad que impidió la pasada semana el paso de parte de la región a la Fase 1 y este ha explicado que en aquel momento la Comunitat no participó de la codecisión y por eso solicitaron esa documentación, pero ahora la situación ha cambiado y ha habido contactos "políticos y técnicos" diarios con el Gobierno central. "Ya no se trata tanto de pedir cuentas, sino de participar en la decisión", ha dicho, para agregar acto seguido: "Hemos pasado esa pantalla".

Ahora, ha continuado, "no se trata de pedir permiso o presentar un informe para pasar de fase", sino que hay un plano de cogobernanza y no va de "un informe de Madrid contra un informe de la Comunitat Valenciana".

Puig ha indicado que toda la documentación tendrá que ser pública y lo será en su momento, pero su preocupación ahora no es "la de la semana pasada". "Hoy ya hemos avanzado y se están dando respuestas coherentes".

Adecuar franjas a la realidad valenciana

Precisamente en ese marco de codecisión, Puig ha avanzado que se va a abordar durante la semana la posibilidad de adecuar las franjas horarias a la realidad valenciana. En todo caso, ha señalado que se ha puesto de manifiesto en la propia conferencia que "también está en cuestión la permanencia" de las mismas.

También se va a plantear al Gobierno, de cara a la Fase 2, que haya posibilidad de desplazamientos a las segundas residencias aunque estén en otra provincia de la región o superar el marco local para la realización de deporte, además de medidas concretas para el disfrute de las playas. "A medio plazo queremos plantear el espacio único Comunitat Valenciana", ha aseverado.

Respecto a qué opinión le merece la prórroga un mes más del estado de alarma que se llevará al Congreso, ha indicado que según le han dicho los constitucionalistas que ha consultado este es "el único instrumento constitucional que existe para frenar la movilidad" y, por tanto, cree que es "necesario" si no hay otra vía.

Además, ha instado a esperar a ver en qué se concreta la asimetría del mismo a la que se refirió el presidente del Gobierno. Preguntado sobre la postura de Compromís al respecto ha indicado que "puede haber momentos difíciles" pero está seguro de que "habrá un acuerdo" y Joan Baldoví "continuará apoyando las medidas" del Gobierno.

Etiquetas
Publicado el
17 de mayo de 2020 - 17:55 h

Descubre nuestras apps

stats