La portada de mañana
Acceder
Zapatero, a Madina: "Al verte en el hospital supe que el diálogo era mi deber"
Las claves de los fondos públicos de pensiones que prepara Escrivá
Opinión - Obligados a subvencionar la desigualdad, por Rosa María Artal

Sobre este blog

Contrapoder es una iniciativa que agrupa activistas, juristas críticos y especialistas de varias disciplinas comprometidos con los derechos humanos y la democracia radical. Escriben Gonzalo Boye (editor), Isabel Elbal y Sebastián Martín entre otros.

Otegi y la consolidación de la paz

El pasado 1 de marzo salía de la cárcel de Logroño Arnaldo Otegi. La lluvia de improperios contra su persona no tardó en llegar, todos querían dedicarle unas palabras. Nombres de peso de la política nacional se apresuraban en formular sus primeras críticas feroces contra el líder de la izquierda abertzale y de paso contra cualquiera que se pusiera “de su lado”. Figuras del pasado -de la era del bipartidismo más rampante-, aunque también del presente. Resulta sorprendente como el líder de Ciudadanos ha caído tan rápido en este viejo juego, protagonizando uno de los rifirrafes más sonados de la semana en torno a la excarcelación de Otegi. Una muestra más de que a veces lo nuevo no lo es tanto.

El objetivo era claro: deslegitimar la figura política del líder abertzale y, ante todo, su creciente perfil fuera de casa como “hombre de paz” -algo inaceptable e insultante para algunos- dinamitando su imagen. Es el juego fácil -el de siempre- anclado en el pasado. Pero no es lo que toca. Toca de una vez por todas mirar al futuro, a la paz y la convivencia.

Otegi, secretario general de Sortu, salía de prisión tras cumplir íntegramente la condena de seis años y medio de prisión por intentar reconstruir Batasuna en el conocido como caso Bateragune. Protagonista de una terrible contradicción por la que cumplía condena por formar un partido político que hoy en día sería legal. Ello le ha valido el apoyo de importantes personajes internacionales como Desmond Tutu, José Mújica y Ángela Davis, o Eduardo Madina en el plano nacional, que pidieron públicamente su salida de prisión. Hasta Baltasar Garzón, responsable de ordenar su ingreso en prisión incondicional, expresó que no debería seguir en prisión y que “tiene la posibilidad de hacer mucho más por la paz fuera”.

Considerado como uno de los actores clave en el fin de la violencia de ETA, Otegi ha vuelto a la vida pública con la autocrítica como eje de su discurso y con la voluntad de llevarla “hasta el final, porque nos lo exige la gente”. Asume el liderazgo de Sortu en uno de los peores momentos de la formación tras los malos resultados acumulados en las elecciones municipales del 24-M y en los pasados comicios del 20-D.  Dos batacazos electorales que mucho tienen que ver con la pesada mochila que carga a su espalda la izquierda abertzale: la violencia. Algo que pesa mucho y que muchos han criticado por su falta de respuesta clara.

La izquierda abertzale necesita poner fin a dos lastres que lleva consigo: el desarme y los presos. El primero entró hace tiempo en vía muerta dada la falta de involucración del Gobierno central, algo insólito y que nunca había ocurrido antes en un proceso de paz. El segundo no causa menos quebraderos de cabeza. La formación política se ha topado con la oposición de ciertos colectivos de presos y de apoyo a estos -como Amnistia Ta Askatasuna (ATA)- que no parecen dispuestos a asumir la legalidad penitenciara y su aplicación individualizada. Tampoco la política penitenciaria del Gobierno lo pone fácil.

Otegi, en su primera entrevista tras su excarcelación, no esquiva el tema de la violencia y reconoce una de las cosas que más le pesa: “teníamos que haber sabido interpretar antes la necesidad que tenía la gente de acabar con la confrontación armada”. Pone en valor la autocrítica que, lejos de ser un signo de debilidad -en clara alusión a los sectores más radicales de los presos-, fortalece la honestidad de los dirigentes políticos y de sus proyectos. Tampoco elude hablar de las víctimas y de la convivencia.

Son sorprendentes estas palabras tan directas. Muestran a un renovado Otegi con un discurso fundamentado -consciente de la expectación que genera- y que deja entrever un proceso de transformación y evolución en sus planteamientos, fruto de la elaboración personal y de enfrentarse con su pasado. Y aunque a nivel nacional no se quiera ver, su salida de prisión ha generado un gran interés internacional de cara al proceso de paz y al desarme definitivo de ETA. El New York Times publicaba el 29 de febrero una entrevista al líder abertzale en la que le definían como la persona con la credibilidad necesaria como para liderar el desmantelamiento de ETA. ¿Podría este renovado Arnaldo Otegi liderar la transformación definitiva de ETA?

Desde luego Otegi se postula como el único posible “salvador” de la izquierda abertzale. Y así lo ha demostrado. Líder carismático indiscutible, los suyos decidieron mantenerse en compás de espera -huérfanos- esperando su salida de prisión. En su primer gran acto público el pasado sábado superó toda expectativa reuniendo a más de 13.000 personas en el estadio de Anoeta. La elección del lugar no es casual. Fue allí donde en 2004 Otegi empuñó una rama de olivo como símbolo de la voluntad de apostar por la paz. Hoy reaparece en la vida política vasca con la intención de liderar ese camino hacia la paz desde la izquierda abertzale. Aunque debe hacer frente su inhabilitación para ejercer cualquier cargo institucional electo hasta 2021. Algo contradictorio, que no deja de generar un conflicto con los valores democráticos ya que, a pesar de ser un actor político de primer orden en la vida política vasca, no podrá optar a la Lendakaritza en las próximas elecciones ni a ningún otro cargo político institucional.

Respecto del proceso de consolidación definitiva de la paz, Otegi se vislumbra como la única persona capaz de generar consenso y aglutinar posturas para avanzar en el proceso de transformación definitiva de ETA y asentar el proceso de paz. Para muchos es la única esperanza de que las cosas avancen, visto el bloqueo institucional. Aunque de momento son mayoría los que se niegan a aceptar la capacidad de evolución y cambio en el pensamiento humano y que siguen viendo en Arnaldo Otegi al terrorista.

Hasta tomar la debida distancia geográfica y/o temporal parece que no lograremos darnos cuenta del papel que Otegi está llamado a jugar en este proceso de paz estancado irremediablemente. Es necesario cambiar el relato en torno a su persona para normalizar la vida política vasca. No podemos seguir anclados en el odio y en el pasado, es el momento de construir en positivo en favor de la convivencia. Si no queremos volver a repetir los errores del pasado, todos debemos poner de nuestra parte, abandonar posturas sectarias y radicales y dejar de poner palos en la rueda de la paz con estrategias políticas, mediáticas y judiciales centradas en dividir más que en sumar.

Y como dijo Mandela, “Si quieres hacer las paces con tu enemigo, tienes que trabajar con tu enemigo. Entonces él se vuelve tu compañero”.

Sobre este blog

Contrapoder es una iniciativa que agrupa activistas, juristas críticos y especialistas de varias disciplinas comprometidos con los derechos humanos y la democracia radical. Escriben Gonzalo Boye (editor), Isabel Elbal y Sebastián Martín entre otros.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
11 de marzo de 2016 - 21:29 h

Descubre nuestras apps

stats