La portada de mañana
Acceder
Los barones se enfrentan por la pandemia y evidencian la descoordinación del PP
Teresa Ribera: "La sociedad demanda la reducción de vehículos"
Opinión – El problema de la prescripción universal, por Elisa Beni

Los casos activos de COVID-19 caen a 5.886 pero Euskadi sigue alertando de un posible cambio de tendencia en la pandemia

Una ambulancia, este jueves, en Vitoria

Los casos activos de COVID-19 -personas infectadas en este momento- son 5.886 en Euskadi, cuando este lunes eran 6.376 y más de 12.000 hace solamente un par de semanas. La tasa de incidencia acumulada también continúa a la baja y se sitúa en 401,32 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días, un 30% menos que la pasada semana. Incluso Gipuzkoa, duramente castigada en esta segunda ola, está a punto de ver cómo se apaga semanas después el metafórico semáforo rojo de alta incidencia, ya que su tasa es de 505. Sin embargo, los diferentes portavoces de la Sanidad vasca continúan alertando de que "aunque afortunadamente sigue disminuyendo el número de casos" hay una "desaceleración del descenso" e incluso un "ligero aumento" en algunos indicadores críticos, como el R0, que mide los casos que origina cada positivo y que, aunque sigue en parámetros de seguridad, esto es, por debajo de 1, lleva varios días de escalada y marca 0,89 (hasta 0,94 en Álava).

La crisis del coronavirus: mapas y gráficos de su expansión en Euskadi

La crisis del coronavirus: mapas y gráficos de su expansión en Euskadi

Éste es el contexto de incertidumbre en el que se plantea la Navidad. El coordinador del programa de vigilancia y rastreo de la COVID-19, Ignacio Garitano, ha pedido prudencia porque el comportamiento del virus es impredecible. "Cuanto menos excepcional sea la Navidad, mejor. Cuanto más se parezca a un día normal, mejor. Todo lo que sea juntarse gente sin medidas o relajando las medidas es mejor evitarlo", ha recomendado el portavoz de Salud, que en euskara ha propuesto optar por una "no Navidad" en 2020. En todo caso, será este miércoles 9 de diciembre cuando la mesa de crisis de la emergencia sanitaria en Euskadi, un órgano llamado Labi por sus siglas en euskara, concrete el plan para este período vacacional. En principio, las autoridades vascas se adhieren al acuerdo general para toda España de este pasado miércoles, pero matizan que son "máximos" que son "adaptables" en función de las circunstancias propias. Además, ese día se concretará si se levanta la persiana de la hostelería, por ejemplo. El toque de queda a las 22.00 horas, excepto en Nochebuena y Nochevieja, se mantendrá "muchas semanas", según se ha adelantado ya.

Fallece un treintañero con COVID-19

Los datos del día arrojan 632 contagios nuevos, un 6,5% del total de pruebas realizadas. Son indicadores lejanos a los picos de esta fase de la pandemia (más de 1.500 infectados diarios y hasta el 10% de positividad), pero peores que los de este martes, cuando se notificaron 564 casos y una tasa del 6,3%. Por territorios, 296 de los positivos son vizcaínos, 241 guipuzcoanos y 94 alaveses, a los que se suma otra persona de fuera o sin residencia conocida. En perspectiva, en Euskadi se han contagiado ya 105.232 personas -sin contar los casos de las últimas 48 horas- y 867.118 personas han pasado ya algún test. La letalidad es del 2,5% con 2.624 fallecimientos totales. En los últimos días ha fallecido un treintañero, aunque la mortalidad es más alta entre los ancianos, rondando el 25% en nonagenarios y 17% en octogenarios.

En el plano local, en las últimas 24 horas ha pasado a nivel rojo de alerta por alta incidencia Usurbil, en Gipuzkoa. Allí la incidencia se ha disparado un 39% en siete días. Por el contrario, los casos descienden y se les ha apagado el semáforo rojo a Zalla en Bizkaia y a las localidades guipuzcoanas de Andoain, Irún, Orio y Pasaia. Además, hay un municipio, Muskiz, que tiene un nivel óptimo, esto es, menos de 60 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días. En cuanto a las capitales, la tasa de Donostia sigue siendo la más alta, con 577, por 384 de Bilbao y 369 de Vitoria.

Osakidetza realiza cribados en puntos con alta incidencia. Los últimos que se han cerrado han sido en Soraluze y Elgoibar (1.521 pruebas y 8 casos detectados, el 0,53%), en Eskoriatza, Aretxabaleta y Leintz-Gatzaga (1.632 pruebas y también 8 casos, el 0,49%) y, finalmente, en Ondarroa y Berriatua (1.191 pruebas y únicamente 4 positivos, el 0,34%).Se han realizado pruebas también en la ikastola Abusu de Bilbao tras la aparición de un brote, pero los datos no han crecido en las últimas 24 horas: en el cribado han aparecido 29 casos adicionales. En Euskadi hay 991 casos activos entre personas de 3 a 16 años y 3.253 más en cuarentena. Son 64 los centros educativos que tienen casos, lo que mantiene cerradas 127 aulas (el 0,72% del total).

En cuanto a la situación hospitalaria, Garitano ha mostrado su satisfacción por la caída de la presión asistencial. La ocupación de camas de UCI con pacientes con COVID-19 es aún del 39% -se menciona como crítico el 35%- y no se ha desactivado la alerta 3 de 5 del plan de contingencia hospitalaria pero, teniendo en cuenta también los otros casos que precisan cuidados intensivos, ahora mismo hay libres 57 puestos de 321. Son 464 los hospitalizados totales, 32 los ingresos en las últimas 24 horas y 39 la media semanal de ingresos, cuando bordeó los 80 hace dos semanas. Según Garitano, no hay datos nuevos y sigue habiendo un 2% de la plantilla de Osakidetza contagiada de COVID-19. El porcentaje de sanitarios de baja crecería hasta el 3% si se suman los casos en aislamiento.

Etiquetas
Publicado el
3 de diciembre de 2020 - 18:13 h

Descubre nuestras apps

stats