El gran fuego entre Gipuzkoa, Navarra y Francia ha quemado ya 1.600 hectáreas y está "estabilizado" pero no "controlado"

Militares y equipos del 112 de Navarra, en la zona del Baztan

"En principio el fuego está estabilizado, no controlado, y las viviendas no están comprometidas. Los recursos continúan trabajando en el lugar", informaba a primera hora el 112 de Euskadi (SOS Deiak) sobre la situación del gran incendio declarado este fin de semana en Bera, al norte de Navarra y que afecta a toda la zona colindante entre Gipuzkoa, Navarra y los territorios vascos de Francia. La caída de las temperaturas y de la fuerza del viento durante la noche del sábado al domingo han facilitado el trabajo de los numerosos equipos movilizados en el lugar, una lista que incluye bomberos, protección civil, guardas forestales, Cruz Roja, DYA, Ertzaintza, Policía Foral de Navarra, Guardia Civil, la Unidad Militar de Emergencias del Ejército español (UME) y medios de varios departamentos franceses hasta sumar unos 100 efectivos.

Sin embargo, aún preocupa la zona de Lesaka, "un lugar de acceso muy complicado al que no pueden acceder vehículos, que es donde se concentra el trabajo de los bomberos de ambos territorios", ha informado el Gobierno de Navarra. Se espera que los medios aéreos del Gobierno central que el sábado tuvieron que darse la vuelta por las turbulencias cuando estaban a 13 kilómetros del destino puedan intervenir este domingo. Se trataba de un avión Foca y de un helicóptero Kamov. La UME actúa específicamente en la zona del Baztan con 34 efectivos y 6 autobombas.

Según estimaciones iniciales de este domingo, son ya alrededor de 1.600 las hectáreas afectadas, el equivalente a 16 kilómetros cuadrados o dos veces la extensión de la comuna de Hendaya. Aunque la situación sigue siendo "crítica" y sigue habiendo focos activos en varios puntos, el alcalde de Irún, José Antonio Santano, ha informado de que algunos afectados "vuelven ya a sus caseríos". Se pidió abandonar el lugar a los residentes en 38 baserris y a los ocupantes de dos restaurantes en la parte guipuzcoana, mientras que en Navarra también se hizo lo propio con bordas y viviendas de la zona de Ibardin y ocurrió algo similar en la localidad vascofrancesa de Ascain. Asimismo, aun con "limitaciones", se ha restablecido al tráfico la carretera N-121, si bien hay cortes al otro lado de la frontera en la zona de Urruña. Vecinos de la zona del Bidasoa remarcan que "sigue habiendo mucho humo en la comarca" y que la calidad del aire es mala, lo que puede provocar dolor de cabeza y vómitos.

Etiquetas
Publicado el
21 de febrero de 2021 - 10:35 h

Descubre nuestras apps

stats