La portada de mañana
Acceder
La España temporal: una máquina que crea y destruye 100.000 empleos al día
Almudena Grandes, la escritora que se negó a olvidar
OPINIÓN | Salpicaduras de mierda judicial, por Elisa Beni

Urkullu se multiplica: visitas a Coca-Cola, inauguraciones y premios, robots y aperitivos con harina de grillo

Urkullu, este lunes, en la factoría de Coca-Cola de Galdakao

En lo que va de mes de noviembre, el lehendakari, Iñigo Urkullu, acumula más de veinte actos públicos. "Tenemos días con hasta tres y cuatro. También tenemos agenda en fin de semana", explican en su entorno. Urkullu se está multiplicando. En estos pocos días hay imágenes del lehendakari ofreciendo discursos sobre cómo será la Navidad en una fábrica de Coca-Cola, con un robot, inaugurando una quesería, entregando unos premios en la catedral vieja de Vitoria o reuniéndose con deportistas o diplomáticos.

Euskadi, ante el vehículo eléctrico: cero coches subvencionados en el "renove" y menos puntos de recarga

Euskadi, ante el vehículo eléctrico: cero coches subvencionados en el "renove" y menos puntos de recarga

En esta sobreexposición se mezclan dos factores. Por un lado, Urkullu siempre ha tenido una agenda muy apretada. Desde que llegó al cargo a finales de 2012 ha cuidado mucho las relaciones públicas y, sobre todo, ha mostrado una gran querencia por atender a mandatarios o diplomáticos extranjeros para vender la marca 'Basque Country'. Por otro lado, las restricciones de la pandemia han retrasado muchas invitaciones y es ahora cuando se está dando salida a esos compromisos. "Todo el mundo quiere contar con el lehendakari", indican sus asesores.

El primero de noviembre, lunes festivo por ser Todos los Santos, Urkullu no tuvo agenda. Pero ya el martes, tras la sesión semanal del Consejo de Gobierno, se reunió con la Fundación Artirraza y departió con medallistas vascos en competiciones de soka-tira. 24 horas después, el lehendakari participó en dos inauguraciones, del B-Kanpus y de la Semana de la Ciencia. No constan actos en su agenda de ese jueves, pero la mañana del viernes fue frenética. A las 9.00 horas ofreció una conferencia en un hotel de Bilbao -más de una hora con referencias sobre ETA, el AVE los presupuestos y la pandemia en la que criticó a Isabel Díaz Ayuso por aplicar el 'dumping' fiscal en Madrid- y a media mañana visitó la escuela de hostelería de Leioa. Allí le presentaron innovaciones culinarias como un "snack Tex-Mex" con "harina de grillo", un "untable de cacao" con "un 85% de judías verdes" o un aperitivo con "descartes de verdel y txitxarro". Antes de la hora de la comida, Urkullu ya estaba en Vitoria para ejercer de anfitrión del presidente del Senado, Ander Gil, cuarta autoridad del Estado. La jornada se completó con otro encuentro en el palacio de Ajuria Enea con el expresidente de Colombia Ernesto Samper.

El sábado, Urkullu fue investido como nuevo protector de la cofradía Le Guilde des Fromagers y lució por ello una banda tricolor en la inauguración de las nuevas instalaciones de la quesería Agour de Lizartza, dos veces ganadora de los World Cheese Awards. Los 'zanpantzarrak' pusieron el punto tradicional al evento. El lunes, cambió esa indumentaria por unas botas de cordones azules, una bata blanca transparente, unas gafas y una gorra para pasar revista a miles de botellas de refrescos en la planta de Coca-Cola de Galdakao, que cumple 65 años. Allí, contó que de niño había ganado un concurso de redacción organizado por esta empresa. Aprovechó su breve intervención en la planta para confiar en que en 2021 se pueda celebrar una feliz Navidad, por lo que apeló a la sociedad a observar en estas semanas previas las medidas para prevenir los contagios de coronavirus y contener el repunte de la pandemia que se está registrando.

El martes fue otro de los días con Urkullu omnipresente. Por la mañana, Consejo de Gobierno y una cita con Añorga Kultur Elkartea. Y, por la tarde, dos intervenciones públicas en menos de tres horas. Primero fue la creación en el parque tecnológico de Miñano de un foro interinstitucional para impulsar la Agenda 2030 y, después, una entrega de premios de Eusko Ikaskuntza y Laboral Kutxa en la nave principal de la catedral de Santa María de Vitoria. El miércoles hubo lehendakari por partida triple, ya que asistió a los actos en recuerdo de las víctimas del Día de la Memoria del Parlamento Vasco (Vitoria, 9.30 horas) y del instituto Gogora (Donostia, 11.30 horas). Ya más tarde clausuró un congreso de Formación Profesional. Después de la doble sesión plenaria del Parlamento Vasco de jueves y viernes -donde respondió a preguntas de todo los grupos de la oposición-, Urkullu ha terminado este ciclo con un encuentro con diplomáticos de Ecuador. ¿Frenará? El lunes ya se anuncia que estará con el presidente de Flandes, Jan Jambom.

Etiquetas
Publicado el
13 de noviembre de 2021 - 21:31 h

Descubre nuestras apps

stats