La portada de mañana
Acceder
Exclusiva - Amazon utilizó a un hombre de Villarejo para espiar a sindicalistas
Buscar la vacuna sin cobrar por ello: "Lo fácil sería dejarlo todo"
Opinión - Cuatro estúpidos y la ilustrada de Ayuso, por Esther Palomera

¿Cafetera eléctrica o de cápsulas? La comparativa que estás buscando para ver cuál es la mejor

coffee-5037804_1280

Cualquiera que eche un vistazo al sector de las cafeteras se habrá dado cuenta de que hay miles de opciones diferentes. Además de las marcas y sus diferentes modelos, también hay diferentes tipos de cafeteras. El abanico es enorme, y eso hace que muchos tengan serias dudas a la hora de ver cuál es la opción más recomendable, o la que mejor encaja con lo que buscan.

Para ayudar un poco con esto, hemos decidido hacer una comparativa directa entre las dos opciones más habituales entre compradores. Vamos a ver cuál es más recomendable de las dos: una cafetera de cápsulas o una cafetera eléctrica. Un cara a cara que te ayudará a determinar tu compra y ver tanto bondades como defectos de cada opción.

Cafetera de cápsulas vs cafetera eléctrica. ¿Cuál es mejor?

Cafetera de cápsulas vs cafetera eléctrica. ¿Cuál es mejor?

¿Cuál comprar de las dos? Lo cierto es que es una tesitura bastante frecuente entre cualquiera que se plantea meter una nueva cafetera en casa. ¿Es mejor el modelo de cápsulas o sería más recomendable el modelo eléctrico? Para despejar todas las dudas, vamos a comparar ambas subrayando sus ventajas e inconvenientes. Presta mucha atención a continuación.

Cafetera de cápsulas: ventajas e inconvenientes

Las cafeteras de cápsulas, también conocidas como cafeteras monodosis, tienen muchos puntos a su favor. En primer lugar, son una opción perfecta para probar toda clase de café diferente, y es que los diferentes tipos de cápsulas de café te permiten acceder a un abanico de sabores que antes habría requerido tener una destreza muy avanzada ya no solo en la preparación, sino también en la elaboración de la bebida.

No requieren mucho mantenimiento y su uso es tan sencillo como introducir la cápsula y pulsar un botón para tener el café al instante en la taza. El problema, claro está, es que, por ejemplo, no hay cápsulas universales. Las cafeteras monodosis de diferentes marcas tienen diferentes tipos de cápsulas y eso obliga ya no solo a mirar el modelo de cafetera a comprar, sino también el precio que tienen esas cápsulas que vas a tener que utilizar.

Cuestiones como esa te impiden cambiar de marca si quieres probar otros sabores diferentes, aunque lo más importante es que el precio de cada taza es mucho más elevado. Es cierto que las cápsulas están bajando sus precios, pero siguen siendo bastante más caras que lo que puedes necesitar, por ejemplo, para preparar café en una cafetera eléctrica o, incluso, en una italiana.

Asimismo, también hay que destacar que estas cafeteras solo valen para preparar una dosis de café, de ahí su nombre. Puede ser un inconveniente aunque, por otra parte, cabe recordar que el café está listo en cuestión de segundos. Metes la cápsula, colocas taza, pulsas botón y listo. Eso te permite preparar varios rápidamente, aunque no puedas prepararlos todos al mismo tiempo.

Cafetera eléctrica: ventajas e inconvenientes

En la otra cara de la moneda tenemos a la más que conocida cafetera eléctrica. Hay que decir que existen de diferentes tipos. Y es que, si bien todo el mundo piensa en estas como la típica cafetera con una jarra de cristal donde se vierte el café ya preparado, también las hay que son cafeteras italianas con una base que se calienta a la temperatura deseada para preparar esta bebida. Sea una u otra, al final presentan unas ventajas e inconvenientes muy parecidos.

La principal ventaja es que es un sabor más tradicional, aunque no permite probar diferentes tipos de café como sí permiten las monodosis por las cápsulas que utilizan. Por otro lado, por supuesto, también está el hecho de que, con preparar una cafetera de este tipo, puedes tener café suficiente para hasta 4 o más personas. Puede que tarde un poco más en su preparación, pero al terminar deja una cantidad suficiente para más de una dosis, cosa que le da bastante ventaja frente al otro modelo.

También hay que pensar que su mantenimiento sí que es algo más exigente que los modelos con cápsulas. Además de tener que echar el agua y el café en polvo, también hay que vigilar los filtros y limpiarlo todo cuando sea necesario. Este último componente es el más propenso a romperse y el que más se tiene que vigilar para que la vida útil de este tipo de cafetera sea el adecuado.

El último punto a subrayar sobre estas cafeteras eléctricas es que el precio de la taza es mucho más barato que el de las monodosis. Eliminar las cápsulas hace que el total a pagar sea mucho más bajo y que, al final, te resulte más económico tomarte tu café día a día. Lo cierto es que este punto, más allá del resto, es bastante importante.

Esperamos que esto te haya sido de utilidad y te sirva para que la balanza se incline hacia una parte u otra. Al final, elegir una cafetera eléctrica o una monodosis depende de las preferencias de cada uno, aunque hay que tener muy en cuenta las ventajas y desventajas que ofrecen ambos modelos.

Etiquetas
Publicado el
22 de septiembre de 2020 - 02:25 h

Descubre nuestras apps

stats