La novela de Francesco Mazza es la mejor manera de entender Italia en los últimos años

Detalle de portada de la novela de Francesco Mazza

Canal Empresas

0

Antes de publicar su primera novela, Francesco Mazza fue muchas cosas: autor de televisión en el programa "Striscia la notizia", el más visto en la televisión italiana; candidato en las elecciones junto al ex alcalde de Milán, Giuliano Pisapia; escritor de graffitis ilegales; director de documentales y cortometrajes; periodista y mucho más. La única constante, en un camino de vida absolutamente insólito, que también lo puso en estrecho contacto con el ex primer ministro Silvio Berlusconi, es que siempre obtuvo resultados por debajo de las expectativas o fracasos completos. Así nació "Il veleno nella coda" (Laurana Editore), la autobiografía ficticia de Mazza publicada el mes pasado, que en Italia está causando mucha discusión, tanto que algunos de los principales periódicos han hablado de ella: Adnkronos, ha definido la novela como "impactante", mientras que el encarte semanal del diario La Repubblica, dedicó un largo artículo al libro en el que lo describe como una especie de autobiografía de una generación. Hablamos de ello con el autor.

¿Por qué su libro, que cuenta hechos relacionados con su vida y la de su padre, puede considerarse una novela generacional?

Porque cuento una serie inigualable de fracasos y soy un perdedor en toda regla, por lo tanto, un representante perfecto de una generación, la nacida a principios de los 80 y ahora a punto de cumplir 40, de perdedores totales. Somos la generación media, la que no ha podido beneficiarse de los privilegios del estado del bienestar y las maniobras económicas basadas en la deuda, obligada de inmediato a luchar contra fenómenos como el precariado, completamente desconocido para nuestros padres. Por un lado, la generación de los boomers nos ha excluido de las palancas de la sociedad; por otro lado, la generación Z domina las nuevas tecnologías mucho mejor que nosotros. Deberíamos ser el motor de la sociedad: en cambio, somos la primera generación en la historia de la humanidad en ser más pobre que la anterior.

¿Por qué contar tus derrotas en un libro?

Perder no es agradable: perder apesta. Al menos, al compartir la derrota a través de la historia, puedes entrar en contacto con personas que han tenido el mismo destino y te sientes menos solo.

¿Cuál fue el papel de Silvio Berlusconi en la sociedad italiana?

Algunos fenómenos que en Italia se creía que estaban determinados por la presencia de Berlusconi, han ocurrido idénticos en otros países occidentales, con algunos años de retraso. Pienso, por ejemplo, en Donald Trump en América o la propagación del populismo tanto de derecha como de izquierda en Europa. Berlusconi fue un síntoma de la época, un precursor: pero a fin de cuentas no ha cambiado nada. Si no hubiera estado allí, todo se habría cumplido igual.

Entre los pasajes que más asombran del libro, están precisamente las descripciones de Berlusconi en la vida cotidiana, que has podido observar porque tu padre era su dentista y amigo personal. Estos pasajes cuentan a Berlusconi como nunca antes se había hecho. ¿Qué recuerdo tienes de él desde el punto de vista humano?

Para mí, en vivo, siempre me ha parecido una persona normal, luchando como todos contra sus debilidades. Lo más difícil para un ser humano es resistir los halagos, y Berlusconi en Italia, durante décadas, ha sido halagado como un dios o peleado como se libra una Guerra Santa.

Has vivido en Nueva York durante muchos años: ¿cuál es la diferencia, si la hay, entre la cultura estadounidense y la europea?

La principal diferencia es que la cultura europea, de hecho, no existe, la hegemonía de Silicon Valley y la crisis económica han hecho que la influencia de la cultura estadounidense en Europa, nunca haya sido más fuerte. Basta mirar el escaparate de cualquier librería europea: la mayoría de los libros expuestos son estadounidenses, por no hablar de series de televisión. Para sobrevivir a nivel económico a largo plazo, la única posibilidad para Europa sería unirse también y sobre todo a nivel cultural: pero esto no interesa a los gobiernos nacionales que prefieren ir hacia adelante cada uno por su propio camino, condenando ellos mismos a un futuro de total subordinación.

A nivel más personal, en el libro también hablas de la complicada relación con tu padre, que se quitó la vida hace dos años. ¿Como era él?

Mi padre era capaz de cualquier cosa, y cuando digo todo, me refiero literalmente a todo. Tenía impulsos vitales incomparables y luego se hundió en depresiones sin salida. Para mí, hoy es a la vez un ejemplo a imitar y no seguir por ningún motivo. Sin embargo, creo que los padres, así como el entorno en el que uno crece, tienen un impacto limitado en el individuo. Lo que realmente importa es la fuerza de voluntad.

En el libro te refieres varias veces a un "inquilino oscuro", una presencia misteriosa que algunas personas llevan consigo, una especie de voluntad irracional que maniobra al individuo desde dentro, a menudo saboteándolo. El famoso escritor italiano Giulio Mozzi, en la introducción, insinúa que para ti "el inquilino oscuro" es la búsqueda del éxito. ¿Es eso así?

Cualquier interpretación es legítima, por supuesto. Francamente, nunca he buscado el éxito como tal y si lo hubiera buscado habría tomado decisiones diferentes. Sigo haciendo mi trabajo y me esfuerzo para que sea apreciado por un número cada vez mayor de personas, porque el trabajo es la única forma de comunicación que conozco y que me permite ponerme en contacto con otras personas, para escapar de la soledad que todos sienten. Por lo que vale, creo que "el inquilino oscuro", es esa fuerza irracional que nos impulsa a tomar decisiones que nos maravillan, que nuestro cerebro no ha aprobado y no entendemos las razones. En general, creo que el cerebro es el órgano más sobrevalorado y que la obsesión contemporánea por explicar todo en términos racionales, es una idiotez contraria a la naturaleza de la raza humana.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats