Sobre este blog

No nos gusta la palabra "discapacitado". Preferimos retrón, que recuerda a retarded en inglés, o a "retroceder". La elegimos para hacer énfasis en que nos importa más que nos den lo que nos deben que el nombre con el que nos llamen.

Las noticias sobre retrones no deberían hablar de enfermitos y de rampas, sino de la miseria y la reclusión. Nuria del Saz y Mariano Cuesta, dos retrones con suerte, intentaremos decir las cosas como son, con humor y vigilando los tabúes. Si quieres escribirnos: retronesyhombres@gmail.com

No es país para pioneros

Blanca Fernández Ochoa

Dicen… Blanca, un referente. Blanca, una pionera. Blanca, un juguete roto. ¿Para qué le sirve a un pionero ser un pionero?

Desde que Blanca Fernández Ochoa desapareció, en nuestro país no hemos dejado de rememorar sus logros deportivos, su dedicación, esfuerzo y sacrificio. He leído y escuchado, hasta la saciedad, comentarios acerca de lo que le debe el deporte español, lo que aportó al deporte de nuestro país y lo que le debemos a ella como mujer deportista que abrió el camino para otras. Pero… ¿De qué le sirve a un pionero ser pionero?

Tras la confirmación de su fallecimiento, las informaciones no han pasado por alto el trastorno bipolar que le había sido diagnosticado desde niña. Como si ese trastorno respondiera por sí mismo a todas las preguntas. Muchos se han atrevido, incluso, a calificarla de juguete roto. ¿Juguete roto por haber sido medallista olímpica en 1992 y no seguir en la primera línea, bajo los focos en 2019? ¿Qué se supone que debería haber hecho para morir coronada de gloria? ¿Qué les espera a los deportistas de élite cuando termina su vida deportiva?

Ignoro cómo fue esa vida en segundo plano, si la eligió o tuvo que aprender a vivirla –o no-. Solo sé que los elogios post mortem me revuelven el estómago. Nunca le ofrecieron un puesto relevante en las instituciones deportivas digno de su "pionerismo". Tampoco sé si ella lo ambicionaba. Pero no me importa. Me pregunto de qué le sirvieron esos méritos, hoy tan recordados…

El sacrificio de su juventud, los esfuerzos para ser deportista de élite, la primera mujer española medallista en unos juegos de invierno… a la que se atreven a denominar juguete roto. Esta sociedad mediocre a veces no permite seguir brillando a pioneros como Blanca, a la que me niego le cuelguen ahora la etiqueta estigmatizante de un problema de salud mental.

Los pioneros, los referentes son y serán siempre gloriosos, porque sus hitos son atemporales. Pero el nuestro no es un país para pioneros. No hay recompensa para su sacrificio. No hay futuro detrás de las medallas. A nivel institucional, dejamos que el brillo de la estrella se apague, en lugar de aprovechar su luz para iluminar el camino a los que vienen detrás. Ni siquiera por egoísmo social.

Sobre este blog

No nos gusta la palabra "discapacitado". Preferimos retrón, que recuerda a retarded en inglés, o a "retroceder". La elegimos para hacer énfasis en que nos importa más que nos den lo que nos deben que el nombre con el que nos llamen.

Las noticias sobre retrones no deberían hablar de enfermitos y de rampas, sino de la miseria y la reclusión. Nuria del Saz y Mariano Cuesta, dos retrones con suerte, intentaremos decir las cosas como son, con humor y vigilando los tabúes. Si quieres escribirnos: retronesyhombres@gmail.com

    Autores

Etiquetas
Publicado el
14 de septiembre de 2019 - 21:08 h

Descubre nuestras apps

stats