eldiario.es

Tres investigadores denuncian ante la Universidad de Sevilla "plagios" de una doctora en Historia de América

Dos investigadores argentinos y uno de Alcalá de Henares acusan a Sandra Olivero de copiar "parrafos completos"

También tres las revistas especializadas que han desautorizado artículos de la profesora y han pedido disculpas a sus lectores por su publicación

La Hispalense sigue guardando silencio, más de dos años después de recibir la primera denuncia del Departamento de Historia de América, y argumenta que está "en ello"

- PUBLICIDAD -
plagio us

Una de las "evidencias" hechas llegar a la Hispalense por parte del director del Instituto Universitario de Investigación en Estudios Latinoamericanos

Tras la publicación de un posible caso de plagio académico en el Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla. Han sido ya tres los investigadores que han presentado denuncia y evidencias de plagio en la producción académica de una profesora doctora de dicho departamento, de cuyo contenido también han dado cuenta a la Hispalense. Asimismo, otra revista especializada ha desautorizado recientemente dos artículos suyos, después de que otra editorial del CSIC ya hiciera lo propio. La Universidad sigue guardando silencio respecto al caso (está "en ello" aunque "en estos momentos no se puede facilitar más información", dicen fuentes oficiales), más de dos años después de la primera denuncia que el propio departamento le hizo llegar y el caso haya ido sumando denuncias de plagio.

El Departamento de Historia de América, que trasladó el caso al Vicerrectorado de Investigación en enero de 2015 sin que hasta ahora haya obtenido respuesta, ya hizo constar su protesta por la "lentitud" a la hora de tomar decisiones al respecto en  una carta remitida a la comunidad universitaria a mediados del pasado enero. La normativa, decían los catedráticos y profesores firmantes, "lamentablemente impone el silencio institucional lo que, unido a lo dilatado de los procedimientos, ha generado situaciones muy delicadas y complejas en el seno de nuestro departamento". Fuentes cercanas al caso detallan que, desde mayo de 2016, la Universidad tiene en su poder "un completo expediente" con posibles plagios a una veintena de autores, que ha alcanzado la treintena en los últimos tiempos.

El doctor Pedro Pérez Herrero, director del Instituto Universitario de Investigación en Estudios Latinoamericanos (IELAT) de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), envió una denuncia de plagio al propio rector de la Universidad de Sevilla el pasado 29 de enero, según ha comprobado este periódico, y acompañó las evidencias. "He detectado que Sandra Olivero, profesora del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla, ha plagiado textos míos. Les remito prueba de plagio. Creo que es una falta grave que la comunidad académica no puede permitir. Debemos luchar para que estos vergonzosos casos no manchen el prestigio de la universidad pública española", escribía el investigador el pasado 29 de enero al rector, Miguel Ángel Castro. "Nunca me respondieron nada, ni siquiera acuse de recibo", añade a este periódico.

Jorge Gelman, profesor titular en la Universidad de Buenos Aires e investigador superior del CONICET en el Instituto Ravignani, del que actualmente es director, a quien ya se aludía en la anterior información de este medio, ha querido contactar de nuevo para mostrar las pruebas del "plagio grosero que Sandra Olivero realizo de algunos trabajos míos". Primeramente se lo hizo saber a una revista alemana y después a la propia Universidad de Sevilla, en concreto al Departamento de Historia de América, a finales de 2014. La revista alemana a la que se refiere el investigador es Jahrbuch für Geschichte Lateinamerikas 50 (2013) (Anuario de Historia de América Latina). En el índice del número de este revista aparece el nombre de la profesora y el título de su artículo pero, al llegar a la página 103, el texto salta al del siguiente autor y el de la profesora ha sido retirado.

Desde Argentina también contacta la doctora Sara E. Mata, directora del Instituto de Investigaciones en Ciencias Sociales y Humanidades-CONICET de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Salta. A leer el artículo de eldiario.es Andalucía, la doctora ha querido trasladar por mail las "evidencias". "En mi caso, el plagio efectivamente existió. Tanto en la tesis doctoral como en el libro 'Sociedad y economía en San Isidro Colonial'  Sandra Olivero ha copiado párrafos de mi libro 'Tierra y poder en Salta. El Noroeste Argentino en vísperas de la independencia' , publicado por la Diputación de Sevilla en el año 2000", señala por correo electrónico. "El plagio fue denunciado oportunamente en noviembre de 2016 ante el Departamento de Historia de la Universidad de Sevilla, quien me informó que trasladaba mi denuncia al Vicerrector de la Universidad de Sevilla. No he recibido ninguna respuesta hasta la fecha", detalla.

"Desasosiego" en el departamento, según el decano

El propio decano de la Facultad de Geografía e Historia, Javier Navarro, explica a  eldiario.es Andalucía la "incertidumbre y desasosiego" que vive el departamento "ante qué va a ocurrir" con este caso, teniendo conocimiento de las "continuas explicaciones" que estaba teniendo que dar el departamento ante los alumnos que habían mostrado su preocupación por ello, y ante otros ámbitos y otras universidades. Con "constancia" de las denuncias pero sin poder actuar, Navarro señala que no tiene comunicación oficial alguna respecto a los hechos por parte del Rectorado de la Universidad y que sería el Vicerrectorado de Investigación el competente sobre los docentes investigadores.

"Si para hacerlo bien, la Universidad necesita lentitud, lo desconozco, pero durante estos dos años hemos visto que esta situación ha ido creciendo, con profesores que se preocupan de qué está pasando, alumnos, etc", comenta. Según explica, la responsabilidad que tiene nuestra Facultad es sobre los títulos, la organización de las asignaturas, etc. La competencia para los docentes reside en los departamentos y la competencia para la investigción es de la Universidad, aduciendo que el centro se encuentra "en medio" de esta "complicada situación". El Vicerrectorado no le ha informado de que se esté llevando a cabo nada en concreto sobre esta cuestión, asegura.

Artículos desautorizados

Además del  artículo desatorizado al que ya se hizo mención en la información anterior (de la revista Anuario de Estudios Americanos, una publicación periódica de la Escuela de Estudios Hispano-Americanos de Sevilla -CSIC- desde 1944), otra revista especializada en la materia ha retirado recientemente dos de artículos suyos, en concreto el pasado 2 de febrero, apenas cuatro días después de la publicación de la información en eldiario.es Andalucía.

La Junta Directiva de la Asociación Española de Americanistas, editora de la revista Naveg@mérica, argumenta en ambos casos que "la autora ha introducido en su trabajo sin entrecomillar ni citar explícitamente, párrafos literales o casi literales de las siguientes obras", citando hasta una decena de ellas. Los artículos, ya desautorizados como se aprecia en los enlaces, son  'España, ¿el nuevo crisol de pueblos? Indicios de la feminización del proceso migratorio' y 'Reflexiones conceptuales sobre los estudios históricos de la sociedad iberoamericana. Entre la demografía histórica y la historia de la población. Historia social: la importancia de la familia'.

Ambas revistas argumentan que sólo admiten artículos originales e inéditos, y piden "disculpas" a sus lectores, asegurando que no tendrán en consideración "las posibles réplicas, contrarréplicas o comentarios a esta decisión editorial".

Miembro del comité científico de un próximo congreso internacional

Por otra parte, la Universidad de Sevilla está organizando el I Congreso Internacional sobre la Exposición Iberoamericana (ciEIA2018), un foro de debate en el que investigadores europeos y americanos abordarán el desarrollo y la trascendencia del evento de 1929 celebrado en Sevilla en su contexto nacional e internacional. En su página oficial de Facebook, el pasado 29 enero se informaba de que esta profesora sería una de las miembros de su Comité Científico, en concreto para su Sección Americanista.

"Una persona con iniciativa, entusiasta, creativa, trabajadora, bien relacionada en el contexto iberoamericano y dispuesta a emprender nuevos retos de investigación", así es como definen a la profesora, "la mejor opción" para "retomar e impulsar los estudios del Americanismo en la EIA".

Este periódico ha vuelto a contactar con la profesora directamente afectada por las acusaciones de su propio departamento y de los referidos historiadores, pero no ha querido hablar sobre el asunto, reiterando que "de existir cualquier procedimiento en curso que afectara negativamente a mi persona o mi actividad docente o científica, es en sede administrativa o jurisdiccional donde me corresponde ejercitar mis derechos y realizar mi defensa, como haré en caso de que fuese necesario", según responde de nuevo por correo electrónico a una consulta de este periódico.

La profesora es doctora en Historia por la Universidad de Sevilla, profesora del Departamento de Historia de América de esta Universidad y miembro del Grupo de Investigación Andalucía y América Latina: marco historiográfico y desarrollo económico y cultural (HUM 371). Además es miembro de la Asociación Española de Americanistas (AEA), de la Asociación de Historiadores de Latinoamérica (AHILA), de la Asociación de Demografía Histórica (ADEH) y de la Asociación Latinoamericana de la Población (ALAP).

Sus principales líneas de investigación de las que han surgido numerosas publicaciones nacionales e internacionales, se enmarcan en el campo de la historia social y demográfica, comprendiendo los estudios de población colonial, familia, redes clientelares y género. También es directora del Seminario Permanente Familias y Redes Sociales: etnicidad y movilidad en el Mundo Atlántico de la Universidad de Sevilla.

Otra fuente conocedora del caso señala que "el volumen de los plagios de esta profesora es como mínimo similar y quizá mayor que el que ha cometido el rector de la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid), Fernando Suárez". Según esta fuente, "el origen de los plagios de esta profesora es su tesis doctoral, defendida en la Universidad de Sevilla en 2004, en la que copió a más de una veintena de autores. Buena parte de su tesis fue trasladada a un libro publicado por la propia Universidad de Sevilla que, consiguientemente, contiene también numerosos plagios. A pesar de ello, el libro sigue circulando y se sigue citando como si fuera original; lo mismo sucederá con cualquier estudiante en sus trabajos. De la misma tesis han salido artículos publicados por diferentes revistas especializadas en historia, con lo que su curriculum vitae está construido en gran medida a base de autoplagios de plagios anteriores".

"Tenemos obligación de sigilo hasta para informar de si existe o no expediente", alegó hace unas semanas la Hispalense, que ahora reitera que está "en ello" y que "en estos momentos no se puede facilitar más información", más de dos años después de la primera denuncia. Decían los docentes e investigadores del Departamento de Historia de América en su publicación en Facebook de hace un mes, citando un artículo de los también profesores de la Hispalense Sebastián Martín y Bartolomé Clavero, que "las evidencias contrastadas de malas prácticas deberían ser suficientes para que las administraciones públicas afectadas, incluidas las universidades, actuasen con rapidez y diligencia", instando a que las administraciones del Estado actúen "de oficio ante contrastados méritos falsos".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha