eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Europa extrema las medidas contra la 'xylella fastidiosa' del olivar año y medio después del brote

Organizaciones agrarias piden que se cierren las fronteras a las plantas que se importan de países donde se ha declarado la enfermedad para evitar contagios.

La Junta intensifica controles en viveros y plantaciones de olivos para reforzar las directrices que ha hecho públicas Bruselas.

Las primeras medidas para frenar esta plaga, que ha destruido más de 20.000 hectáreas de olivar en Italia, se activaron en 2014.

La bacteria podría poner en peligro el principal cultivo de Andalucía.

- PUBLICIDAD -
Efectos de la bacteria xylella fastidiosa sobre una plantación de olivar en Italia.

Efectos de la bacteria xylella fastidiosa sobre una plantación de olivar en Italia.

Los expertos nacionales de los Estados miembros de la Unión Europea han aprobado medidas de emergencia, con el visto bueno de la Comisión, para impedir la propagación en territorio comunitario de la Xylella fastidiosa. Se trata de una bacteria que ha arrasado miles de olivos en la región italiana de Puglia. Estas medidas extremas se establecen un año y medio después de que se detectara el brote, el 21 de octubre de 2013. Aunque previamente, en febrero y en julio de 2014, la Comisión había establecido ciertos controles, entre ellos la vigilancia de las plantas susceptibles de estar infectadas por su procedencia.

Las medidas del Comité Permanente de Vegetales, Animales, Alimentos y Piensos -PAFF, por sus siglas en inglés- obligan a los países a informar de nuevos brotes y delimitar automáticamente las áreas afectadas. Además, es necesario arrancar y eliminar las plantas enfermas y las que se encuentren en un radio de 100 metros, aunque estén sanas.

La comisión ha prohibido expresamente las importaciones de plantas que provienen de Honduras y Costa Rica, por estar calificadas como de "alto riesgo". De hecho, se atribuiye a una planta hornamental de café, procedente de Costa Rica, la infección de los olivos italianos. También se mantendrán "estrictas condiciones" de control en las importaciones y movimientos de plantas dentro del territorio comunitario si, por su procedencia, son susceptibles de estar afectadas.

Las condiciones más extremas afectan a Italia, donde se ha previsto eliminar las plantas que rondeen a una enferma en un radio de 100 metros, amén de analizar las que se sitúen en un área de 20 kilómetros de las provincias donde se ha localizado el foto.

Precauciones

Mientras tanto, en Andalucía, la primera región productora mundial de aceite de oliva, la Consejería de Agricultura está manteniendo una ronda de contactos para informar a los agricultores sobre las precauciones de deben adoptar y las que está tomando la administración. En el primer caso, la consejera en funciones, Elena Víboras, ha pedido colaboración para informar sobre cualquier síntoma.

Las organizaciones productoras han mostrado su preocupación por las repercusiones de la plaga aunque, hasta la fecha, no se ha detectado ningún caso en la comunidad autónoma. No envalde, el cultivo de olivo en Andalucía acapara 1,5 millones de hectáreas útiles, cuenta con 320.000 explotaciones, lo que equivale a un tercio del olivar europeo, y genera más del 30% del empleo en el medio rural. De ahí la preocupación porque esta enfermedad pueda llegar a las plantaciones andaluzas.

ASAJA ha reiterado su petición del cierre de fronteras, en la línea de la que había realizado Francia, a plantas procedentes de zonas bajo sospecha. De momento, la Unión lo ha limitado a Costa Rica y Honduras, aunque sí se extrema la vigilancia en plantones de riesgo.

La xylella fastidiosa tiene más de 300 plantas huésped conocidas. Es decir, que puede alojarse en más de 300 especies vegetales distintas como la vid, el naranjo, la adelfa, el café, la mimosa, la retama o diferentes plantas ornamentales. Según Francisca Gutiérrez, bióloga de UPA-Jáen, ahora mismo se trata de "un patógeno en cuarentena", lo que es equivalente a "máxima alerta". Por ello, están instando a los productores a que "informen a Sanidad Vegetal ante cualquier cuestión extraña y que lleven una muestra al laboratorio".

Blanca Landa, profesora de la Universidad de Córdoba e investigadora del CSIC asegura que actuar con rapidez es importante porque la bacteria se aloja en el  xilema de las plantas, el conducto por el que la savia alimenta a la planta y provoca la quemazón de los brotes y el progresivo deterioro del árbol o el arbusto hasta que muere. A menudo, el huésped solo es un medio de transporte y no se ve afectado, por los insectos que se alimentan de él actúan como vectores de la enfermedad, dañando a la vegetación más próxima y sin posibilidad de actuar.

Puede mutar

Hasta ahora se han descrito 4 fenotipos (especies) de esta bacteria pero “puede mutar o que, cualquiera de los fenotipos, aquí, pase a otra especie distinta y de ahí salte a otros cultivos”. Por eso es tan importante tanto el control fronterizo que se ha establecido como que los productores comprueben el pasaporte fitosanitario de los plantones que adquieran.

Landa, que hace unos meses viajó a la zona de Italia afectada por la bacteria, señala que no existe solución actualmente para esta enfermedad. Sí recomienda a quienes tengan que replantar especies que recurran a variedades resistentes a esta bacteria y que se aseguren de la calidad y salud de los plantones.

Su equipo está trabajando en la detección precoz de la enfermedad ya que, de momento, los síntomas aparecen cuando los cultivos están afectados de forma irreparable, lo que obliga a arrancarlos y destruirlos -que es una de las medidas que ha extremado la Comisión- porque no existe, de momento, ningún tramiento efectivo para prevenirla o combatirla. Tampoco se conoce a ciencia cierta cuánto tiempo transcurre desde el momento del contagio hasta la aparición de síntomas, lo que dificulta evaluar el alcance de los daños y la velocidad a la que se propaga la bacteria.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha