eldiario.es

Menú

La persecución judicial de tres policías locales a su alcaldesa

Tres agentes fuerzan la imputación de la alcaldesa de Paiporta (Valencia), Isabel Martín, y la concejal de Administración General, Beatriz Jiménez (ambas de Compromís), por no ejecutar una sentencia de una oposición que el gobierno anterior del PP convocó de manera ilegal y saltándose los informes negativos del secretario. El Consell Jurídic Consultiu avala las tesis de las políticas

- PUBLICIDAD -
La edil Beatriz Jiménez y la alcaldesa Isabel Martín, en el ayuntamiento de Paiporta

La edil Beatriz Jiménez y la alcaldesa de Paiporta Isabel Martín

Una oposición ilegal -según el secretario del Ayuntamiento de Paiporta (Valencia) y el Consell Jurídic Consultiu (CJC), organismo consultivo de la Generalitat- para cubrir plazas de policías locales convocada y aprobada por el anterior alcalde del PP, Vicente Ibor, ha acabado con la imputación de la actual alcaldesa de Compromís, Isabel Martín, y su concejal de Administración General, Beatriz Giménez. La rocambolesca situación se ha producido por la insistente pugna judicial de los agentes beneficiados por el proceso declarado no ajustado a la legalidad.

En 2009 el Ayuntamiento de Paiporta, gobernado por el PP, hizo una oferta de empleo público para sacar a concurso dos plazas de policía local en el municipio. Sin embargo, en 2011 y durante el desarrollo de dicho procedimiento, el entonces alcalde Vicente Ibor decidió incrementar los puestos a una plaza de agente por consolidación de empleo, y otras cinco plazas de la misma categoría, una por procedimiento de movilidad y cuatro por turno libre. La aprobación de esta convocatoria se llevó a cabo con el informe negativo del secretario y de la técnico de Personal que en ningún momento dieron legitimidad a las cinco plazas, según el informe del CJC.

En 2013, otro decreto de alcaldía modificó la composición del tribunal que debía evaluar a los aspirantes, sacando del quinteto evaluador a los representantes de la Generalitat y el Ivaspe (Institut València de Seguretat Pública i Emergències). Así, la oposición fue juzgada por cinco personas afines al alcalde, el jefe de policía, tres agentes designados por Ibor y el secretario, que no acudió a la convocatoria para que su puesto fuera ocupado por otro policía de Paiporta, según la resolución publicada en el Boletín Oficial de la Provincia BOP) de Valencia el 28 de agosto de 2013.

El proceso de consolidación que afectaba a una plaza de policía local quedó paralizado y el de las cinco plazas finalizó en abril de 2015 con la asignación de la plaza de movilidad a la única aspirante  y su inmediato nombramiento, y cuatro aprobados más por turno libre. En ese mismo momento, y según el informe del CJC, "el secretario general emitió un informe en el que insistió en que no procedían los nombramientos respecto a cinco plazas, sino a dos, en cumplimiento de la oferta de empleo público inicial".

Fue este informe y la pérdida de las elecciones municipales los que hicieron cambiar de opinión al alcalde popular Vicente Ibor quien el 25 de mayo aprobó un decreto de alcaldía en el que anuló las cinco plazas y dejó dos (una para turno libre y otra para movilidad). Esta acción provocó el despido de tres de los agentes. En ese momento y sin saberlo empezaba el vía crucis para las nuevas ediles que acababan de ganar las elecciones. 

Los despedidos acudieron al contencioso ante esta decisión del alcalde popular y ganaron, fallando el juzgado que debían ser readmitidos o el ayuntamiento debía hacer una revisión de oficio de todo el proceso para poder anularlo. Venía a decir el tribunal que una oposición no se puede anular con un decreto de alcaldía.

Una vez la actual alcaldesa y la concejal de Administración General tomaron las riendas asumieron el problema. Isabel Martín inició un procedimiento para anular una oferta pública de empleo que secretario general, secretario y técnica de personal habían considerado ilegal. Por su parte, los afectados pidieron una ejecución de sentencia para volver a sus puestos de trabajo, a lo que la alcaldesa se negó hasta no tener un informe del CJC, como le habían recomendado los técnicos del consistorio.

Los agentes, al no ver satisfecha la reclamación de ejecución de sentencia acudieron al fiscal. El ministerio público denunció a las ediles por prevaricación al no haber ejecutado la sentencia, aunque estaban en plazo y faltaba la resolución del CJC sobre la oposición. El juez, solicitó la pasada semana la imputación de la alcaldesa.

Esta semana se ha hecho pública el informe del CJC, el órgano consultivo de la Generalitat, que concluye que "procede declarar la nulidad de los actos citados al haberse superado el número máximo de plazas permitido por la oferta de empleo público". Es decir, certifica lo que dijo el secretario, la técnico de personal, el anterior alcalde y la actual alcaldesa al pedir la revisión de oficio. Aún así, la situación continuará igual hasta que, al menos, el juez reciba esta documentación o les tome declaración

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha