eldiario.es

Menú

El protocolo del amianto: cómo detectar un cáncer de pulmón a tiempo

Los neumólogos del País Vasco han elaborado un protocolo para el diagnóstico y seguimiento de las patologías que sufren los trabajadores jubilados y prejubilados que han manipulado amianto

- PUBLICIDAD -
Una concentración en Bilbao protesta contra el uso del amianto.

Una concentración en Bilbao protesta contra el uso del amianto.

Un protocolo elaborado por los neumólogos del País Vasco facilitará a los profesionales médicos el diagnóstico y seguimiento de las patologías relacionadas con la manipulación laboral del amianto. El protocolo está enfocado hacia los trabajadores que se encuentran en periodo de prejubilación y jubilación, cuya asistencia sanitaria deja de depender de los servicios de prevención y se recoge por los servicios públicos de salud. Según algunos estudios, Euskadi registrará unos 1.000 casos al año de enfermedades asociadas a la exposición al amianto. La mayor parte de dichas patologías (un 70%) serán benignas y no generarán en sí mismas incapacidad significativa. Pero, otras patologías serán de “extrema gravedad” (se producirán alrededor de 90 casos de mesotelioma al año), por lo que aconseja el establecimiento de un fondo de compensación para las víctimas del amianto.

El Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales (Osalan) dispone de una base de datos de trabajadores que han estado expuestos al amianto durante su periodo laboral. Desde que se puso en marcha, el fichero recoge datos de 7.116 personas. El protocolo elaborado para Osakidetza establece cómo se deriva a los trabajadores desde ese fichero para su atención, y qué tipos de pruebas y seguimiento médico ha de realizarse

"La intención del protocolo es detectar cáncer de pulmón a tiempo, sin desdeñar otras causas que favorecen el efecto carcinogénico del amianto, tales como el consumo de tabaco y el medioambiente", han asegurado desde la Sociedad Vasco-Navarra del Aparato Repiratorio.

El objetivo es agrupar los criterios de valoración para unificar las pruebas, teniendo en cuenta el grado de exposición al amianto y el tiempo y hábito tabáquico. Más allá de la exposición al amianto, el protocolo elaborado por los neumólogos tiene en cuenta el hábito tabáquico con el fin de dar pautas para el seguimiento más adecuado para cada paciente.

Los afectados por el amianto aseguran que padecen una doble condena. Por una parte, la derivada de su enfermedad propiamente dicha y, por otro lado, la pelea que deben afrontar en los tribunales para que se reconozca que el cáncer que han contraído tiene un origen profesional debido a la exposición al amianto. Dos nuevas sentencias, de los juzgados de lo social de Bilbao, han reconocido el origen profesional de estos cánceres y han rechazado el recurso de la mutua. Las reclamaciones más frecuentes se deben a que la empresa no adoptó las preceptivas medidas de seguridad frente al riesgo de exposición a amianto, de forma que expuso al trabajador a este material de una forma incontrolada provocando que años después padeciese alguna enfermedad. 

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha