eldiario.es

Menú

Entre el salario mínimo y el salario decente, ¿renta básica?

Cuando el salario ya no evita la pobreza, el debate sobre la viabilidad de una renta básica universal cobra cada vez más fuerza

- PUBLICIDAD -
Los suizos rechazan por amplia mayoría establecer una renta básica mensual

Los suizos rechazaron establecer una renta básica mensual. EFE

España es uno de los países de la Unión Europea con mayor desigualdad salarial. Durante la crisis, han sido los trabajadores peor pagados quienes en mayor medida han visto reducir sus salarios. Mientras el 30% de los asalariados más pobres han perdido desde el inicio de la crisis el 18% de sus ingresos, la caída media en la retribución del 70% restante apenas ha sido del 1%. Son datos de Intermon Oxfam que ponen de manifiesto la necesidad del debate sobre la viabilidad de contar con una renta básica universal, que pueda actuar de colchón entre un salario mínimo establecido por ley y un salario decente.

Los especialistas en el estudio de la desigualdad han propuesto avanzar en esas dos direcciones: por una parte, la elevación del salario mínimo y, por otra, la creación de complementos salariales, en la línea de los existentes en países como Estados Unidos y Reino Unido, según figura en el blog del Centro de Documentación y Estudios. Pero por la vía del medio sigue cada vez más viva la implantación de esa renta básica.

Por eso, la Universidad del País Vasco acoge el XVI Simposio sobre Renta Básica el 18 y 19 de noviembre, un foro en el que los especialistas abordarán la viabilidad social, económica y política de la renta básica y su impacto en tiempos de crisis. Algunas de las preguntas a las que tratarán de dar respuesta serán: ¿Qué viabilidad social, económica y política tiene la Renta Básica? ¿Cuál es su futuro? ¿Qué impacto tiene en este tiempo de crisis?

Los expertos que toman parte en el evento consideran esta prestación, como un derecho fundamental de la ciudadanía y por eso “en la actualidad este tema tiene más vigencia que nunca. Es necesario hablar de su realidad y sus perspectivas”, han subrayado.

El futuro del empleo, la reducción de la jornada, el trabajo garantizado y la renta básica serán algunos de los temas que se analizarán durante este simposio. En la jornada del sábado habrá una mesa redonda que versará sobre: ‘Viabilidad y necesidad social, económica y política de la Renta básica’.

Una de las novedades de este año será la proyección de la película ‘In the same boat’ (En el mismo barco), con la participación de su director, Rudy Gnutti. Este film –que se acaba de estrenar en el extranjero este mismo año- aborda temas íntimamente relacionados con estas jornadas.

Entre los ponentes se encuentran Daniel Raventós Pañella, profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, miembro del Comité de Redacción de sinpermiso, presidente de la Red Renta Básica y miembro del comité científico de ATTAC, y Juan Carlos Monedero, profesor titular de Ciencia Política y de la Administración, en la Universidad Complutense de Madrid, director del Departamento de Gobierno, Políticas Públicas y Ciudadanía Global del Instituto Complutense de Estudios Internacionales y consultor internacional para diferentes organismos. También intervendrá Iñigo Lamarka, letrado de las Juntas Generales de Gipuzkoa y ex Ararteko.

Desincentivación de los trabajadores

Para el investigador Julen Bollain y actual parlamentario de Elkarrekin Podemos en la Cámara vasca, la aplicación de una Renta Básica Incondicional tan solo es un reparto más equitativo de la riqueza. Es decir, pura justicia social. En la actualidad, está escribiendo su tesis sobre la evolución de la Renta Básica en el marco de los cambios económicos acontecidos en el siglo XXI y en la misma se puede ver cómo cuestiona muchos de los prejuicios que arrastra la Renta Básica, como el de que desincentivaría a los trabajadores. El principio de incondicionalidad recoge la idea de que la ayuda no está condicionada a cumplir ningún requisito, sino que por el mero hecho de ser ciudadano, la persona tendría derecho a recibir la renta. En cuanto a la desincentivación de los trabajadores, el parlamentario e investigador rechaza esta posibilidad. “Es una falacia. En estudios que se han realizado en lugares tan dispares como India, Namibia o Alaska, países o regiones del primer y del tercer mundo, demuestran, de hecho, lo contrario”.

En otro estudio, en una encuesta con más de 10.000 personas que se hizo en los 28 países de la Unión Europea, las personas cuando respondían a la pregunta de si dejarían su trabajo por una Renta Básica, solo el 4% contestaba afirmativamente. Sin embargo, “cuando les preguntaban cuál era  el mayor miedo que les daba la implementación de la Renta Básica, el 40% decía que el mayor temor era que la gente dejase de trabajar.  Se percibe esa dicotomía en la gente: cuando te preguntan personalmente sobre si dejarías el trabajo por la renta, dices que no lo dejarías; pero cuando te preguntan por los otros, temes que ellos sí dejen de trabajar”.

El empleo de bajos ingresos afecta ya en España al 22,4% de las personas ocupadas, de las cuales la mitad estaría en una situación de pobreza laboral. Así, parece que el salario ya no es capaz de evitar la pobreza.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha