Una sentencia a favor de Vox permitirá a las dos diputadas de Adelante Andalucía participar en el Parlamento como el resto de grupos

Teresa Rodríguez, en el Parlamento de Andalucía.

Daniel Cela


3

La constitución del Parlamento andaluz el próximo 14 de julio supondrá también la conformación del grupo mixto, integrado por las dos únicas diputadas de Adelante Andalucía: Teresa Rodríguez y Maribel Mora. Es la primera vez desde que Pedro Pacheco resucitó el grupo mixto en 2001 tras romper con la dirección del Partido Andalucista, pero esta vez la situación es inédita porque se estrena en origen desde el inicio de la legislatura y con un solo partido representado.

El Parlamento andaluz tramita de urgencia una reforma de su reglamento para avalar la expulsión de Teresa Rodríguez por "tránsfuga"

El Parlamento andaluz tramita de urgencia una reforma de su reglamento para avalar la expulsión de Teresa Rodríguez por "tránsfuga"

Su funcionamiento y sus derechos políticos -tiempos de intervención, margen de iniciativas legislativas, subvenciones- los decidirá la Mesa del Parlamento, órgano de siete miembros que presidirá y controlará el PP gracias a su mayoría absoluta. Es un terreno por explorar, sin embargo, existe ya un precedente jurídico que servirá como hoja de ruta a los letrados de la Cámara: la única diputada de Vox que logró representación en el Parlamento vasco tras las elecciones autonómicas de julio de 2020.

Amaia Martínez, cabeza de lista de Vox por Álava, se integró en el grupo mixto como única miembro del mismo. La Mesa de la Cámara vasca acordó al poco de constituirse limitar sus turnos de intervención en los plenos para que fuesen más breves que el resto de grupos, redujo su capacidad para presentar iniciativas legislativas y solo autorizó la contratación de un asesor de grupo. El acuerdo contó con el voto de todos los miembros de la Mesa -PNV, EH Bildu, el PSE-EE y Elkarrekin Podemos- excepto la coalición PP-Ciudadanos. La diputada ultraderechista recurrió ante el Tribunal Constitucional (TC) la vulneración de sus “derechos de participación política”, y los jueces le dieron la razón, anulando el cordón sanitario a Vox en el Parlamento vasco.

El reglamento de la asamblea legislativa de Euskadi es bastante más prolijo que el andaluz sobre el funcionamiento y características del grupo mixto, aunque en ambos casos queda recogido que la participación de dicho grupo en las actividades del Parlamento será idéntica a la del resto de partidos. El artículo 81.2 del reglamento andaluz dice que “las intervenciones del Grupo parlamentario Mixto podrán tener lugar a través de un solo Diputado o Diputada y por idéntico tiempo que los demás Grupos parlamentarios”.

La Mesa del Parlamento vasco acordó limitar la presentación de iniciativas legislativas del grupo mixto (una cada tres Plenos ordinarios) y el tiempo de intervención en los debates a un tercio del que le corresponde al resto de grupos. La diputada de Vox podía incluir una interpelación y cuatro preguntas orales cada tres sesiones de control al Gobierno de Íñigo Urkullu, esto es, un tercio de las interpelaciones y de las preguntas que tenían los demás partidos con representación.

La intervención del Constitucional

El Constitucional deshizo aquel acuerdo, restituyendo a la diputada ultraderechista los mismos derechos de participación que al resto. “Durante dos sesiones plenarias se les impide a los recurrentes el ejercicio de las funciones parlamentarias más genuinas, como son las de las iniciativas (proposiciones de ley o no de ley, mociones) y las de control al Gobierno, lo que afecta al núcleo esencial del ius in officium”, esto es, el derecho efectivo a ejercer las funciones propias del cargo, reza la sentencia. Además, el fallo consintió en que cambiara la designación del grupo mixto, que pasó a llamarse “grupo mixto Vox”.

La Mesa también limitó la presentación de iniciativas (una cada tres Plenos ordinarios) y el tiempo de intervención en los debates, que es un tercio del correspondiente al resto de los grupos. La diputada de Vox puede incluir una interpelación y cuatro preguntas orales cada tres Plenos de control al Gobierno autonómico, es decir, un tercio de las interpelaciones y preguntas que tienen los demás grupos.

La equiparación de los tiempos y el margen legislativo del grupo mixto respecto al resto de formaciones es algo que la sentencia del Constitucional facilitará, previsiblemente, a Teresa Rodríguez y su compañera de bancada: un antecedente que los letrados de la Cámara andaluza tendrán en consideración cuando la Mesa se constituya y decida sobre su funcionamiento.

El cambio en la denominación del grupo mixto es más difícil de importar al Parlamento andaluz, porque no se desprende de su reglamento. En la normativa vasca, el artículo 25.2, establece que “el Grupo Mixto se regirá por los acuerdos a que internamente lleguen sus miembros”, abriendo la puerta a que se organicen a voluntad y tome decisiones de plena validad, como cambiarse el nombre. Sobre todo cuando el grupo está formado por la única diputada que lo integra, caso de la dirigente de Vox.

Tampoco es previsible que la sentencia del Constitucional permita a Teresa Rodríguez reivindicar un puesto, con voz pero sin voto, en la Mesa del Parlamento, órgano rector de la Cámara donde deben estar representados todos los grupos, según el reglamento. La normativa interna no incluye al Grupo Mixto en esta consideración. El artículo 36 dice: “Todos los partidos, federaciones y coaliciones que, habiendo concurrido a las anteriores elecciones, hubieran obtenido en las mismas representación suficiente para constituir Grupo parlamentario, tendrán derecho a estar presentes en la Mesa”. Esto excluye a Adelante Andalucía, que solo tiene dos escaños [el mínimo para tener grupo propio son cinco].

20 y 21, debate de investidura

El Parlamento de Andalucía, con 109 diputados, se constituirá el próximo 14 de julio. El grupo mayoritario será el PP, que ostenta la primera mayoría absoluta en 14 años (58 diputados; tres más de los necesarios). Le siguen el PSOE, con 30 escaños, Vox, con 14; Por Andalucía, con cinco y el grupo mixto, con dos. Una vez que todos los diputados electos hayan presentado en la Cámara autonómica la credencial expedida por las respectivas Junta Electorales provinciales, se creará la composición de la Mesa de Edad para la sesión constitutiva de la XII legislatura.

Los días 20 y 21 de julio se celebrará el pleno de investidura en el que saldrá reelegido presidente de la Junta de Andalucía Juan Manuel Moreno, del PP, por segunda vez consecutiva (es el único aspirante al cargo). El debate de investidura será el primero en el que se estrenen los portavoces de los grupos, de menor a mayor representación, empezando por Teresa Rodríguez en nombre del grupo mixto y con el mismo tiempo de participación que el resto.

En 2018, Moreno fue investido con el apoyo de su partido, más los votos de Ciudadanos, tras alcanzar un acuerdo para formar un Gobierno de coalición, y del apoyo de Vox, que suscribió un pacto de legislatura con los populares. Ahora Moreno cuenta ya con la mayoría absoluta de sus 58 diputados, tiene por tanto despejada la investidura en primera votación, la formación del Gobierno y el control de todos los órganos de extracción parlamentaria, cuya composición cambiará en las próximas semanas para ajustarse a la nueva Cámara.

Una vez designado presidente de la Junta, Moreno tomará posesión de su cargo el día 22 de julio en el Parlamento andaluz, después de ser nombrado oficialmente por el rey Felipe VI. Moreno tiene previsto elegir a los miembros de su futuro gabinete en el fin de semana, los consejeros tomarían posesión el lunes 25 de julio y el primero Consejo de Gobierno se reuniría el martes 26.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats