Cierran un bar de Santander con un centenar de personas en su interior por incumplir las normas de la desescalada

Bar 'La Frontera' durante la redada policial.

La reapertura de los negocios de hostelería ha empezado y ha acabado para algunos en el mismo día. Es el caso de 'La Frontera', un bar de Santander que este lunes ha cerrado sus puertas tras ser intervenido por la Policía Local de la capital cántabra por incumplir todas las normas estipuladas para las terrazas en la fase 1 de la desescalada.

Después de varias llamadas de los vecinos a la Policía de Santander, los agentes acudieron al local y allí han desalojado a más de un centenar de personas por superar ampliamente el aforo permitido, por no mantener las distancias de seguridad y por estar consumiendo dentro del local.

Cantabria, que es una de las comunidades autónomas que ha pasado a la fase 1 de la desescalada durante este lunes, ha recuperado parte de la 'normalidad' tras la apertura de las terrazas, aunque a algunos lugares como este conocido de Santander -que recibe su nombre por situarse entre Monte y Cueto, dos barrios de la ciudad- les haya durado muy poco retomar la actividad.

Cabe recordar que durante esta fase se permite un aforo en las terrazas del 50% sin opción a entrar en el establecimiento y se debe cumplir con la distancia de seguridad entre mesas de dos metros, además de estrictas medidas de higiene y seguridad, unas normas que se han saltado en el primer día provocando el cierre de este negocio.

"He metido la pata"

En la tarde de este martes, el propietario del bar 'La Frontera' ha pedido perdón por lo ocurrido: "Era un día especial y esperado y he metido la pata". Juan Carlos Salas Gutiérrez, ha pedido disculpas a sus clientes y amigos y a la Policía Local, a la que "tampoco le gusta hacer esas cosas", según ha asegurado en un mensaje publicado en su perfil de Facebook.

La publicación ha recibido ya más de 300 comentarios tanto de ánimo, comprensión y apoyo ante las disculpas, como de crítica e incluso insultos por su "irresponsabilidad".

"Podría decir que se me ha ido de las manos, que se puso a llover, aunque no tengo excusa", ha reconocido tras lamentar que ayer era "un día especial y esperado" por permitirse la reapertura de los negocios tras el confinamiento y que ha "metido la pata". "Perdón, no era mi intención que pasara esto", ha concluido.

Etiquetas
Publicado el
12 de mayo de 2020 - 10:48 h

Descubre nuestras apps

stats