La portada de mañana
Acceder
La nueva versión de Sánchez provoca fisuras con sus socios de coalición
150 días de guerra entre el Gobierno y las eléctricas
OPINIÓN | La consulta anticonstitucional de Batet, por Javier Pérez Royo

Barcelona vetará el coche una vez al mes en las calles Aragó, Via Laietana y Sants

Calle Aragó, en Barcelona

Ada Colau ha decidido centrar su inicio de mandato en la lucha contra la contaminación y la reducción de los coches y, tras declarar la emergencia climática la semana pasada, ha anunciado este jueves una nueva medida: cerrar algunas de las principales calles de la ciudad al tráfico una vez al mes, siempre en fin de semana. Para empezar, lo hará en las calles de Sants, Via Laietana y Aragó.

Guía para entender el veto a los coches contaminantes en Barcelona: afectados, excepciones, horarios y sanciones

Guía para entender el veto a los coches contaminantes en Barcelona: afectados, excepciones, horarios y sanciones

En el acto 'La alcaldesa responde', que se celebra anualmente en el Col·legi de Periodistes de Catalunya, Colau ha defendido esta actuación como una suerte de experimento para que los ciudadanos se acostumbren a tener las calzadas despejadas de tráfico. "Queremos que sea la vida la que ocupe la centralidad de las calles; no puede ser así en el día a día, pero creemos importante generar esta experiencia positiva de disfrutar de más espacio público", ha argumentado.

Los cortes de tráfico empezarán el primer fin de semana de febrero en la Via Laietana –los sábados por la tarde– y seguirán en marzo con Sants –sábado por la tarde– y Aragó –domingo por la mañana–. Esta última, con seis carriles, es la vía más transitada de la ciudad. Por sus puntos más calientes pasan a diario entre 80.000 y 90.000 vehículos. La intención del consistorio es sumar finalmente diez vías a esta experiencia, que ya se ha llevado a cabo con éxito en Gran de Gràcia, que se cierra también los sábados por la tarde.

Colau, que adquirió el compromiso de peatonalizar hasta 15 kilómetros de calles durante este mandato, ha recordado también su promesa electoral de aumentar el número de calles con velocidad reducida a 30 km/h. Su compromiso es aumentar en dos años en un 50% de calles con este límite para reducir la accidentalidad. Actualmente esta es la velocidad permitida en cerca de la mitad del trazado viario de la capita catalana, con lo que la meta que se fija Colau es alcanzr el 75%. "Esto hace la ciudad menos hostil y peligrosa y más amable en general", ha defendido.

El Ayuntamiento suma de esta forma una nueva medida –o, por ahora, más bien un compromiso– a las ya puestas en marcha en los últimos meses. Algunas de ellas están ya implementándose, como la Zona de Bajas Emisiones, aunque otras están todavía arrancando, como la reducción del tráfico en los colegios.

Etiquetas
Publicado el
23 de enero de 2020 - 19:02 h

Descubre nuestras apps

stats