Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

El fiscal afirma que García Castellón incluye un informe “apócrifo” y sin firmas contra Puigdemont en el caso Tsunami

El juez Manuel García-Castellón entra a la Audiencia Nacional. EFE/ Mariscal

Oriol Solé Altimira

Barcelona —

20

Nuevo enfrentamiento entre el juez y el fiscal del caso Tsunami. Esta vez, a cuenta de la respuesta que el magistrado Manuel García Castellón planteó al varapalo que recibió de Suiza, que puso en entredicho su causa por terrorismo sobre Tsunami Democràtic. El fiscal Miguel Ángel Carballo ha recurrido la petición del juez para enviar a Suiza el informe no oficial y “apócrifo” de los fiscales del Supremo partidarios de imputar a Carles Puigdemont por terrorismo al entender que García Castellón lo ha introducido en la causa fuera de los “cauces oficiales”.

Además de la solicitud del fiscal, lo relevante del recurso son los duros términos que el representante del Ministerio Público vuelve a emplear contra García Castellón. Desde que en noviembre el juez, coincidiendo con la negociación de la amnistía, reactivara el caso Tsunami, varado desde hace años, todo han sido desencuentros entre el instructor y el fiscal.

El último conflicto se ha producido a raíz de la negativa de Suiza a colaborar con la investigación al poner en duda el delito de terrorismo y sugerir que García Castellón instruye una causa política. El juez reaccionó con enfado a la respuesta suiza y acusó al país helvético de actuar bajo un “sesgo político”.

Pero García Castellón no se quedó aquí, y decidió que, como respuesta a Suiza, era necesario remitir a las autoridades helvéticas el informe de los fiscales del Supremo que apoya la acusación por terrorismo contra Carles Puigdemont. Es decir, un informe de un fiscal de sala jefe, Fidel Cadena, sin validez en el proceso, ya que el informe que marca el criterio de la Fiscalía es el de la teniente fiscal del Supremo, quien rechaza investigar al expresident por terrorismo y mantiene que el instructor se basa en “conjeturas”.

En su recurso, el fiscal Carballo recurre la petición del juez a los fiscales del Supremo al entender que no procede la unión a la causa de un documento “no autenticado ni remitido por los cauces oficiales”. Mucho menos, apostilla el fiscal, traducir y enviar a Suiza un documento “apócrifo”.

El recurso del fiscal siembra la duda sobre la forma en que García Castellón unió a la causa el informe de los fiscales. Según expone Carballo, pese a que “no consta” que la Fiscalía del Supremo hubiera respondido al requerimiento del juez, en la causa “apareció un documento”.

Ese documento, ahonda el recurso del fiscal, es “apócrifo, al menos en cuanto a que carece de firmas”. Es más, según el fiscal “se desconoce el cauce de llegada” del informe al juzgado de García Castellón y “es evidente” que no es la contestación oficial de la Fiscalía sobre la imputación de Puigdemont en el Supremo.

No es el primer recurso de la Fiscalía por la reacción de García Castellón a la respuesta suiza. El fiscal consideró que el juez no es competente para investigar en una pieza secreta las supuesta filtración de la contestación de las autoridades helvéticas, por lo que pidió que se remitiera a los juzgados de instrucción de Madrid.

El magistrado acordó la semana pasada abrir una pieza separada dentro del caso Tsunami, con carácter reservado, para esclarecer si se cometió un posible delito de revelación de secretos por la filtración de la respuesta de Suiza a la comisión rogatoria remitida para la localización de la secretaria general de ERC, Marta Rovira.

García Castellón encargó a la Guardia Civil que investigara la posible comisión de ese delito por parte de “las autoridades o funcionarios que hayan podido tener conocimiento de la respuesta por las autoridades suizas”. Una decisión que la Fiscalía recurrió ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional al considerar que el juez no tiene competencia para investigar estos hechos, sino que, en su caso, correspondería a un juzgado de instrucción de Madrid.

Etiquetas
stats