La portada de mañana
Acceder
El vicealcalde de Murcia denuncia por corrupción a su propio equipo de Gobierno
El primer mapa de mortalidad por COVID muestra el fuerte impacto de la pandemia
Opinión - Villarejo, tercera temporada, por Esther Palomera

El aval de Ximo

Veinte años dan para mucho, sobre todo para los milenials nacidos en la Valencia de los años 90. Una generación entera pasará a la historia por no haber conocido otra cosa en su vida que los gobiernos de la derecha más corrupta de Europa, los que hundieron la economía valenciana y nos arrastraron a su pozo de miseria y frustración.

Durante años, miles de jóvenes crecimos con el convencimiento de no existir para quienes debían representarnos desde el Gobierno de la Generalitat Valenciana. Paro, precariedad o exilio, eran las únicas alternativas que nos ofrecían a quienes lo dimos todo para aspirar a un futuro digno, a quienes cumplimos con nuestra parte del contrato social y hoy se nos llama la generación mejor formada de la historia.

Todo parecía estar perdido, toda la indignación, activismo y movilizaciones desperdiciadas, pero algo extraordinario ocurrió el 24 de mayo del 2015. La gente se levantó aquel domingo con hambre de cambio, llenó las urnas de esperanza y puso fin a la etapa más oscura de la historia reciente de nuestra tierra.

Ximo Puig no es el único protagonista del cambio valenciano, pero sí es responsable de liderar un PSPV-PSOE que hoy gobierna en el 80% de los municipios de nuestro País, que preside la Diputación de Valencia y que ha vuelto a ostentar la presidencia de la Generalitat desde el año 1995, haciendo del diálogo, el consenso y la generosidad, señas de identidad de la nueva política valenciana.

Ximo ha sabido darle la vuelta a un partido socialista dividido, cansado de transitar por el desierto de la oposición y falto de renovación, uniéndolo entorno a un proyecto integrador, nítidamente valencianista, vertebrador del territorio y protagonista de la revolución y empoderamiento generacional que hoy inunda las instituciones valencianas.

Dar voz y voto a los mayores de dieciséis años en las primeras primarias abiertas de la Democracia, o firmar el compromiso de incorporar un 20% de menores de 30 años en las candidaturas socialistas, son dos hitos históricos que acreditan la apuesta y respeto del que hoy es nuestro President de la Generalitat por Joves Socialistes del País Valencià.

Pero el mayor aval de Ximo Puig, son los miles de jóvenes que vuelven a tener oportunidades y esperanza gracias a las políticas del Consell, políticas de izquierdas que están poniendo las necesidades e inquietudes de la juventud valenciana en la agenda de prioridades de l’Acord del Botànic, y que son motivo de orgullo para seguir transformando, juntos y juntas, un nuevo país para sus jóvenes. Por eso, mi voto es para Ximo.

Carlos Manzana es Secretario de Comunicación de Joves Socialistes.

Etiquetas
Publicado el
8 de julio de 2017 - 20:03 h

Descubre nuestras apps

stats