Ontinyent incrementa un 40% el IBI para los grandes propietarios con más de 10 viviendas vacías

Juan Pablo Úbeda y Natàlia Enguix han explicado las ordenanzas fiscales.

La revisión de las ordenanzas fiscales municipales de Ontinyent para 2023 mantendrá congelados por undécimo año consecutivo los impuestos y tasas, para luchar contra la inflación y proteger a las familias. Así se explicaba este jueves en rueda de prensa por la la regidora de Hacienda, Natàlia Enguix, quien comparecía junto al regidor de Promoción Económica para dar detalles de las novedades en materia de política fiscal municipal para el próximo año, que también incluyen cambios para dar impulso en la actividad económica en la ciudad.

Natàlia Enguix destacaba el hecho que, todo y el contexto de subida generalizada de precios, “el Gobierno de Ontinyent ha decidido volver a congelar todos los impuestos, tasas y precios públicos, como venimos haciendo desde hace más de una década. Mantendremos todas las bonificaciones que venimos aplicando tanto al fomento de la generación de energías limpias, a la promoción económica y la creación de ocupación de calidad. Creo que los impuestos y tasas de Ontinyent será el único que no subirá el año que viene”, apuntaba.

Una de las novedades de este año a las ordenanzas busca abaratar y facilitar el acceso en la vivienda: un recargo del 40% en el Impuesto de Bienes Inmuebles a los grandes propietarios, aquellos que disponen más de 10 viviendas o locales y los tienen desocupados. El objetivo: ampliar la oferta de alquiler y de compra-venta y abaratar los precios para facilitar el acceso de la juventud y de las personas que buscan una primera vivienda.

Las ordenanzas para 2023 también incorporan la supresión del pago de la plusvalía a los hijos e hijas de mujeres víctimas de violencia de género; y dentro de la política de fomento de las energías verdes, se mantendrán y facilitará el acceso a las bonificaciones de fines el 50% el IBI y el IAE y la reducción del impuesto de construcciones; de fines los 95%, tanto a particulares como empresas que implantan sistemas de aprovechamiento de energía solar o térmica; y se continuará bonificando tanto el IBI como el IAE a las empresas que generan o mantengan la ocupación, mientras que para las obras de menos 60.000 euros se bonificará el 95% del impuesto de construcciones.

Incorporan también una rebaja del 22% de la tasa a los mercaderes ambulantes. El concejal de Promoción Económica, Pablo Úbeda, destacaba en este sentido que “en un contexto como el actual, después de la pandemia y con la subida de la inflación, queremos apoyar a los mercados tradicionales como el ‘Mercat de Baix’, atendiendo además una petición de los propios mercaderes”. Esta rebaja no afectará al 'Mercat de Dalt', que “ya tiene la menor tasa posible permitida por la ley, y en breve va a beneficiarse de las obras de mejora de las infraestructuras y la accesibilidad que van a ejecutarse desde este mismo mes de octubre”.

La concejala de Hacienda explicaba que además de estas modificaciones, hay otras de carácter técnico para ajustar la redacción de los textos a las novedades legales; y recordaba que el Ayuntamiento da la posibilidad de fraccionar en 12 meses y sin intereses todos los tributos municipales con la Cuenta Corriente Tributaria. Para que tenga efectos en 2023, las personas que no se hayan adherido pueden hacerlo en la sede electrónica o al departamento de ingresos municipal antes del 30 de noviembre.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats