El Gobierno destina 121 millones de euros para implantar el ancho de vía europeo entre Castelló y Tarragona, la "clave de bóveda" del Corredor Mediterráneo

Obras del tercer carril del Corredor Mediterráneo en una imagen de archivo.

"El paso que ha dado hoy el Consejo de Ministros al autorizar la licitación del cambio de ancho entre Castelló y Vandellòs cierra el proyecto del Corredor Mediterráneo con la 'clave de bóveda' que permite unir los trabajos en marcha en el sur y en el norte". Así recibía Josep Vicent Boira, coordinador del Gobierno para el Corredor Mediterráneo, el anuncio de que el Ejecutivo autoriza la licitación, por parte del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), de las obras para la implantación del ancho de vía europeo en los 150 kilómetros del tramo Castelló-Tarragona, dos contratos que cuentan con un presupuesto global superior a los 121 millones de euros, que podrán ser cofinanciados a través del mecanismo 'Conectar Europa' de la UE.

En palabras de Boira en redes sociales, "por fin el Corredor Mediterráneo tendrá continuidad... el ancho internacional progresa hacia el sur. ¡Se ve la luz al final del túnel!", y explicaba que la decisión del Consejo de Ministros "corrige una etapa que arrancó en los años 80 y 90 del siglo XX cuando se negó la posibilidad de un ancho internacional entre Barcelona y València". 

En su opinión, esta autorización se puede leer "en tres claves: la de la Commonwealth mediterránea, la de las relaciones Barcelona-València y la de todo el litoral mediterráneo, donde avanza el ancho UIC (Unión Internacional de Ferrocarriles) hacia el sur", y sentenciaba: "Esta noticia es para guárdarsela. Supone un cambio de paradigma en el sistema ferroviario español".

Las actuaciones

Las obras de vía y electrificación se dividen en dos contratos, uno para el tramo Castelló-Vinaròs, con un valor estimado de 76.771.606,54 euros, y el otro para el tramo Vinaròs-Vandellòs, con un valor estimado de 45.013.407,07 euros, ambos importes sin IVA. En los dos contratos, el plazo de ejecución estimado es de 18 meses.

Se trata de una de las actuaciones "de mayor relevancia" para el desarrollo del Corredor Mediterráneo como eje estratégico para el fomento del transporte por ferrocarril y el desarrollo socioeconómico del arco mediterráneo y su área de influencia.

Los proyectos tienen por objetivo implantar el ancho estándar mediante el cambio de ancho de vía en este tramo de alrededor de 150 km de longitud, pasando del actual de 1.668 mm a 1.435 mm. Las obras comprenden las operaciones necesarias en plataforma, superestructura y electrificación. Se pretende así garantizar en todo momento la adecuada prestación, capacidad, estabilidad y fiabilidad de los tráficos de viajeros y mercancías.

Tramo Castelló-Vinaròs

La implantación de vía doble en ancho estándar en este tramo se realizará tanto en las vías generales como en vías de apartado, adaptando las instalaciones para la correcta explotación de la longitud de tren estándar interoperable (750 m). Para ello, se instalarán vías con una longitud útil de 750 m en las estaciones de Les Palmes, Torreblanca, Santa Magdalena de Pulpis, y Benicarló-Peñíscola y Vinaròs.

En la fase 1, correspondiente con los trabajos previos, se realizarán actuaciones en vía, mediante la ampliación de la plataforma para la ejecución de las vías de apartado de 750 m, la reposición de servicios afectados y la ampliación del drenaje, la ejecución de la nueva superestructura con materiales polivalentes y otros trabajos de obra civil, como la adaptación de la báscula dinámica de Les Palmes al ancho estándar.

También se llevarán a cabo actuaciones en estructuras, entre las que figuran la protección de las pilas de un paso superior, la reposición de las pantallas acústicas en la estación de Benicàssim, la ampliación de un paso inferior de carretera y para peatones en la estación de Torreblanca, mientras que en Vinaròs se ejecutará un nuevo andén y un paso inferior entre andenes.

Además, se construirán nuevas rampas a final de andén en las estaciones de Les Palmes, Benicàssim, Oropesa del Mar, Torreblanca, Alcalà de Xivert, Santa Magdalena de Pulpis, Benicarló-Peníscola y Vinaròs, la prolongación del andén en Oropesa del Mar con nueva señalización de borde andén (franja amarilla de seguridad y pavimento de botones).

Por su parte, en la estación de Vinaròs se demolerá el muelle existente en la vía 3, se construirá un nuevo andén entre las vías 3 y 5 de 210 m de longitud, así como un nuevo paso inferior de prolongación del existente del andén 1 al andén 3, con una nueva embocadura y dotado de ascensores.

Respecto a la electrificación, se adaptarán las instalaciones para ser compatibles a una futura alimentación de 25 kV y se realizarán nuevas cimentaciones, el izado de nuevos postes y pórticos, la colocación de nuevo hilo de contacto, así como la renovación y montaje de otros elementos del sistema, manteniéndose la tensión actual en catenaria a 3KV CC.

Una vez finalizada la primera fase, la plataforma ferroviaria tendrá la configuración funcional final y se dará paso a la fase 2, consistente en el cambio de ancho de vía en las vías generales y de apartado y cambio de ancho de aparatos, sustitución de cruzamientos fijos por cruzamientos móviles en vía general.

Además, se ampliará el ancho de andén en las estaciones de Les Palmes, Benicàssim, Oropesa del Mar, Torreblanca, Alcalà de Xivert, Santa Magdalena de Pulpis, Benicarló-Peñíscola y Vinaròs. Excepto en Les Palmes, en el resto de estas estaciones, se ejecutará una nueva pieza de borde de andén.

Tramo Vinaròs-Vandellós

En esta actuación, además del cambio de ancho en las vías generales y de apartado, también se realizará una actuación similar en el ramal de Tortosa.

Al igual que en el tramo anterior, en la primera fase se realizarán actuaciones en vía, mediante la ampliación, la reposición y ampliación del drenaje, la ejecución de la nueva superestructura con materiales polivalentes, y otros trabajos en estructuras entre las que figuran la protección de las pilas de un paso superior.

En estaciones se ejecutarán nuevas rampas a final de andén en las estaciones de Ulldecona, L’Aldea-Amposta y L’Ametlla de Mar, y vías de apartado de 750 metros en Ulldecona y L’Ametlla de Mar. Respecto al sistema de electrificación, alimentada igualmente a 3kV en CC, se realizarán trabajos similares a los del tramo anterior.

Además, se ampliará el ancho de andén en las tres estaciones anteriormente mencionadas, con la ejecución de nuevas piezas de borde de andén en una longitud de 200 m. Además, se colocarán andenes provisionales anexos a los existentes en las estaciones L’Aldea-Amposta y L’Ametlla de Mar. En la estación de Tortosa, al ser terminal, estas operaciones se llevarán a cabo en toda la longitud existente del andén.

De forma análoga, una vez finalizada la primera fase, la plataforma ferroviaria tendrá la configuración funcional final y se procederá a la fase 2 mediante el cambio de ancho de vía en las vías generales y de apartado y la adecuación de los aparatos de vía.

Todas estas actuaciones contribuyen a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como es el número 9, que tiene entre sus metas la construcción de infraestructuras fiables, sostenibles y de calidad para apoyar el desarrollo económico y el bienestar humano.

Etiquetas
Publicado el
30 de marzo de 2021 - 22:16 h

Descubre nuestras apps

stats