La justicia salva al fútbol español del escándalo de los amaños: jugadores, clubes y árbitros tumban la versión de La Liga y los indicios del fisco

El exentrenador del Zaragoza, Javier Aguirre, celebra la permanencia contra el Levante UD en el último partido.

La justicia, en primera instancia, ha enterrado la que podría haber sido la certificación oficial de que en la “mejor liga del mundo” se compran partidos que valen permanencias. La sombra de los maletines siempre se cierne sobre los últimos partidos de la competición, pero nunca como hasta el Levante UD-Real Zaragoza de la última jornada de la temporada 2010-2011 se había estado tan cerca de demostrarlo. Al final y pese a los numerosos indicios, el juez que ha despachado el escándalo ha decidido fallar que el amaño no se ha podido demostrar, por lo que ha absuelto a los futbolistas de uno y otro equipo y al entrenador Javier Aguirre.

Absueltos los futbolistas del Levante-Zaragoza en el primer juicio por la compra de partidos en la Liga Española

Absueltos los futbolistas del Levante-Zaragoza en el primer juicio por la compra de partidos en la Liga Española

Las versiones de jugadores, el árbitro y presidentes de clubes afectados y terceros -como el Villarreal CF- han podido contra la denuncia del actual presidente de la Liga de Fútbol, Javier Tebas, la presión de la Fiscalía y un informe de la Agencia Tributaria que confirmó que los meses posteriores al partido los jugadores ahora absueltos del Levante UD se pagaron carísimos viajes o adquirieron vehículos sin que en sus cuentas corrientes se moviera un cero.

El juez destaca en la sentencia que la declaración del presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Javier Tebas, en la que denunciaba ese posible amaño, es únicamente un “testimonio de referencia” que no se ha visto corroborado por otros testigos como los directivos del Levante, el Deportivo de la Coruña o el Villarreal CF, entre otros, a los que aludía en su denuncia.

Por otro lado, los informes de la Agencia Tributaria que reflejan un descenso en las retiradas de efectivo de sus cuentas por parte de los jugadores del Levante UD en las semanas posteriores al partido “constituyen un indicio incriminatorio válido del posible amaño”, pero no permiten “afirmar sin ningún género de dudas que constituyen prueba bastante de la comisión del delito de fraude deportivo con el que se le relaciona”, añade el magistrado.

Del mismo modo, tampoco la grabación del partido revela “indicios claros o inequívocos del posible amaño denunciado”, pues éste transcurrió “dentro de los cauces de la normalidad y no hay ninguna jugada destacable, relevante para el resultado final, que pueda relacionarse lógicamente y de acuerdo con los principios de la experiencia con un posible tongo”.

Esa conclusión se ve reforzada por el testimonio del árbitro de partido, “un testigo privilegiado” que no advirtió, al igual tampoco lo hicieron sus auxiliares, “ninguna conducta extraña o sospechosa en los jugadores de uno u otro equipo, ni que los jugadores del Levante fueran pasivos o se dejaran ganar”.

En cambio, el magistrado sí ha condenado por un delito de falsedad en documento privado al que fuera presidente de la entidad zaragozana, Agapito Iglesias, y al entonces director financiero del club, Francisco Javier Porquera, a los que ha impuesto un año y tres meses de prisión.

¿Dónde está el dinero?

El juez considera probado que ambos ocultaron la salida de 1.730.000 euros de las cuentas de la sociedad antes del partido y lo justificaron con nóminas falsas por supuestas primas a sus jugadores, ante la inminencia de la declaración del concurso de acreedores del Zaragoza SAD.

La sentencia, que puede ser recurrida en apelación ante la Audiencia Provincial de Valencia, recoge que Iglesias y Porquera acordaron que se contabilizaran “mendazmente” esas disposiciones de efectivo “como si se tratara del pago a los jugadores del Zaragoza de una prima especial por permanencia en Primera División”.

Asimismo, decidieron que luego se confeccionaran “nóminas y un recibí colectivo, firmado por el capitán del equipo, que las justificaran documentalmente, tanto externamente frente a la Agencia Tributaria, como internamente, dentro del concurso, frente a los administradores concursales y acreedores”.

El próximo mes de mayo cuando esté a punto de finalizar la liga las sospechas sobre el trajín de maletines volverán a planear sobre la milmillonaria liga española. Pero la justicia ha hablado, de momento: en la liga española no ha amaños condenados.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats