La portada de mañana
Acceder
Europa pisa el acelerador con las terceras dosis en plena incertidumbre por ómicron
'Streamer', el nuevo trabajador cultural explotado
Opinión - Asqueados de tanta bajeza, por Esther Palomera

El Valencia CF rechaza reunirse con los ultras de Yomus: "No a los grupos radicales, no a la violencia"

Intervención reciente de un miembro de la peña Yomus junto a Mestalla.

El Valencia CF ha despejado cualquier duda en torno a la posible vuelta de ultras de extrema derecha vinculados a la peña Yomus a la grada de animación de Mestalla, cortando de raíz las especulaciones que habían surgido en las últimas semanas sobre una posible reunión entre dirigentes del grupo extremista y la dirección de la entidad.

En un breve, pero tajante comunicado, el club ha asegurado que "rechaza reunirse con un grupo de personas en representación de Yomus" y que esta decisión "no tiene vuelta atrás".

Además, la entidad valencianista ha insistido en que reafirma su posición y rechaza "cualquier colaboración" con los ultras: "No a los grupos radicales, no a la violencia", ha afirmado.

Por último, el Valencia CF ha recordado que "la directiva presidida por Anil Murthy, expulsó a los radicales de Mestalla por primera vez en la historia en el año 2019".

El pasado 26 de octubre, durante el partido entre el Valencia CF y el Mallorca, el líder extremista, Ramón Castro, con antecedentes penales y simbología neonazi tatuada, dio un discurso en los aledaños del estadio ante sus fieles. "Aquí había una gente que ya no va a volver" , exclamó en referencia al sector menos abiertamente politizado. En varias entrevistas, Ramón Castro ha negado su vinculación con la extrema derecha, luciendo un vistoso tatuaje neonazi en su mano izquierda.

La reaparición de los Yomus fue aplaudida enseguida por José Luis Roberto, el líder de España 2000, un grupúsculo ultra con sede en Valencia. Tanto Roberto como Castro asistieron, según abundantes testimonios gráficos, a la polémica manifestación neonazi que recorrió las calles del madrileño barrio de Chueca el pasado 18 de septiembre. El líder de España 2000 incluso dio un discurso al final de la marcha.

La posible vuelta de los Yomus a las gradas provocó rechazo y temor entre algunos representantes políticos valencianos, empezando por el alcalde de la ciudad, Joan Ribó. El primer edil, de Compromís, ha instado al Valencia CF a "seguir actuando como hasta ahora" ante una posible "reorganización" del grupo ultra. El deporte "ha de estar exento del odio", dijo Ribó.

El portavoz de Compromís en las Corts Valencianes, Fran Ferri, también ha advertido del peligro que supone "blanquear" a personas que estuvieron gritando "fuera sidosos de nuestros barrios" en Chueca. "En el deporte no tienen cabida el fascismo ni los intolerantes, no lo permitiremos", tuiteó Pilar Lima, portavoz de Unides Podem en la cámara autonómica.

Etiquetas
Publicado el
11 de noviembre de 2021 - 13:12 h

Descubre nuestras apps

stats