eldiario.es

9
Menú

Las kellys vuelven a salir a la calle para reclamar “soluciones y no recomendaciones” a los problemas de salud “por sobrecarga de trabajo”

La concentración, prevista para este viernes en la Inspección provincial de Trabajo, llega después del informe de Invassat que concluye que el 66% de las camareras de piso sufre alguna patología.

- PUBLICIDAD -
Las kellys en una manifestación en Benidorm.

Las kellys en una manifestación en Benidorm.

Las kellys de Benidorm y Alicante volverán a salir a la calle tras el éxito que cosecharon el pasado Primero de Mayo. En esta ocasión, las camareras de piso de los hoteles de la provincia se concentrarán este viernes a las 19 horas en la sede de la Inspección de Trabajo de la Provincia (en C /Pintor Lorenzo Casanova 6, Alicante) para exigir al gobierno de España “soluciones y no recomendaciones” a los problemas de salud que arrastran en el desempeño de su trabajo.

“Estamos cansadas de la situación laboral de las camareras de pisos, una situación que nos está enfermando debido al estrés y la carga de trabajo a las que estamos sometidas en los puestos de trabajo”, han esgrimido a través de un comunicado.

En concreto, se refieren a un estudio reciente elaborado por el Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (Invassat) que revela que el 66% de las camareras de pisos padecen alguna patología debido al desempeño de su trabajo. El informe, presentado por el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer y el secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, también pone sobre la mesa que más del 50 % de los hoteles no efectúan los estudios ergonómicos tal como dice la Ley de prevención de riesgos laborales.

En este sentido, recuerdan las kellys que el documento de Invassat basado en una muestra de 192 empresas “no es de obligatorio cumplimiento para los hoteleros dejándolo en recomendaciones de buenas prácticas, mientras seguimos un verano más en las mismas condiciones laborales”.

Al final, concluyen, las camareras de piso aseguran que están sometidas a una “sobrecarga de trabajo” que les lleva a automedicarse para soportar los dolores físicos. También se quejan de que “las denuncias a Inspección son lentas debido a la falta de medios y somos las trabajadoras las que al final tenemos que denunciar la situación”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha