La portada de mañana
Acceder
Crónica - Catalunya estrena la fase de la distensión, por Neus Tomàs
Pasar a Francia para vacunarse antes
Las cómicas sí hacen buenos chistes

Los casos semanales de COVID-19 caen un 14% en Euskadi, que supera el cuarto pico de contagios de la pandemia

Una ambulancia, este fin de semana en Eibar

Tres premisas sobre la COVID-19 en Euskadi: una, se mantiene la alerta roja por alta transmisión comunitaria (más de 500 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días); dos, la presión hospitalaria sigue al alza y sigue habiendo fallecimientos día tras día aunque no se informe de ellos; y, tres, la cada vez mayor expansión de la variante VUI/2020/12/01 detectada en origen en el Reino Unido puede acarrear un nuevo repunte. Pero, con todo ello sobre la mesa, Euskadi cierra la semana con un primer descenso de casos diagnosticados desde que después de Navidad se originó un repunte, el cuarto pico de la pandemia en las 50 semanas que han transcurrido desde que apareció el primer positivo confirmado. En los últimos siete días se han notificado 6.437 positivos por 7.513 de la semana anterior. Es un descenso de algo más del 14%.

La búsqueda continúa en Zaldibar: un año después quedan 140.000 metros cúbicos de residuos en los que buscar a Joaquín

La búsqueda continúa en Zaldibar: un año después quedan 140.000 metros cúbicos de residuos en los que buscar a Joaquín

Se pone fin de esta manera a un ciclo alcista de cinco semanas, exactamente la misma duración del anterior pico de octubre-noviembre. En el caso vasco, eso sí, esta ola no ha tenido la misma fuerza. En otoño hubo un máximo de 9.215 positivos semanales y otras dos semanas por encima de 8.000, unos niveles no alcanzados en este arranque de 2021. Tampoco se ha superado el récord de 1.547 infectados en 24 horas. La menor fuerza se ha dejado sentir especialmente en Gipuzkoa, ya que Vitoria y Bilbao sí han superado en incidencia las tasas del anterior pico.

En cuanto a la positividad (infectados que aparecen en relación al total de pruebas PCR y de antígenos realizadas), también ha descendido esta semana en relación a la anterior y encadena ya dos semanas de caída. Se queda en el 6,61% frente al 7,67% de hace siete días. El pico en lo que va de 2021 fue del 8,21%. En la ola de verano, hubo una semana con un registro de 11,32%. Los registros de la primera ola no son comparables porque no se disponía de la misma capacidad diagnóstica y prácticamente solamente se hacían pruebas a sintomáticos y con cuadros graves. A pesar de la bajada, 6,61% sigue indicando la existencia de transmisión comunitaria. La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de que todo registro por encima del 5% indica riesgo y Europa rebaja esa barrera al 3-4%. Solamente en diciembre hubo una semana del 3,85%.

La caída de los contagios no se traducirá en un descenso inmediato de la ocupación hospitalaria, ya que existe un decalaje entre el momento de contraer el virus y el momento de empeorar e ingresar, sea en planta o sea más tarde en UCI. Parte de ese volumen de hospitalizaciones engrosará un listado de fallecidos que en Euskadi ya supera los 3.500, más de 1.000 de ellos procedentes de residencias. En todo caso, ni en esta fase de la pandemia ni en la ola de noviembre se pasó de la alerta 3 sobre 5 en cuanto a tensionamiento del Servicio Vasco de Salud. En cuidados intensivos hay 161 pacientes críticos. El tope de la pandemia fueron 232 registrados el 2 de abril.

Etiquetas
Publicado el
7 de febrero de 2021 - 22:39 h

Descubre nuestras apps

stats