La final de Copa "íntima" con una tortilla en casa y sin espectadores en Sevilla

Imagen de un derbi entre Athletic y Real Sociedad

Tras más de un año sin espectadores presentes en ninguno de los estadios de las categorías profesionales del fútbol español por la COVID-19, la Federación ha amagado con una propuesta que parece improbable escuchado el Ministerio de Sanidad: que el campo sevillano de La Cartuja reciba aficionados durante las dos finales de la Copa del Rey, la primera -correspondiente a 2020- entre el Athletic Club de Bilbao y la Real Sociedad y la segunda entre los rojiblancos y el FC Barcelona y el Athletic Club.

Desde la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales ha convocado una reunión este jueves con los dos finalistas vascos para valorar la opción de que el partido albergue entre un 20% o 25% del aforo, es decir, entre 12.000 ó 15.000 personas. Sin embargo, el Ministerio de Sanidad, a instancias de la consejera vasca de Salud, ya ha advertido de que "no es posible" por mucho que se limite la venta de entradas únicamente a aficionados andaluces y que se impida el viaje desde Euskadi.

“No parece el mejor momento para invitar al público a asistir a un evento de fútbol cuando estamos diciendo a la gente que no se aglomere”, ha protestado el Gobierno vasco por boca de su portavoz, Bingen Zupiria, que ha añadido: “Estará prohibido salir de Euskadi en esas fechas. Estamos en un momento crucial”. Por el contrario, Irene Lozano, presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD), afirmó la semana pasada que se estudiará la posibilidad de que el público vuelva a ocupar las gradas en función a los datos de incidencia de Semana Santa.

Este debate ha florecido cuando las instituciones llevan días e incluso semanas pidiendo a los futboleros que no salgan a las calles, que no haya celebraciones. Ya se vio este problema en la Supercopa, en enero, o cuando el Baskonia ganó la ACB el pasado verano. Se ha hablado de recepciones institucionales "íntimas" y el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, lanzó como propuesta en Radio Euskadi ver el partido en casa "con una tortilla". "Como cualquier otro aficionado, lo seguiré desde mi casa", ha señalado en la misma línea el regidor donostiarra, Eneko Goia.

Entretanto, la embarcación icónica del Athletic Club, la gabarra que pertenece al Museo Marítimo de Bilbao, ha superado una prueba de flotación que era necesaria para poder navegar por la ría de la ciudad bilbaína. Se trata de una rehabilitación ajena a cualquier plan de sacarla a la Ría en caso de que los bilbaínos ganen uno o dos títulos. No es para “fomentar ninguna ilusión en torno a una celebración masiva”, incidió Zupiria.

Etiquetas
Publicado el
17 de marzo de 2021 - 21:25 h

Descubre nuestras apps

stats