Del gris al verde: Vitoria quiere hacer más amables e igualitarios los patios

Patio del instituto público Ekialdea de Vitoria

El Ayuntamiento de Vitoria ha estrenado este mes de diciembre en una haurreskola (guardería) del barrio de Txagorritxu un proyecto de "renaturalización" de los patios que poco a poco irá extendiéndose a los 121 centros escolares de la capital vasca, públicos o privados y de cualquiera de las etapas y tipos de enseñanza. Desde hace años ha imperado en ellos el gris del asfalto y, en muchos casos, los recreos están colonizados por deportes como el fútbol o el baloncesto. El alcalde, Gorka Urtaran (PNV), planteó que ampliar el abanico de actividades más allá del balón –que históricamente ha motivado una segregación por sexos– ofrece también la oportunidad de disponer de espacios "más inclusivos y más igualitarios".

Vitoria prueba el BEI, un nuevo transporte futurista a medio camino entre el autobús y el tranvía

Vitoria prueba el BEI, un nuevo transporte futurista a medio camino entre el autobús y el tranvía

El plan se fundamenta en un informe de casi 400 páginas que ha recorrido los patios de todos los recintos escolares. Las conclusiones, eso sí, se extraen con la información de 109 de los 121 ya que dos no han colaborado con la iniciativa, ocho no tienen zona de esparcimiento –claramente los colegios del centro son los que menos espacio tienen, en general– y dos quedan fuera de las conclusiones ya que disponen de grandes terrenos a las afueras que distorsionan el análisis. Son el instituto agrario de Arkaute y la ikastola Olabide, un conocido centro concertado, que acaparan un 16% del tamaño total de los patios vitorianos.

El informe, al que ha tenido acceso este periódico, ha sido elaborado por el Centro de Estudios Ambientales, organismo municipal, y ha contado con la dirección técnica de Ana Itziar Velasco y Blanca Marañón. En él ha colaborado la empresa Geotech y, en particular, David Alday, Vicente López, Lorea Dueñas y Beatriz Fernández.

En los 109 colegios analizados estudian 49.718 alumnos. Hay 82 públicos (27.992 estudiantes) y 27 privados (21.726). La diferencia entre redes se matiza porque los grandes concertados suelen ofertar todas las etapas obligatorias mientras los estudiantes de la pública han de ir cambiando de centro en cada una de ellas. En ellos hay 677.129 metros cuadrados de patios. Es un terreno colosal: cuando en 2003 se inauguró el centro comercial El Boulevard en Zaramaga, que se promocionó como el más grande de Euskadi, se hablaba de 200.000 metros cuadrados. Cabrían en ellos 120 cúpulas como la antigua de Zurbano, ahora en el aparcamiento del Fernando Buesa Arena.

Hay 13,6 metros cuadrados por alumno, pero el informe ha encontrado que los centros privados están más saturados y ofrecen únicamente 8,6 por 17,5 de los públicos. El 72% de las instalaciones tienen más de 10 metros por usuario. La normativa estatal de 2003 planteaba el mínimo de 3 como imprescindible. El 83% de esos recintos es zona de "esparcimiento", 563.735 metros cuadrados. La pública ofrece el doble por alumno que la privada. Pero de esas zonas, en la actualidad, apenas el 21% es verde. Un 29% son pistas deportivas, un 45% espacios "libres" y el otro 4% juegos infantiles como columpios.

El documento, en todo caso, explica que la "renaturalización" –si es que alguna vez la hubo en los patios– no parte de cero. No son mayoritarias pero hay zonas verdes en 87 de los 109 colegios analizados, 3,2 metros cuadrados por estudiante. 94 de ellos tienen algún árbol y, aunque muy distorsionada, la media es de 22,52 por centro. Además, en 28 hay ya huertos y dos se han animado a instalar gallineros. Hay un centro con invernadero y otro que cultiva árboles frutales.

El plan de Vitoria plantea una "transformación gradual" porque detecta que existe una "gran superficie" que "en gran medida [está] pavimentada". El objetivo es una "mejora sustancial de la calidad ambiental de los entornos escolares". La segunda pata es redefinir el protagonismo de los deportes en los recreos –sin renunciar a los hábitos saludables que fomenta la actividad física– porque "relegan a espacios marginales el juego no competitivo". Y ello ha generado tradicionalmente "relaciones de poder" y "desigualdades entre chicos y chicas". Básicamente, se ha "excluido al alumnado más sedentario". El programa promete felicidad: "La renaturalización de patios [...] mejora el estado de ánimo".

“Es una estrategia que busca facilitar y potenciar el contacto con la naturaleza de la comunidad escolar. Esta estrategia conlleva un aumento de la biodiversidad y la generación de nuevos nichos ecológicos. La naturalizacion de los patios escolares incide además en la recuperación y potenciación de los servicios ecosistémicos en el interior de la ciudad, objetivo fundamental de la estrategia de Infraestructura Verde urbana desarrollada por este Ayuntamiento”, pronunció el alcalde Urtaran en su visita a Txagorritxu.

El Ayuntamiento no oculta su deseo de ir "del gris al verde en todos los patios". "Desde hace varios años hay un movimiento en la comunidad educativa que apuesta por hacer de los patios escolares lugares inclusivos, igualitarios, sostenibles, naturales; lugares de encuentro. Más allá de poder jugar al baloncesto, fútbol u otro deporte, existe la inquietud por que sean una extensión del aula donde también se trabaje la inclusión y el respeto a la diversidad, la coeducación, la educación medioambiental. En Vitoria-Gasteiz 22 centros educativos y sus respectivas AMPA han suscrito un manifiesto en este sentido, demandando la intervención municipal en los centros con patios poco adecuados a los actuales criterios educativos", indican desde el Gobierno local.

Arriba están las fichas concretas de dos centros de Vitoria de similar tamaño y que están pegados el uno al otro. Uno es público, Ángel Ganivet, y dispone de un porcentaje importante de espacio verde e incluso arbolado que rodean un frontón y los campos deportivos. El otro es privado, Calasanz (Escolapios), y está dominado por los terrenos deportivos, aunque dispone de una zona muy amplia de juegos infantiles.

En el caso del plan piloto de Txagorritxu, indica el Ayuntamiento que se ha se ha intervenido "en las zonas libres del patio escolar, tanto sobre el pavimento asfáltico como sobre el pavimento de caucho continuo existentes". "Se han sustituido parte de los actuales pavimentos impermeables por superficies vegetales ajardinadas, con la consiguiente recuperación del suelo natural. En concreto se han retirado 200 metros cuadrados de asfalto y 75 metros cuadrados de caucho, con lo que se han ganado 275 metros cuadrados de superficie ajardinada. Además, se han plantado 17 árboles, 57 arbustos, 38 plantas aromáticas y se ha sembrado pradera. Los trabajos también han generado un promontorio para enriquecer la topografía actual del patio y se han instalado tres contenedores, donde poder realizar actividades en relación con los elementos del agua, la tierra, las piedras y la madera. También se han modificado y adaptado los juegos infantiles existentes y se ha sustituido el arenero por uno nuevo", indican estas fuentes municipales. "El coste final de la intervención ha sido de 29.000 euros", se apostilla.

En 2019, la actual consejera de Iñigo Urkullu, Olatz Garamendi, entonces 'número dos' de Educación en el Gobierno vasco, informó en el Parlamento Vasco de que el plan de infraestructuras del Ejecutivo vasco también preveía proyectos similares para buscar "patios igualitarios". Se hablaba de "hacer espacios más abiertos para equilibrar la presencia de los juegos de chicos y chicas" pero sobre todo a "eliminar puntos negros o donde se pueda dar el miedo" para evitar casos de acoso.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats