Las nuevas variantes del coronavirus llenan los hospitales vascos: un 44% más de ingresados en dos semanas y suspensiones de operaciones

La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, con el portavoz, Bingen Zupiria

A pesar del efecto positivo de la vacunación generalizada de los mayores de 80 años, la franja de edad más sensible a la COVID-19, los hospitales vascos viven un momento de “tensionamiento muy alto”, en definición de la consejera de Salud, Gotzone Sagardui. En las últimas 24 horas han ingresado 115 personas, el peor dato en medio año y un nivel similar al de principios de abril de 2020, en plena primera ola. Son 678 las personas ingresadas, un 44% más que hace dos semanas y un 21% más que hace siete días. Ya se han suspendido intervenciones programadas no urgentes en los hospitales de Donostia, Basurto, Txagorritxu y Santiago, cuatro de los seis principales de la red de Osakidetza junto con Galdakao y Cruces.

Donostia se suma a la lista de 65 municipios vascos confinados perimetralmente y con la hostelería limitada por la alta incidencia de la COVID-19

Donostia se suma a la lista de 65 municipios vascos confinados perimetralmente y con la hostelería limitada por la alta incidencia de la COVID-19

Más datos: en la UCI hay 154 pacientes críticos con coronavirus. Ocupan el 43,01% de las 358 camas disponibles. A ellos se suman los enfermos con otras patologías y la ocupación total de las unidades de intensivos roza el 80%. Ya se están produciendo derivaciones entre territorios, principalmente desde Gipuzkoa, que ahora es el punto con una tasa de contagios más elevada. Hace dos semanas había 100 casos en la UCI.

Según ha explicado Sagardui a los medios de comunicación, la causa de que con menos incidencia haya más presión asistencial es debido a las nuevas variantes del Sars-Cov-2. No solamente se reproducen más rápido sino que, en palabras de la consejera de Salud, "actúan de una forma distinta con los organismos" y "requieren una mayor atención especializada". "Se están generando un mayor número de casos que generan una mayor atención sanitaria más intensa", ha explicado la máxima responsable de la Sanidad vasca. La británica, que se considera más contagiosa, es ya desde hace una semana la cepa dominante, quedando ya orillada la salvaje u original que llegó en febrero del pasado año. Y en apenas siete días los casos de la brasileña han pasado de 57 a 177 y los de la sudafricana de 26 a 46. De la variante nigeriana, por el momento, solamente ha aparecido un caso. En estos últimos casos, con todo, Sagardui se resiste a confirmar que haya transmisión local a falta de mayores análisis de la red de laboratorios y de rastreo.

Tras una jornada con 779 nuevos contagios (el 6,3% del total de pruebas realizadas), la tasa de incidencia sigue creciendo y llega ya a 509 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días. Por territorios, han aparecido 375 positivos en Gipuzkoa, cuya tasa llega a 658, 303 en Bizkaia y 94 en Álava. Todos los territorios están en alerta roja, un escenario que se activa a partir de 400 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días. Además, en las últimas 24 horas Santurtzi y Andoain han pasado a ese nivel de máximo riesgo junto con otras 65 localidades con el mayor número de restricciones, incluidas las tres capitales.

"Seguimos en tendencia ascendente y todavía no hay grandes indicios de que vaya a cambiar en los próximos días", ha enfatizado Sagardui, que ha reclamado máxima observancia de las medidas en vigor. Según sus datos, en una semana la pandemia ha crecido un 21% y, aunque hay un cierto "estancamiento" en el dato de reproductividad, lo cierto es que cada contagio sigue multiplicando el virus a más de una persona (R0 de 1,03). La consejera ha destacado el efecto de esta oleada en los hospitales: "No es una situación buena". Eso sí, ha destacado que Osakidetza tiene "capacidad de respuesta" tanto para los casos de COVID-19 -ha elevado esta vez a "690" las camas de UCI que podrían activarse- como para el resto de cuestiones urgentes y no demorables.

En cuanto a las residencias, en las últimas horas se ha confirmado un nuevo brote de COVID-19 en el centro San Antonio de la cadena Colisée, ubicado en Bilbao. Tras un cribado a 84 internos y 75 gerocultores, hay cuatro mayores contagiados. Todos ellos estaban vacunados y, por efecto de la protección, están bien de salud y totalmente asintomáticos. Por otro lado, en la residencia San Juan de Segura, en el Goierri guipuzcoano, los casos activos bajan de 24 a 18 por la 'negativización' de seis de los infectados. Ninguno tuvo tampoco síntomas por la vacuna. Sí hay un foco activo con no vacunados en Gazteluondo de Bilbao. Hay una persona hospitalizada.

Todo apunta a que, a finales de esta semana, el lehendakari, Iñigo Urkullu, convocará una nueva reunión del Labi, la mesa de crisis de la emergencia sanitaria y órgano competente de revisar al alza o la baja las medidas en vigor. También trabaja ya en diseñar un escenario sin estado de alarma, como ya se ha anunciado para después del 9 de mayo. Por el momento, el Gobierno vasco solamente confirma un reunión del comité técnico que asesora al Labi para el jueves.

En nuestros especiales interactivos, se pueden consultar todos los datos sobre la evolución de la pandemia en Euskadi, sobre los positivos y fallecidos en todas y cada una de las residencias de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa y el avance día a día de la campaña de vacunación. También tenemos mapas con los brotes más destacados.

Etiquetas
Publicado el
20 de abril de 2021 - 13:45 h

Descubre nuestras apps

stats