Las claves para el sí del PNV a Pedro Sánchez: lo que se lee y lo que no se lee en el acuerdo

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez junto a Andoni Ortuzar durante la firma del acuerdo este lunes en el Congreso
  • Un acuerdo de 12 puntos -y apenas un folio de extensión- recoge la agenda del PNV a cambio del 'sí' de sus seis diputados a la investidura de Pedro Sánchez

Un acuerdo de 12 puntos -y apenas un folio de extensión- recoge la agenda del PNV a cambio del 'sí' de sus seis diputados a la investidura de Pedro Sánchez. El documento, en un lenguaje lo suficientemente medido y ambiguo como para dejar puertas abiertas, rescata la anhelada reivindicación de completar el Estatuto de 1979 -"proceder en 2020 a la negociación y traspaso a la Comunidad Autónoma Vasca de las competencias estatutarias pendientes"-. También allana el terreno para pactar una posible reforma del Estatuto vasco en la línea del preacuerdo de PNV, PSE-EE y Elkarrekin Podemos. Todo dentro de un deseo más general de impulsar "a través del diálogo entre partidos e instituciones las reformas necesarias para adecuar la estructura del Estado al reconocimiento de las identidades territoriales". Un claro guiño a Catalunya, pero con la incógnita de si será necesaria una reforma de la Constitución. En tercer lugar, se hace una apuesta "urgente, firme y decidida por las infraestructuras correspondientes al Estado" en Euskadi. Básicamente, el Tren de Alta Velocidad, más conocido como la 'Y' en Euskadi (por su forma de unir las capitales vascas), cuyos retrasos han sido una constante. Un cuarto punto va dirigido a encauzar las discrepancias que puedan producirse en las relaciones en el ámbito fiscal o el financiero establecidas por el Concierto Económico. Cuestión básica para el autogobierno vasco, que ha costado grandes disgustos en otras épocas a ambos ejecutivos.

Más simbólico que trascendental es el apartado que busca la "representación internacional" de la cultura y el deporte vascos.

Estas son las claves del acuerdo para que el PNV de su sí a Pedro Sánchez:

1-La eterna cantinela de las transferencias pendientes

Es en el punto tercero del documento en el que se trata sobre "la negociación y traspaso al País Vasco de las competencias estatutarias pendientes". No se empieza de cero, puesto que el Gobierno vasco y el de Sánchez, antes de la doble cita electoral, cerraron un primer calendario que sólo contemplaba una excepción, la transferencia de la gestión del régimen económico de la Seguridad Social. Aquel cronograma se empezó a desarrollar con la firma de la cesión de las autopistas de peaje, por ejemplo, pero quedó en un cajón en cuanto el Ejecutivo entró en funciones y la ministra responsable, Meritxell Batet, pasó a presidir el Congreso.

En aquel momento eran un total de 37 competencias las pactadas entre los Gobiernos central y vasco, incluida la de Prisiones (Catalunya ya la tiene, aunque la existencia de presos de ETA provoca recelos entre una parte de la sociedad). El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, tras firmar el acuerdo, ha valorado que este punto trata de "todas las competencias que están pendientes" en el Estatuto de Gernika, dando por hecho que se incluirá también la tradicional y conflictiva reivindicación de la Seguridad Social.

La transferencia de la Seguridad Social es una de las viejas aspiraciones del PNV. Pero sus deseos siempre han chocado con el mismo mensaje por parte de Madrid: la ‘caja única’ de la Seguridad Social seguirá como ahora, es decir, única e indivisible. Euskadi es una comunidad receptora y no donante y el déficit anual supera los 2.500 millones, con la presunción de que va a crecer durante los próximos ejercicios.

El acuerdo político entre PNV y PSOE deberá ser ahora gestionado por dos Gobiernos en los que se sientan o sentarán nacionalistas y socialistas por una parte y socialistas y Unidas Podemos por la otra parte. Además, hay un apéndice específico para acelerar el traspaso de las competencias de la Guardia Civil de Tráfico a la Policía Foral en Navarra. En el caso vasco, ya se hizo en 1982-1983 y ése deberá ser el espejo.

En esta misma línea, el acuerdo aboga por orillar la litigiosidad entre los Gobiernos central y vasco que presidió estas relaciones en la etapa de Mariano Rajoy y por apostar por la política y el diálogo para resolver conflictos competenciales. Uno de los puntos en los que hay compromiso de hablar es el decreto contra la denominada 'república digital catalana' y que, según la parte vasca, invadía materias autonómicas.

2- Sentimientos nacionales de pertenencia y la reforma del Estatuto

Aunque fuentes del PNV remarcan que el "contencioso" catalán deben abordarlo los partidos de Catalunya y el Gobierno central, los nacionalistas han incorporado a su acuerdo una apuesta por trabajar "las modificaciones legales necesarias a fin de encontrar una solución tanto al contencioso en Catalunya como en la negociación y acuerdo del nuevo Estatuto de la Comunidad Autónoma Vasca atendiendo a los sentimientos nacionales de pertenencia".

El PNV no ha querido apuntar a lo más alto en este acuerdo (la reivindicación del derecho a decidir) porque , al fin y al cabo, se trataba de llegar a un pacto de mínimos para echar a andar. Y en ese sentido puede servir de paraguas al acuerdo trabado por PNV, Elkarrekin Podemos y PSE-EE para la reforma del Estatuto, que minimiza las referencias al derecho de autodeterminación. En el texto base acordado este asunto pasa a una disposición adicional y en ella hay tres formulaciones diferenciadas, dos a favor de una referencia genérica a favor del derecho a decidir (las de PNV y Elkarrekin Podemos, ésta con la coletilla de que sea "legal") y una contraria (la del PSE-EE). En cualquier caso, es sumamente improbable que la reforma llegue a algún puerto en lo que queda de legislatura vasca.

Sin embargo, queda la incógnita en el papel firmado para apoyar la investidura de Pedro Sánchez de si será necesaria la reforma de la Constitución para dar acomodo a las aspiraciones territoriales del PNV. Según el presidente peneuvista Andoni Ortuzar no será precisa esa reforma porque el texto constitucional ya alberga esa previsión. La mayoría de los expertos difiere y considera que sí será necesario retocar la Constitución, lo que reqyuiere dos tercios de los diputados. Una cifra que no alcanza con PSOE, Unidas Podemos y todos los aliados que pueda encontrar por el camino.

3-El Tren de Alta Velocidad que no termina de llegar

El PNV reclama a Sánchez hacerse cargo de los acuerdos que los nacionalistas arañaron al PP de Mariano Rajoy en los días previos a la moción de censura y el año anterior. Los diputados votarán 'sí' a cambio de "apostar de manera urgente" por las infraestructuras correspondientes al Estado en Euskadi, "especialmente por lo relativo al Tren de Alta Velocidad". En Euskadi, el proyecto se conoce como Y (por su forma) y unirá las tres capitales vascas. La previsión del Ejecutivo de Vitoria es que esté operativa en 2024 o 2025, pero todavía no está contemplado con exactitud cómo será la entrada del tren a las tres capitales vascas. Y lo que es más importante no hay ninguna previsión de tiempo para el ramal que debe unir Burgos con Vitoria, un asunto crucial para no dejar a la 'Y' como un tren solo para Euskadi.

4-La estrella fiscal de Euskadi que no deje de brillar

"Acordar previamente con EAJ-PNV las medidas fiscales que el Gobierno quiera proponer a las Cortes, así como encauzar las discrepancias que puedan producirse en las relaciones en el ámbito fiscal o el financiero establecidas por el Concierto Económico". Casi nada. El PNV intenta garantizarse con este formato otro superblindaje para el Concierto Económico y para las disposiciones fiscales de las diputaciones vascas. Los acuerdos con el Concierto han costado importantes disgustos a los sucesivos gobiernos vasco y central, al tratarse de una fórmula poco entendida más allá de Euskadi.

Cada cierto tiempo, salta al debate político nacional las supuestas bondades de la relación económica que tanto Navarra como el País Vasco mantienen con la Administración central. El Cupo, el Concierto económico, la presión fiscal, los mejores servicios... cientos de interrogantes que se basan en un régimen reconocido tanto en la Constitución como por las instituciones europeas.

5-La aspiración a convertirse en selección nacional

"Promover la representación internacional" del deporte y cultura vascos es la idea principal del punto undécimo del acuerdo, que aspira a la internacionalización de los equipos vascos en competiciones oficiales, una propuesta que carece de efectos prácticos inmediatos y que está sujeta a la aprobación de los comités de deporte internacionales y del resto de selecciones o equipos. Por el momento y desde que el Tribunal Constitucional lo aprobara en 2014, Euskadi compite con su propia selección en modalidades deportivas en las que España no tiene equipo propio, como la sokatira.

Etiquetas
Publicado el
30 de diciembre de 2019 - 21:46 h

Descubre nuestras apps

stats