Urkullu y Revilla anuncian para julio un nuevo convenio sanitario entre Euskadi y Cantabria

El lehendakari, Iñigo Urkullu, con el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, este martes en Donostia

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha vuelto a recibir al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, esta vez en Donostia, después del recordado acto que puso fin al confinamiento en el verano de 2020 en el que ambos mandatarios se reunieron en la muga para reabrir solemnemente el tráfico y el turismo. De la cumbre, en la que han vuelto a escenificar la “maravillosa vecindad”, se ha salido con la promesa de la firma, en julio y en Vitoria, de un nuevo convenio de cooperación sanitaria y del impulso conjunto al ferrocarril de pasajeros y mercancías entre Bilbao y Santander, que ahora tarda tres horas y siete minutos entre dos ciudades separadas 75 kilómetros en línea recta y 100 kilómetros por carretera.

El nuevo tren Santander-Bilbao de una hora: pasajeros y mercancías y dos tercios bajo túneles pero aún sin fecha

El nuevo tren Santander-Bilbao de una hora: pasajeros y mercancías y dos tercios bajo túneles pero aún sin fecha

Según el borrador del convenio sanitario, ya enviado al Parlamento Vasco para posibles alegaciones y que se analizará igualmente en las Cortes Generales y en las instituciones de Cantabria, se confirma que la localidad vizcaína de Lanestosa seguirá siendo atendida desde el servicio cántabro y que ocurrirá a la inversa con Valle de Villaverde, lo que precisa de intercambio de datos. Se mencionará también la atención especializada de los vecinos de Castro Urdiales en Euskadi y que el hospital de Valdecilla seguirá siendo referencia para algunos trasplantes y operaciones. Y habrá igualmente un anexo específico para las emergencias que se produzcan en carretera entre Castro Urdiales y el límite con Bizkaia. La previsión es que Urkullu y Revilla se vuelvan a ver este verano en el palacio de Ajuria Enea para rubricarlo.

En cuanto al proyecto del ferrocarril, Revilla ha ironizado que ahora el servicio es “cuatro minutos más lento” que cuando hace décadas él acudía a Sarriko, en Bilbao, a la Universidad. Se ha mostrado convencido de que nadie que no sea “por curiosidad” puede ser usuario de ese servicio. “Tiene una velocidad inferior a la de Usain Bolt cuando ganó los 100 metros lisos”, ha ironizado. Según se conoció en marzo, esta infraestructura tendrá un coste de alrededor de 3.000 millones, rebajará a alrededor de una hora el tiempo de viaje y tendrá un recorrido que discurrirá en gran parte por túneles. Revilla ha destacado la importancia de las paradas en Laredo y Castro Urdiales.

Urkullu ha destacado el gran de entendimiento con Cantabria, con quien dice tener “un grado de relación intenso”. “Nuestro propósito, siempre que nos vemos, es tratar cuestiones que redunden en el beneficio de la ciudadanía”, ha añadido. Más enfático, Revilla ha empezado así su intervención: “Me alegro mucho de la buena vecindad y de la sintonía personal y política que se nota. Será difícil encontrar dos territorios con tanto lazo de intercambio personal, industrial o de trabajo”. El lehendakari, en todo caso, ya firmó un acuerdo de colación con la navarra María Chivite en diciembre de 2021 e iba a reunirse también con el castellanoleonés Alfonso Fernández Mañueco en esas mismas fechas pero lo frustró la convocatoria electoral.

La cita de este martes venía motivada por la Asamblea General de la Comisión Arco Atlántico, celebrada en Donostia y en la que Euskadi ha renovado por dos años la presidencia. Urkullu ha reivindicado la necesidad de fortalecer este espacio en el que participan regiones desde Portugal hasta Irlanda para hacer frente a retos como el Brexit, la guerra de Ucrania o la pandemia de la COVID-19. “Sumar fuerzas es más necesario en momentos de incertidumbre”, ha proclamado Urkullu, quien ha añadido: “Una nueva crisis, derivada de la agresión unilateral e injustificada de Ucrania perpetrada por Rusia, nos amenaza en estos momentos”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats