La portada de mañana
Acceder
Sanidad pisa el acelerador para ampliar la ley antitabaco a espacios al aire libre
CRÓNICA | Sánchez logra la reconexión emocional y política del PSOE
OPINIÓN | Los jueces Bovril, por Elisa Beni

A navajazos en el narcopiso de la calle Tesoro

Suceso Tesoro 28

El pasado lunes amaneció con susto para los habitantes de Tesoro. Varios coches de policía y ambulancias irrumpieron en su calle a primera hora, alertados por una pelea a navajazos que se produjo en el narcopiso ubicado en uno de los bajos de su número 28, en pleno centro de Madrid.

El dispositivo se desplegó después de la reyerta de al menos dos individuos, que acabó con heridas de arma blanca, informan a Somos Malasaña los vecinos de la zona. Un incidente que, aunque muy llamativo, no es el primero que tiene lugar a esta altura de la calle, una de las más conflictivas del barrio.

La problemática del lugar ya la denunciaron los vecinos el pasado mes de enero, en un artículo publicado en Somos Malasaña: la antigua portería del edificio está okupada por una mujer que supuestamente ha convertido su vivienda en lo que llaman los vecinos "un narcopiso": un lugar en el que se suministra y consume habitualmente droga y que se ha convertido en foco de atracción para reyertas, para plaga de chinches -sufrieron una en verano- e incluso casos de prostitución en el portal.

La situación no ha ido a mejor desde enero: los compradores del narcopiso han destrozado el portero automático del portal y, aunque hace una semana se produjo una operación de la Policía Nacional en este piso con el objetivo de desalojarlo y acabar con el foco de inseguridad, el inmueble volvió a ser okupado a los pocos días y se reprodujeron los incidentes, que acabaron con la citada pelea a navajazos del lunes.

Los vecinos están asustados y algunos de ellos cuentan cómo los habituales del narcopiso les amenazan en ocasiones cuando pasan por el portal intentando acceder a sus viviendas. Uno de ellos incluso amenazó con violencia a uno de los inquilinos mientras le acompaña por las escaleras. Ante esta situación de inseguridad, varias personas de este inmueble -donde reside además una menor- y del portal de enfrente ya están buscando otro piso donde vivir.

La pequeña calle Tesoro es una de las que más sucesos acumula de Malasaña. En los últimos meses se registró otra visita masiva de ambulancias por una caída de un okupa en el número 7 de la vía, en un edificio en estado de abandono. Y el pasado verano los vecinos del cruce con Minas padecieron el incendio de un aparcamiento de motos, durante el que resultaron ocho vehículos calcinados.

Isa

Soy vecina de Tesoro y viví hace años junto a una casa abandonada que ocuparon y también convirtieron en un supermercado de droga, en otro barrio. 15 años más tarde, aburrida de esperar a que las autoridades los desalojaran, me di por vencida y acabe por vender el piso, con la consiguiente pérdida de valor. Aprendí que la Policia rara vez puede hacer algo, por vacios legales (debe ser el dueño del inmueble quien requiera el desalojo, ellos no pueden actuar si no es así, y a ver quién es el majo que se enfrenta a esa ralea). Los vecinos del inmueble quizá deberíais plantearos, aunque suene una locura, volver a contratar a la elementa esta y volver a dejarla vivir en la portería con un pequeño sueldo, haciendo las labores que hacía. Si así se compromete a vivir como lo que no es, una vecina civilizada, os será más barato que malvender vuestros pisos y pagar destrozos constantemente. Si esperáis que se cambie el código penal español para que las autoridades actúen de oficio en un portal de Madrid lo lleváis claro. Por no hablar de que se irán a otro portal de la zona, ya que tienen ahí la cartera de clientes y, francamente, para que se vengan al mío prefiero que sigan en el vuestro, ya que el problema se ha generado en vuestra comunidad y deberíais ser vosotros quienes lo solucionen, o si no, quienes asuman las consecuencias si no sois capaces de arreglarlo.

Carlos

Mi apoyo a los que sufren esta situación, vaya putada.



Estoy con Isa en que la Policía hará hasta donde la ley les permita, no van a tomar una actitud de salvadores que se espera sean a veces (cuentos de películas), por mucho que la situación sea injusta. Aparecerán cuantas veces se les llame. Quizá sea una solución, llamar todas las noches, haya o no problemas... (uy, es que han llegado ustedes y acaban de terminar los problemas). La ley marca el porqué, el cuándo y los plazos...



Buena idea el buscar soluciones alternativas dentro de lo legal. Pero no se me ocurren más que alternativas contundentes y no las voy a sugerir siquiera. Yo no las llevaría a cabo, pero estoy seguro de que funcionan si atendemos a la practicidad inmediata y sin contar con los daños colaterales. En parte entendería que las llevarais a cabo... esta situación no es normal y para nada me gustaría sufrirla en mi casa, por tanto mi solidaridad.

Vecino Hastaloshuevos

¿Y qué hay del camello Antonio y su novia yonki rubia maltratada que viven en el bajo del 17 de la calle Tesoro? La han liado varias veces y ya solamente porque al tipo ése le de por patearla a veces en la misma calle la policía debería hacer algo definitivo.



Los que se supone que se están rehabilitando de la calle Pozas van de madrugada y a cualquier otra hora a pillarle, lo sabe toda la calle y lo escuchamos toda la calle.



No sé cómo a estas alturas no han entrado en su casa a sacarle todo el material y meterle a él en la cárcel y a ella en algún centro de rehabilitación.

Isa

Ese es el resultado de poner centros de atención a esta gente enferma entre gente civilizada que tiene derecho a vivir en paz. No sería mejor abrir estos centros en las afueras, donde haya descampados y zonas libres para que puedan desarrollar sus aficiones sin que les molesten? O hay que abrirlos céntricos por si se quieren dar una vuelta después de pinchárse? Vamos que me dan pena, pero mas pena me doy yo que lo sufro

Carmen

Menos mal que el tema de la delincuencia y

las navajas ya se va arreglando un poco
Etiquetas
Publicado el
19 de mayo de 2018 - 12:02 h

Descubre nuestras apps

stats