La portada de mañana
Acceder
Zagatka, la fundación que financió una década de viajes de placer de Juan Carlos I
Habla la Generación Z: "Sabemos que el futuro será jodido. Somos pesimistas"
Opinión - ¡Busquen al hombre!, por Elisa Beni

Agresión en Malasaña por llevar un polo con la bandera de España

agresion juan pujol

La tarde del pasado viernes fue convulsa en el corazón de Malasaña. Pasadas las 19.30 un joven de 18 años fue agredido por un grupo de otras cuatro personas, golpes que se iniciaron después de que le recriminaran llevar un polo con la bandera de España en sus mangas, informa el diario ABC.

La víctima paseaba junto a dos amigas por la plaza del Rastrillo (llamada oficialmente hasta hace poco de Juan Pujol) cuando varios jóvenes le gritaron, con intención de burla, "¡viva España!", al ver los colores de su vestimenta. El aludido les respondió con un "¡viva!" que desencadenó la agresión física del grupo sobre él, con varios golpes, uno de ellos en la nariz, por la que comenzó a sangrar a causa de la paliza.

El agredido fue rápidamente atendido por el Sammur unos metros más allá, en el cruce de las calles San Vicente Ferrer con Santa Lucía. Allí mismo denunció también los hechos, lo que motivó la detención poco después de cuatro presuntos agresores, cuatro jóvenes de 17, 23, 27 y 28 años, uno de ellos con antecedentes policiales "por hechos similares", relata ABC citando fuentes de la Policía Nacional.

Delitos de odio en Malasaña

Delitos de odio en Malasaña

El hecho denunciado no es el primer delito de odio registrado en la zona durante los últimos tiempos, casi un año después de la manifestación fascista que la organización ultraderechista Hogar Social Madrid organizó en el Dos de Mayo y provocó tensión en sus calles. Entonces varios de sus participantes fueron denunciados por la policía municipal.

Malasaña también ha registrado en los últimos tiempos otros delitos de odio relacionados con la homofobia, como el que tuvo lugar en la calle Pez en mayo del año pasado, donde un joven recibió otro puñetazo en la cara -que le rompió la nariz- por su condición de homosexual.

Barón Rojo

ya los habrá soltado la jueza progre de turno...

Mikel

Qva solo suelta a peperos ladrones,

curas pederastas y los miembros de hogar social.
Etiquetas
Publicado el
4 de junio de 2017 - 14:01 h

Descubre nuestras apps

stats