Corredera Baja 20 queda en manos privadas

Edificio 'okupado' en la Corredera Baja de San Pablo, 20 | Foto: AP

Era algo que se veía venir. La venta del edificio del siglo XVII del número 20 de la Corredera Baja de San Pablo y la del edifico del número 39 de la calle Barco, que compartían parcela y titularidad pública, tenía que llegar. Tras varios intentos de colocarlos mediante subasta pública, el Ayuntamiento por fin les encontró comprador el pasado mes de julio. La sociedad limitada Prime Cities Spain, constituida el pasado mes de abril con 3.000 euros de capital social y con un administrador único radicado en Málaga, es su nuevo dueño, según información publicada por el diario ElPaís.

Adquiridos en 1991 por el Ayuntamiento, ambos edificios deberían haberse convertido en pisos y equipamientos sociales que beneficiarían a los vecinos del barrio de Malasaña, según el compromiso adquirido por los entonces gestores municipales. Sin embargo, pasado el tiempo, lo que ha sucedido ha sido algo muy distinto y serán manos privadas quienes gobiernen el destino de un conjunto, hoy ruinoso por la dejadez manifiesta del Ayuntamiento, y que tiene protección integral en Corredera y protección de estructura, fachadas y escalera en Barco. De Corredera 20 se dice que es el edificio de viviendas más antiguo de todo Madrid.

El precio final de venta del conjunto se desconoce, ya que no se ha hecho público. Lo que sí se sabe es que en una última subasta, en la que no se halló comprador, se pedía 4,7 millones por él. La primera vez que se sacó a subasta, el precio de salida fue de 11 millones.

Cierta actividad de obreros en el edificio fue lo que alertó este verano de que algo había pasado con estos inmuebles para los que en su día (año 2011, Proceso Corredera) distintas fuerzas sociales de Madrid elaboraron un plan de rehabilitación integral -que hubiera salido gratis a las arcas municipales- y un proyecto social que les devolviera la vida. El plan fue rechazado por los responsables municipales, que prefirieron seguir dejando morir este espacio.

La asociación vecinal ACIBU, así como Madrid Patrimonio y Ciudad, han protestado por la venta de estos edificios y la pérdida patrimonial que para la ciudad supone. Del mismo modo, ACIBU lamenta que con la falta que en el barrio hacen espacios dotacionales se desaprovechen oportunidades como ésta. Queda en estudio retomar la actividad de la plataforma social que trató de recuperar los edificios para los ciudadanos, así como emprender acciones legales contra esta venta. Sin embargo, distintas fuentes consultadas comentan que poca cosa se puede hacer ya, además de hacer pública la denuncia.

Está arrancando la última etapa de la actual legislatura y Madrid va a asistir a numerosos cambios urbanísticos, en una carrera acelerada y con fecha de caducidad. En Malasaña se están produciendo distintos movimientos en torno a edificios y espacios de titularidad tanto pública como privada: Escorial 16, Fuencarral 16, San Mateo, San Bernardo 68, los cines Luna...

Etiquetas
Publicado el
16 de septiembre de 2014 - 02:50 h

Descubre nuestras apps

stats