eldiario.es

Menú

El PNV decide entre abrir una nueva etapa política en España o salvar a Rajoy con su abstención

El partido de Andoni Ortuzar debe decidir este jueves si da aún más aire a Rajoy tras apoyar sus Presupuestos o apoya la moción de censura de Sánchez y sacude el tablero político español

Asegurar los 540 millones arrancados a Rajoy en los Presupuestos, parar los pies a Ciudadanos y no verse solos en la decisión final estarán encima de la mesa de la reunión extraordinaria del EBB

El PP vasco ha dejado claro que la moción de censura "pone en riesgo la estabilidad política en Euskadi", donde su voto a favor ha permitido sacar adelante las cuentas de Urkullu este año y el anterior

26 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Sánchez llamó a Ortuzar para informarle de la moción de censura, pero el PNV no adelanta su voto

Sánchez llamó a Ortuzar para informarle de la moción de censura, pero el PNV no adelanta su voto

El PNV, en el centro de la política española una vez más. La Ejecutiva nacional del partido (EBB),  que lidera Andoni Ortuzar, se reúne de manera extraordinaria este jueves para tomar una de las decisiones más difíciles de su historia reciente: abstenerse y dar más aire aún a un presidente como Mariano Rajoy, agujereado por la corrupción, o apoyar la moción de censura del líder del PSOE, Pedro Sánchez, y abrir una nueva etapa política en España.

Esa es la disyuntiva a la que tienen que hacer frente los miembros del EBB en su reunión extraordinaria de este jueves, a la que está previsto que acuda también el lehendakari, Íñigo Urkullu, según han confirmado fuentes de Lehendakaritza, ya que el mandatario vasco únicamente tiene que comparecer en la sesión del Parlamento vasco. "La agenda ya estaba limpia con antelación", añaden fuentes de la Presidencia vasca. La reunión tendrá lugar en la sede del partido en Vitoria.

Y aunque durante toda esta semana se han planteado como uno de los aspectos nucleares para los peneuvistas asegurar los 540 millones  que el PNV arrancó a Rajoy para Euskadi en la negociación de los Presupuestos Generales del Estado de este año, no es el único asunto que Ortuzar y los suyos van a sopesar para tomar la decisión final. Aunque pueda parecer algo menor, para el PNV el concepto de "estabilidad" es muy importante a la hora de inclinar la balanza en uno u otro sentido. Fue uno de los argumentos utilizados en su relato para explicar que, pese a haber 'traicionado' su palabra de vasco -como le ha afeado en público Arnaldo Otegi- por apoyar unos Presupuestos con el 155 vigente en Catalunya, ese era un bien a proteger en esta coyuntura. Y, además, aquella decisión cerraba de un plumazo otro de los temores del PNV: un adelanto electoral que pudiera allanar al camino a La Moncloa a Albert Rivera y su partido, Ciudadanos, la "bestia negra" de los nacionalistas vascos.

El otro bien a proteger, si duda, es que a ser posible este cáliz no lo tenga que beber en solitario el PNV: la soledad de Ortuzar. Durante toda la jornada del miércoles -en la que los rumores y las informaciones se solapaban con los desmentidos, los 'tuits' y las declaraciones de algunos líderes políticos ( como las de Iglesias, que dieron aún más aire a interpretaciones erróneas o sesgadas), el PNV esperaba alguna señal desde Catalunya. Algo que les sacara de la soledad en la que los acontecimientos cada vez parecen situarle si, como todo indica, los nueve diputados de ERC y los ocho de la antigua convergencia (PDeCAT) se suman a los 84 del PSOE, los 67 de Unidos Podemos, los cuatro de Compromís y el de Nueva Canarias (el diputado Pedro Quevedo). Pero hacen falta 176.


De hecho, el partido de Ortuzar ha querido cerrar con ese 'tuit' desde su cuenta oficial a última hora de la tarde del miércoles todas las especulaciones del día sobre su supuesto apoyo a la moción del PSOE, algo que los peneuvistas han valorado tan seriamente como su abstención final.

Aunque el PNV oficialmente  había  afirmado por la mañana en un comunicado que "en ningún caso" vincularía su decisión "a terceros", lo cierto es que todas las miradas del partido de Ortuzar están en  lo que finalmente decida el PDeCAT. Si bien, de manera explícita, los nacionalistas catalanes, la antigua Convergencia, han optado por guardar silencio, no se descarta que finalmente anuncien su voluntad de apoyar la iniciativa de Sánchez para desbancar a Mariano Rajoy, justo después de la primera parte de la moción de censura, tras escuchar la intervención del candidato.

Mucho más claros han sido los republicanos. Gabriel Rufián, por la mañana, en la sesión de control al Gobierno, decía en el Congreso de los Diputados: "echar a ladrones y carceleros de Moncloa no es una opción, es una obligación", en alusión a Rajoy.

Y, finalmente, taponar la posibilidad de un adelanto electoral y una posible victoria del partido de Albert Rivera es otra de las obsesiones que ha guiado la actuación del PNV en el Congreso de los Diputados. Eso también se lo dejó claro Ortuzar a Sánchez en la primera conversación que mantuvieron en la noche del lunes y lo han repetido los peneuvistas en todos los contactos que han mantenido con los impulsores de la moción de censura. 

Inestabilidad también en el Gobierno vasco

La posibilidad de que los dos partidos independentistas apoyen la moción de censura situaría toda la presión en el PNV, como ya adelantó este periódico el pasado lunes, el peor de los escenarios para el partido de Ortuzar. Es entonces cuando la aritmética empezaría a funcionar de verdad y resonaría con fuerza el 'tic-tac-tic-tac' de la cuenta atrás para la decisión más difícil de la historia reciente del partido que fundó hace más de 110 años Sabino Arana.

El PNV traslada al Gobierno y al PP que se está pensando si apoya la moción de censura de Pedro Sánchez

El PNV traslada al Gobierno y al PP que se está pensando si apoya la moción de censura de Pedro Sánchez

La otra cuestión, esta sí que afectaría a Urkullu, es la posibilidad de que un golpe de timón del PNV en su política en España, un auténtico tsunami en el tablero político español, tuviera su réplica en Euskadi, con un PP dispuesto a abandonar a su suerte al Ejecutivo en minoría (por un escaño) apoyado en el PNV y el PSE-EE. Los populares de Alfonso Alonso han permitido con su abstención que Urkullu sacara adelante sus Cuentas este año y el anterior. Alonso ha dejado claro que la moción de censura del PSOE "pone en riesgo la estabilidad política en Euskadi". Y ha animado al PNV a que apueste "por la moderación, el equilibrio y la estabilidad" y no la apoye. "Se me hace muy difícil pensar que el partido que hace una semana votó los Presupuestos Generales del Estado para 2018, garantizó la estabilidad y la continuidad del Gobierno pueda sumarse el viernes a una operación de derribo con fuerzas antisistema".

El PNV, en el centro de la política española una vez más. A su pesar. Así ha sido desde que se celebraron las elecciones generales el 20 de diciembre de 2015. Ya entonces Ortuzar dijo que el futuro de España no podía recaer sobre las espaldas de los cinco diputados de su partido. O los comicios de junio de 2016. O los dos presupuestos de 2017 y 2018 o la moción de censura presentada por Unidos Podemos en mayo de 2017 y la de ahora de PSOE, tras conocerse el demoledor fallo de la primera etapa del caso Gürtel por la corrupción del PP, una organización constituida para delinquir", según la sentencia que ha abierto la madre de todas las tormentas políticas en España. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha