Ni el PP ni el PSOE van a parar a Podemos

Rajoy aparece más solo e inepto que nunca.

Se diría que la actual estructura del poder político se está derrumbando a un ritmo que se acelera cada día. Empieza a ser inimaginable que quienes hoy mandan vayan a seguir haciéndolo dentro de un año o quién sabe si menos. Hasta desde dentro del PP surgen voces que piden que no sea Rajoy quien encabece la lista de las generales, al tiempo que en el PSOE se consolidan las dudas sobre la solvencia de Pedro Sánchez como candidato. Las encuestas pronostican un cataclismo electoral que, más allá del anunciado éxito de Podemos, podría dar paso a una situación de ingobernabilidad, transitoria o duradera.

El panorama, al que nada apuntaba hace solo seis meses y que se agrava con la crisis catalana, parece, hoy por hoy irreversible. Y por muchas vueltas que se le dé, no se atisba elemento alguno que pudiera modificarlo sustancialmente. Porque sus raíces son muy hondas. Y las triquiñuelas politiqueras o las argucias electoralistas, que ya es lo único que cabe esperar de los grandes partidos, no van a valer frente a eso.

Podemos está en el centro de todos los debates, sobre todo de los que mantienen por su cuenta y riesgo los ciudadanos corrientes. La aparición el partido de Pablo Iglesias en la escena política ha sido el revulsivo que se esperaba desde hacía muchos años y que muchos consideraban ya imposible. En España la gente se interesa hoy por la política como no lo hacía desde los tiempos de la transición. Y seguramente más que entonces. Porque en aquellos años la gran masa de la juventud se mantuvo bastante al margen del proceso, pues estaba sobre todo centrada en ocupar los enormes espacios de libertad que se abrían, casi por sí solos, tras la caída del franquismo. Y hoy, al menos buena parte de ella, protagoniza la corriente de rechazo a la actuación del poder constituido, e incluso a su legitimidad, que expresan las encuestas.

Ese rechazo es el elemento que define la situación que estamos viviendo. Bastante más que Podemos mismo, que, hoy por hoy, es sólo el vehículo que puede canalizar y dar forma político-electoral a esa corriente. Lo cual no es poco. Y que puede ser mucho si las circunstancias y las decisiones de sus dirigentes lo favorecen.

Hay otra manera de leer los pronósticos para las elecciones generales que hacen los sondeos. Consiste en subrayar que el voto de rechazo, es decir, el voto a Podemos, crece sin parar. Desde el 7% de las europeas hasta el 23 y el 24% de las últimas encuestas. En sólo cinco meses y sin indicios que apuntaran a nada parecido. O, cuando menos, sin que los detectara nadie de los que están llamados a estudiar esas cosas. Pero frente a ese hecho extraordinario hay que colocar otra realidad que sí aparecía claramente en las encuestas, aunque casi ningún analista supo entonces vislumbrar sus consecuencias.

Hablamos de la opinión de la mayoría de los ciudadanos en torno a lo que ha estado ocurriendo hasta ahora y desde hace ya bastante tiempo. De su indignación por la corrupción, por los desmanes de los bancos, de su desconfianza abrumadoramente mayoritaria en los políticos, de su convicción de que éstos eran incapaces de mejorar la situación económica. Que para la mayoría de los españoles era y es mucho peor de lo que dice la propaganda triunfalista del gobierno, que ha sido un fracaso, hasta rozar el ridículo, del gobierno de Rajoy.

Los políticos instalados, sobre todo los grandes partidos, han venido despreciando sin más esos mensajes. Debían creer que, como habían hecho otras veces en el pasado, terminarían por amansarlos. O se veían incapaces de hacer algo para atenderlos. O estaban en otras cosas. Lo cierto es que el rechazo masivo estaba ahí, esperando su oportunidad. La entrada en escena de Podemos se la ha dado. Con un banderín de enganche tan simple como el de presentarse como algo que nada tiene que ver con los que mandan, sea cual sea su color. Y con pruebas fehacientes, al alcance de cualquiera, de su pureza.

Ha sido una especie de milagro, de conjunción perfecta que se da muy pocas veces. Y por eso genera tanto entusiasmo entre quienes se han subido a ese carro. Sin poner mayores pegas. Simplemente porque necesitaban que hubiera una opción distinta, porque las que había ya no les interesaban o les repateaban. En muchos casos, incluso sin que les importe demasiado saber en qué va a terminar todo esto. Porque les basta con poder dar un golpe en los morros a los que ellos creen que les han toreado desde hace demasiado tiempo.

Hoy por hoy no se vislumbra nada que pueda que pueda frenar o revertir esa dinámica. Rajoy aparece más solo e inepto que nunca. Su intento de galvanizar al electorado que se le ha ido con una nueva campaña contra Cataluña, las triquiñuelas fiscales que está ensayando Montoro, o el paquete de medidas electoralistas que a toda prisa prepara su gobierno pueden terminar tan patéticamente como su campaña sobre la recuperación económica. En teoría, aún le queda una baza: la de decir, más o menos como hizo Felipe González en vísperas del referendo sobre la OTAN, que una izquierda dividida va a ser incapaz de gobernar y que frente a eso sigue siendo mejor mantener al PP en el poder. Pero Rajoy está demasiado deteriorado como para poder sacar partido de algo como eso. Y si su partido decide que él sea el cabeza de lista en las generales, el nuevo candidato no lo tendría mejor.

Por otra parte, tampoco es previsible que el PSOE pueda salir del marasmo en el que sigue. Pedro Sánchez aún no se ha quemado del todo, pero sus límites, los personales y los que se derivan de la anterior trayectoria de su partido, de su imagen ante la gente, ya han aparecido con una claridad meridiana. Y las dudas que sobre él ha sugerido su mentora, Susana Díaz, indican que dentro de su propio partido son muchos los que lo ven así. Y no parece que Izquierda Unida y UPyD vayan a modificar la escena que se está gestando. Puede incluso que intensifiquen sus rasgos con mayores trasvases de votos a Podemos.

Aún queda mucho tiempo para las generales. El partido de Pablo Iglesias puede aún meter la pata en ese periodo. O no. O ser víctima de maniobras oscuras orquestadas por el poder. Pero empieza también a estar claro que de aquí a entonces el PP va a sufrir algo parecido una crisis interna. La economía no va a regalar nada bueno al PP. Al tiempo seguirán apareciendo casos de corrupción. Y la crisis catalana va a seguir confirmando la ineptitud del gobierno y la inanidad del PSOE. Y no parece que Pedro Sánchez pueda sacarse ninguna carta de la manga.

La suerte parece echada. Podemos está llamado a ser una referencia en el futuro Parlamento. De la que nadie va a poder prescindir. ¿Para qué? Hoy por hoy eso es una incógnita. Pero que no es imprescindible resolver en estos momentos. Ni, tal vez, posible. Porque lo que hoy está haciendo Podemos es tratar de canalizar una corriente popular que seguramente ni el más optimista de sus gestores preveía tan grande. Y con eso bastante tiene. Todo es muy prematuro. La novedad está dando sus primeros pasos. Y quienes la critican por sus indefiniciones y sus inconsistencias, mejor harían en atender a sus propios problemas. Porque aunque no haya salido a la calle, la corriente a la que se subido el partido de Pablo Iglesias parece demasiado fuerte como pararse por esos detalles. Al menos hasta hoy.

Etiquetas
Publicado el
31 de octubre de 2014 - 19:41 h

Descubre nuestras apps

stats