eldiario.es

9

El mercado eléctrico

Cuando el Capital nos entrampa y afila sus cuchillos, es de ley defenderse de la única manera que tenemos

El Gobierno rechaza bajar los impuestos del recibo eléctrico

En la imagen, puesta de Sol junto al tendido eléctrico y unos molinos de viento. EFE

La fuerza de la costumbre ha erosionado tanto nuestras vidas que hemos adquirido la fea costumbre de dejarnos timar. Es más, ante la estafa, no oponemos resistencia.

Asistimos dóciles al espectáculo de una clase política que es la primera beneficiaria del engaño. Esperemos que nuestra docilidad sea pasajera y que entremos pronto en acción. Porque, de lo contrario, acabaremos degollados por el cuchillo ambicioso del Capital.

Sin ir más lejos, en estos días, se ha anunciado que sube el recibo de la luz y aquí como si nada; es decir, como si fuese un milagro del mercado que las bombillas alumbren, como si fuese normal seguir pagando tanto por un derecho tan básico como es el derecho a tener luz. Porca miseria. Y es que los del Gobierno, cuando se trata de dar razones ante la trampa de las eléctricas, miran al cielo y justifican la subida con asuntos meteorológicos, o miran al suelo y nos hablan de crisis petrolífera, o cierran los ojos y justifican el atraco con toda una ristra de asuntos complejos; los mismos asuntos que aparecen reflejados con mañas de trilero en el jeroglífico que supone el recibo de la luz.

Desde que la energía eléctrica sale del generador, hasta que llega hasta las bombillas, por el camino del cableado, son muchos (y muchas) los que trincan. Por lo mismo, cada vez que nuestros representantes políticos se sientan con el Capital, dispuestos a negociar el recibo de la luz, lo único que están haciendo es negociar un puesto para cuando el código de barras de la legislatura cumpla con su fecha de caducidad. Acebes, Aznar, González, Oreja, Roca, Borrell, Salgado, Solana, Solbes, Tocino... Son solo algunos apellidos de políticos (y políticas) que están, o han estado, vinculados a empresas energéticas de carácter privado, dispuestos a filetearnos por lo fino. ¡Esa casta!

Por lo dicho- y por lo callado- en esta pieza,  sería de obligación para nuestros representantes políticos que dicen mirar a la izquierda, un golpe de mano abierta que nacionalice las eléctricas, pues, como las siga regulando la mano invisible del Capital, va a llegar un momento en que el pueblo se va a quedar a oscuras por falta de pago en el recibo y, tarde o temprano, se acostumbrará a solucionar el día a día a base de empalmes y pinchazos en el cuarto de contadores.

Cuando el Capital nos entrampa y afila sus cuchillos, es de ley defenderse de la única manera que tenemos. Es decir, la que nos dejan. A ver si.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha