eldiario.es

Menú

Granada huele a incienso y mirra

El fervor religioso de los granadinos se mezcla en Semana Santa con la curiosidad de los turistas que llegan de todo el mundo

La Alhambra es tan hermosa por dentro como por fuera y hay que planificar su visita con semanas de antelación

El barrio del Realejo es una buena alternativa para ir de tapeo y escapar del bullicio de Albaicín

- PUBLICIDAD -
Granada

Alhambra

Cada año, entre Domingo de Ramos y Domingo de Resurrección, la Granada árabe nazarí cede su protagonismo indiscutible a la Granada cristiana. Durante ocho días, las 34 hermandades toman la ciudad. El fervor religioso de los granadinos vestidos con sus mejores galas se mezcla con la curiosidad de los miles de turistas que llegan de todo el mundo atraídos por la Semana Santa andaluza y por la belleza sin igual de la Alhambra.

Las procesiones colapsan las calles y las bandas de música marcan el paso de los sufridos costaleros y de los nazarenos que expían sus pecados caminando descalzos. Ya no canta saetas el maestro Enrique Morente al Cristo de los Gitanos, pero el penetrante olor a incienso y mirra quemado con carbón sigue perfumando el aire hasta marear. En las numerosas iglesias se exponen los elaborados palios de la Virgen y del Cristo decorados con velas y flores. Duelen los ojos de tanto adorno barroco dorado y plateado.

Granada

En Granada, lo árabe y lo cristiano se entremezclan en cada rincón a pesar de la destrucción que siguió a la toma de la ciudad en 1492. Los deliciosos dulces de leche frita, pestiños, torrijas y rosquillos que se venden en la pastelería López-Mezquita de la avenida de los Reyes Católicos comparten mesa con el cuscús de verduras y el té a la menta que ofrecen los restaurantes y teterías marroquíes de la calle Elvira.

Algunas calles del Albaicín y de los alrededores de la Catedral conservan todavía su toponimia árabe como la Alcaicería y la plaza Bib-Rambla, cita obligada para desayunar unos churros con chocolate.

Desde lo alto de la colina Sabika, la fortaleza roja – Alhamra, en árabe- resiste el paso del tiempo y contempla impertérrita la ajetreada vida de la ciudad que se extiende a sus pies. La Alhambra es patrimonio de la humanidad desde el año 1984 y encabeza la lista de los monumentos más visitados de España superando con creces los tres millones de visitas anuales. Hay que planificar su visita con tiempo ya que las entradas se agotan en cuestión de horas. Lo más recomendable es comprarlas por Internet.

Recién descubierta por el turismo estadounidense que estos últimos años ha invadido la ciudad, la Alhambra es tan hermosa por dentro como por fuera. Durante el día, su silueta recortada sobre el fondo nevado de Sierra Nevada corta la respiración.

Por la noche, sus murallas iluminadas obligan a mirar al cielo y a admitir que Carlos Cano tenía razón cuando cantaba que Granada, encajonada en el valle que riega el río Darro y que desaparece bajo la plaza de Santa Ana, sólo tiene salida por las estrellas.

El barrio más conocido de la ciudad es el Albaicín, también patrimonio de la humanidad. El barrio musulmán medieval más internacional se levanta desde la Carrera del Darro y el Paseo de los Tristes hasta el Mirador de San Nicolás y se extiende más allá superando la antigua muralla de la Alcazaba y llegando hasta el Sacromonte, zona del flamenco y de las cuevas de los gitanos excavadas en la montaña que ahora se alquilan a los turistas, a través de la Cuesta del Chapiz.

Granada

Sus empinadas calles quitan el aliento igual que sus casas con jardín conocidas como cármenes y las tiendas de souvenirs marroquís hechos en Turquía. El autobús C1 que sale desde la Plaza Nueva es una buena alternativa para llegar hasta del Mirador de San Nicolás desde donde las vistas sobre la Alhambra son espectaculares. El inconveniente es que la recoleta plaza se llena de turistas escandalosos haciendo botellón y de vendedores de artesanía, por eso es mejor contemplar la fortaleza roja desde el jardín de la mezquita situada cerca del mirador.

Una buena opción para escapar del bullicio del turismo es perderse por el pintoresco barrio del Realejo, antiguo enclave de la judería granadina situado al otro lado de la Alhambra. De la presencia judía en Granada no queda ningún vestigio a la vista y sólo el Centro de la Memoria Sefardí situado en la escondida placeta Berrocal se encarga de recordar las ricas tradiciones del pueblo judío de la Garnata al Yahud.

El Realejo, con su Campo del Príncipe lleno de bares, es zona de tapeo. También lo es la zona que rodea el Ayuntamiento y que tiene en la calle Navas su centro neurálgico. La oferta gastronómica granadina es tan impresionante como las raciones de los platos y cada barrio tiene su propia ruta de tapas. La tentación es grande, por eso lo mejor para evitar volver con unos quilos de más es pedir media ración de todo, incluso del desconcertante queso de cerdo.

Granada

La visita al baño árabe de la calle Santa Ana para sudar los excesos etílicos puede ser una original forma de despedirse de una ciudad mítica que hechiza al viajero y cuya belleza los poetas han glosado desde hace siglos.

Vueling ofrece vuelos diarios desde Barcelona a Granada.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha