eldiario.es

Menú

Pedro Sánchez: “Los malos gobernantes son elegidos por aquellos que no votan"

El candidato socialista equipara a Rajoy e Iglesias: "La única salida a los extremos es el PSOE"

Ximo Puig arremete contra el PP y evita cualquier crítica a Podemos, que apoya el gobierno valenciano que él mismo preside

- PUBLICIDAD -
Sánchez reivindica el poder del voto y avisa: Sólo "un PSOE fuerte" hará que le apoyen quienes dijeron "no"

Pedro Sánchez con Ximo Puig y Ana Botella, en Valencia.

Una movilización de última hora de su electorado se ha convertido en la tabla de salvación a la que se aferra el PSOE para hacer frente a las encuestas en el ecuador de la campaña de las elecciones generales del próximo 26 de junio. El candidato a presidente del Gobierno Pedro Sánchez insistió este sábado en Valencia en que "la única salida a los extremos es el PSOE" y advirtió de que "los males gobernantes siempre son elegidos por aquellos que no votan"

El acto en Valencia se trasladó en el último momento del Parque del Oeste al Umbracle, en la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Los protagonistas, el candidato Pedro Sánchez y el presidente de la Generalitat y líder del PSPV-PSOE, Ximo Puig, llegaron con una hora de retraso. Venían de participar en el desfile del Día del Orgullo por las calles de una ciudad cuyo arzobispo, Antonio Cañizares, se ha empeñado en una cruzada contra lo que denomina "el imperio gay".

Sánchez, que fue aclamado por los 3.500 asistentes a la Fiesta de la Rosa de los socialistas valencianos al grito de "presidente, presidente", reivindicó la izquierda y la socialdemocracia e inició su discurso con un elogio a la igualdad. "Un día, escribimos la historia de este país con todos los colores del arco iris", aseguró al referirse a la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo que impulsaron los socialistas.

La cabeza de lista por Valencia, Ana Botella, previamente, había recordado a las víctimas de la masacre de Orlando y a la diputada laborista asesinada en el Reino Unido, para referirse implícitamente a la difícil coyuntura que dibujan las encuestas para el PSOE cuando invitó a los presentes a repetir que "un socialista o una socialista no se resigna".

También Ximo Puig hizo algo parecido, al iniciar su intervención con un vaticinio: "Pedro, la historia la vamos a cambiar". El líder valenciano, que tuvo sus diferencias con Pedro Sánchez por el veto a una candidatura al Senado con Compromís y Podemos, aseguró: "Luchamos para que el día 26 España tenga un presidente decente". Y añadió: "Si hay motivos en algún sitio para votar a Pedro Sánchez, es en la Comunidad Valenciana, porque necesitamos a un presidente aliado".

Puig calificó a Mariano Rajoy de "presidente indigno" y abogó por un Gobierno de España que atienda a la gente. Arremetió contra la pretensión del PP de captar "el voto moderado" en los comicios del 26J. "Ni un voto moderado a la derecha", reclamó Puig, que centró su intervención en criticar al PP. "¿Es igual que gobierne la izquierda que la derecha?", preguntó al auditorio, para responder: "No". Y añadir que "sin el PSOE no va a ser posible el cambio".

El presidente valenciano no hizo la menor referencia a Podemos, que apoya su gobierno con Compromís en la Generalitat Valenciana.

Algo que contrastó con el discurso de Sánchez, para quien el candidato de Podemos, Pablo Iglesias, y el del PP, Rajoy, "comparten una misma forma de entender la democracia como un contrato de adhesión". "Comparten un mismo adversario", insistió, "el PSOE".

El candidato socialista ironizó sobre los elogios de Pablo Iglesias a José Luis Rodríguez Zapatero. "Reconoce que los mejores presidentes son socialistas". Y aseguró que Rajoy carece de la "diligencia, honestidad y compromiso" que exige el Gobierno de España. "Frente a quienes no quieren que cambie nada y quienes lo quieren romper todo", situó Sánchez al PSOE.

La única alusión al gobierno "a la valenciana", que preside Puig y que tanto se citó en las frustradas negociaciones para formar Gobierno, la hizo el candidato socialista para afear a Pablo Iglesias que al plantearle un pacto se reservara el puesto de vicepresidente con competencias sobre la policía, los fiscales o los espías y no sobre las materias sociales que preocupan a los ciudadanos. "La única salida al bloqueo de los extremos es el PSOE", concluyó.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha