eldiario.es

Menú

Puig reclama una "alternancia higiénica" ante la "mascletà" de corrupción del PP

El líder del PSPV cree que los populares han hecho "mucho daño" a la Comunitat Valenciana con la sucesión de escándalos relacionados con Gürtel, Brugal, Nóos, Carlos Fabra...

Además ha señalado que "lo peor que le puede pasar" a los valencianos es que continúe gobernando el Partido Popular en la Generalitat

Ximo Puig ha aclarado sus polémicas declaraciones sobre Podemos, "en ningún momento quise compararles con Mussolini. Lo único que nos preocupa es el PP"

- PUBLICIDAD -
Puig cree que la "prioridad" del PSOE son las municipales no las primarias

El líder del PSPV, Ximo Puig, junto al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez

El secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, ha hecho balance de la situación en la Comunitat Valenciana a menos de un año de la celebración de las próximas elecciones autonómicas. Así, Puig ha llamado la atención acerca de la necesidad de una "alternancia higiénica" al frente del Consell en 2015, que considera

"fundamental" ante la "mascletá" de casos de corrupción protagonizados por dirigentes del PP valenciano.
"Para que pasemos página sólo hay una posibilidad, y es la alternancia higiénica", ha explicado a Europa Press Puig, quien cree que el PP "ha hecho mucho daño" a la Comunitat Valenciana con la sucesión de escándalos de corrupción en los que se han visto envueltos algunos de sus dirigentes, como el caso Brugal sobre recogida de basuras en la provincia de Alicante, el caso Nóos o los relacionados con el expresidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra, quien próximamente entrará en prisión.

El dirigente socialista, miembro de la nueva Ejecutiva federal de Pedro Sánchez, cree que la reputación de la Comunitat Valenciana "ha caído" durante los últimos años porque "sus dirigentes han ensuciado su imagen", dejando "una hipoteca enorme" a sus ciudadanos.

"No es el caso Gürtel, Nóos, Fabra o Brugal, el problema es que ha habido un caso PP", insiste advirtiendo de los "enormes costes" que esto tiene para los valencianos, tanto económicos como sociales y de imagen. "Hay que pasar página, no puede ser que la agenda política valenciana esté durante años contaminada por los casos de corrupción del PP", ha reivindicado el que aspira a presidir la Generalitat tras los comicios de mayo de 2015.

Como ejemplo ha puesto los casos de dos dirigentes populares que siguen en sus puestos pero cuya imagen es "muy lamentable", como son la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, imputada por varios delitos, o el presidente de Les Corts Valencianes, Juan Cotino, investigado por la visita del Papa a Valencia en 2006.

Responsabilidades políticas y penales

Para Puig, estos casos demuestran que los responsables públicos deben asumir responsabilidades políticas más allá de las penales o jurídicas, "Cualquiera que oiga los obscenos comentarios respecto al urbanismo entre la alcaldesa de Alicante y el conocido empresario Ortiz, es más que suficiente para que en un país democrático presentara su dimisión".

Y lo mismo sobre el presidente del parlamento valenciano, a quien atribuye que la visita de Benedicto VI pase a la historia como "una gran operación de corrupción". Por lo que, "apelando a sus más íntimas convicciones, creo que debería confesarse públicamente y ejercer la penitencia colectiva".

En esta situación, el líder de los socialistas valencianos insiste en que "lo peor que le puede pasar a la Comunitat Valenciana es que continúe el PP", y por eso cree que en los próximos meses se irá fortaleciendo "una alternativa progresista impulsada por el PSOE", un partido que aspira a ser "mayoritario" y ganar las elecciones.

"Va a haber alternancia higiénica y un programa serio, solvente y riguroso de gobierno -ha dicho convencido Ximo Puig-. Yo creo que la mayoría de los valencianos quieren pasar página y nosotros vamos a hacer todo nuestro esfuerzo para que el PSOE pueda gobernar con solvencia este tiempo".

"Necesidad vital" de buenas relaciones entre la oposición

Además, ve posible entenderse con los demás partidos que logren representación en Les Corts con el objetivo de hacer "un nuevo proyecto de comunidad". Puig ha confesado que existen "buenas relaciones" entre los partidos de la oposición, aunque ha reconocido que es "casi por necesidad vital" ante la "dictablanda" ejercida por los 'populares' durante los últimos años.

"Es verdad que esto ha provocado un cierto nexo de unión entre todos aquellos que queremos que la democracia valenciana y el autogobierno vayan hacia delante", ha profundizado dejando claro sin embargo que el PSOE aspira a formar un gobierno "sólido" y ser el partido mayoritario en las elecciones.

Frente a esta situación, ha señalado que el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, está aún pendiente del "dedazo" del presidente de su partido, Mariano Rajoy, para saber si optará a la reelección.

Máximo respeto a Podemos

Puig también ha aclarado que "en ningún momento" quiso comparar a Podemos con Mussolini, "igual que no compararçe nunca a PSOE y PP porque no somos lo mismo", al tiempo que mostraba su máximo respeto hacia los votantes de Podemos, "sólo quise aclarar que un partido nuevo no tiene que aportar necesariamente ideas nuevas". El líder del PSPV no ve un problema en Podemos, "porque lo único que nos preocupa es que el PP siga gobernando".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha