El acuerdo entre Gobierno andaluz y C's certifica la "muerte" del impuesto de sucesiones y donaciones

Firma del acuerdo para los presupuestos de la Junta de Andalucía de 2018.

El Gobierno de Susana Díaz aprobará este año los presupuestos autonómicos de 2018 de nuevo con el respaldo de C's y tras aceptar la mayor reforma fiscal hecha en Andalucía en 35 años. Supone prácticamente la eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones que hasta hace unos días defendían los socialistas como "justo" y "redistributivo de la riqueza", en pos de la "estabilidad".

Acuerdo para los presupuestos de 2018 en Andalucía tras aceptar la rebaja del impuesto de sucesiones de C's

Pacto para los presupuestos de 2018 en Andalucía tras aceptarse la rebaja del impuesto de sucesiones y donaciones de C's

El impacto de esta reforma fiscal se ha calculado en unos 90 millones de euros y la Junta de Andalucía compensará esta cesión a C's poniendo el énfasis en que las cuentas de 2018 prevén incrementos en las partidas destinadas a servicios públicos fundamentales. De hecho, la rebaja fiscal implica que sólo vaya a pagar cada año una media de 200 personas por estas herencias y donaciones, si se tiene en cuenta el último ejercicio liquidado, el de 2016, sobre un total de 20.000.

En concreto, el acuerdo, rubricado este miércoles entre el PSOE y C's en el Parlamento de Andalucía, recoge que las herencias entre familiares directos (de padres a hijos y entre cónyuges) quedarán exentas hasta el millón de euros por cada uno. Como para su pago también se computa el patrimonio que previamente tenga el heredero, se ha acordado que se considere el mismo a partir del millón de euros. Es decir, estarán exentas fortunas de hasta dos millones de euros, sumando lo que se tiene a lo que se hereda.

Las donaciones, también entre familiares directos, quedarán igualmente exentas hasta el millón de euros para la creación o ampliación de negocios que tengan domicilio fiscal en Andalucía, siempre que la inversión se produzca en el plazo máximo de seis meses desde que se recibe la cantidad y que se mantenga el proyecto empresarial por un mínimo de cinco años salvo fallecimiento del donatario. No se incluyen, eso sí, los negocios que tengan como objeto principal la gestión de patrimonio mobiliario o inmobiliario.

En tercer lugar, se elimina el error de salto que se había detectado con respecto a la reforma que entró en vigor el 1 de enero de 2017 y que ya incluía la exención del tributo hasta los 250.000 euros (en lugar de 175.000) y la bonificación del 99% en el caso del campo. De este modo, la totalidad de los ciudadanos que tienen que hacer frente a este tributo tendrán una graduación nueva que garantice que no haya un grupo que dé un salto "significativo" respecto al anterior en función de los porcentajes previstos para cada categoría.

La cuarta modificación incluida se refiere a las herencias y donaciones en el caso de personas con discapacidad, donde actualmente quedan exentas hasta 120.000 euros pese a no ser familiares directos. Con este acuerdo se incrementa el mínimo exento hasta 250.000 euros y, de nuevo, se corrige el error de salto en estos casos.

En vigor en enero de 2018

El portavoz parlamentario de C's, Juan Marín, ha sido el primero en comparecer, como en los dos acuerdos previos de este tipo entre ambas formaciones, y ha destacado que "hay que felicitar a los andaluces porque se trata de hacer justicia social" con una medida que entrará en vigor el 1 de enero de 2018.

"C's ha certificado la muerte de este impuesto en Andalucía", ha celebrado para poner luego el ejemplo de la Comunidad de Madrid, "con la que tanto se ha comparado", porque el PP la ha puesto siempre como ejemplo en su demanda de esta rebaja fiscal. "Hoy por una herencia de 900.000 se pagan en la Comunidad de Madrid 9.000, mientras que en Andalucía se abonarán cero", ha ejemplificado.

Lo pactado supone que "el 95% de los andaluces no tendrán que pagar por sucesiones y donaciones", según Juan Marín para quien lo firmado puede suponer un incremento de la recaudación porque ahora hay gente que "se siente más libre" tributando en otras comunidades autónomas y espera que se fijen en Andalucía.

"Comprendo que a los socialistas les haya costado soltar este impuesto. Lo entiendo y lo respeto, pero le agradezco la coherencia y sensatez para garantizar la estabilidad", ha subrayado Juan Marín, quien también se ha dirigido a los populares y su lucha contra este tributo: "Hemos demostrado una vez más que se puede hacer política útil desde la oposición, desde la mesa de la negociación, y no desde las trincheras de los medios de comunicación o la movilización". Para concluir: "C's va a pedir lo mismo en toda España. No tenemos modelos distintos, como el PP, que tiene uno para cada comunidad autónoma".

En cuanto a los problemas detectados con los coeficientes correctores, por los que se calcula el valor de la herencia de inmuebles, ha confiado en que sea la propia Consejería de Hacienda y Administración Pública la que lo calcule "de oficio, como se comprometió", si bien se ha preguntado que "¿a quién le importa ya eso cuando casi nadie va a tener que pagar?".

Para el PSOE, la clave es la "estabilidad"

Posteriormente, ha comparecido la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, en compañía del portavoz parlamentario del PSOE, Mario Jiménez. Éste ha presentado los presupuestos autonómicos de 2018, cuyo proyecto de ley se aprobará en las próximas semanas por parte del Consejo de Gobierno, como "los mejores" pese a la "cicatería" del Gobierno de España con Andalucía y ha destacado que se "enmarcan en un contexto crucial en el trayecto democrático del país" por el debate sobre la financiación autonómica. "De nuevo somos un ejemplo en el cumplimiento de nuestras obligaciones y en la apuesta por la recuperación", ha resumido el diputado.

Por su parte, María Jesús Montero ha expresado su "satisfacción" por el acuerdo, dado que "para mantener una posición de fuerza" en el debate sobre la financiación Andalucía "necesita" demostrar su capacidad para contar con sus presupuestos. Ha destacado que con el pacto "se pone Andalucía por encima de cualquier otro interés". Ha recordado que la presidenta marcó como "condición" que cualquier reforma fiscal se aprobara en un contexto de mejora de la economía, y ha reiterado la demanda de que sea el Gobierno de España es el que "armonice" este tributo.

De este modo, María Jesús Montero ha señalado que en Andalucía "sólo se pagará por una herencia millonaria y los que previamente sean millonarios". Cambia por tanto el PSOE su discurso de que "en Andalucía sólo pagan este impuesto los ricos" a que sólo lo harán "los millonarios".

También ella ha criticado a los populares por propuestas en materia de sucesiones y donaciones como dejar exentos a sobrinos y nietos. Ha recordado que "todas las comunidades autónomas tienen la misma figura fiscal en torno a los grupos 3 y 4", por lo que no entiende que pida esto para Andalucía. Es más, ha invitado a Juan Manuel Moreno, presidente del PP de Andalucía, a "cumplir su palabra" de que apoyarían unas cuentas en las que se redujera este impuesto y se incrementaran las partidas para los servicios públicos, como "ha quedado plasmado en este acuerdo".

Los datos publicados por la Junta de Andalucía revelan que las reducciones fiscales no han llevado a una menor recaudación, dado que ésta ha crecido por la mejora de la economía los últimos dos años. De hecho, en 2016 ingresó un 5,48% más por el cobro de todo tipo de impuestos, directos e indirectos, y tasas o precios públicos, hasta recaudar 14.874,7 millones de euros, frente a los 14.101,4 de 2015. Eso sí, los ingresos por el impuesto de sucesiones y donaciones bajaron un 3,33% en el periodo, hasta 379,3 millones de euros.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats