Dirigentes de Adelante Andalucía se desmarcan de Teresa Rodríguez y piden “unidad” con el “frente amplio” de izquierdas

Pilar González, Teresa Rodríguez, Antonio Maíllo y Pilar Távora, en Marbella | N.C.

Un nutrido grupo de dirigentes y ex dirigentes de Adelante Andalucía, junto a concejales y destacados nombres del andalucismo histórico, ha lanzado un manifiesto con el título 'Andalucía lo primero', que busca romper las reticencias de Teresa Rodríguez, líder de la confluencia, a unirse al resto de fuerzas de izquierdas, en consonancia con ese "frente amplio" que promueve Unidas Podemos de cara a las próximas elecciones andaluzas.

Unidas Podemos lanza otro "frente amplio" en una Andalucía con cuatro izquierdas enfrentadas

Unidas Podemos lanza otro "frente amplio" en una Andalucía con cuatro izquierdas enfrentadas

El documento, al que ha tenido acceso este periódico, hace "un llamamiento a la unidad de las organizaciones andalucistas y de izquierdas"; es "un llamamiento a la generosidad y el sentido común" (...) para "crear puentes de diálogo que desemboquen en acciones conjuntas". Y concluye: "Juntos podemos. Dejemos a un lado lo que pueda separarnos. Sumemos todo lo que nos une, que es mucho y tiene nombre: Andalucía".

Entre los firmantes destacan dos muy significativos: la ex líder de Izquierda Andalucista, Pilar Távora, una de las fundadoras de Adelante Andalucía, junto a Teresa Rodríguez (Anticapitalistas), Antonio Maíllo (IU) y Pilar González (Primavera Andaluza). El otro es José Pérez, actual coordinador de Adelante en Málaga. Sus nombres en este manifiesto, aun siendo a título personal, han provocado un pequeño terremoto en la coalición, con presiones desde el entorno de Rodríguez para que retiren sus firmas. Las discrepancias sobre la estrategia política para las andaluzas abre una grieta en la coalición que ahora controlan los Anticapitalistas, reacios a la reunificación de los partidos a la izquierda del PSOE.

El manifiesto

El manifiesto está en clara consonancia con la propuesta de crear un "frente amplio" de todas las fuerzas progresistas que impulsa Unidas Podemos, para evitar la victoria de las tres derechas en las elecciones andaluzas de este año. "Es urgente reactivar la conciencia del pueblo andaluz, es muy urgente que Andalucía salga de este mortal letargo y no se podrá conseguir sin la unidad de todos los que desean que lo que pude ser y no fue, sea. Podemos", reza el manifiesto, que recupera todas las reivindicaciones del andalucismo histórico.

En la lista de firmantes también aparecen concejales muy significados con el andalucismo en sus territorios -Jerez de la Frontera, Córdoba, Palma del Río, Baza, Castro del Río o Priego de Córdoba- y destacados ex dirigentes del andalucismo histórico, como el último secretario general del Partido Andalucista (PA) antes de su disolución, Julián Álvarez. También se trata de un apoyo simbólico de peso, dado que el discurso y el proyecto político que abandera ahora Rodríguez bebe de aquel andalucismo nacionalista.

El manifiesto Andalucía lo primero destapa algo que era un secreto a voces: entre los partidos que aún forman parte de Adelante Andalucía, tras la ruptura interna con dos de sus cofundadores (IU y Podemos), hay un profundo conflicto interno sobre qué posición deben adoptar sobre la propuesta de reunificar a todas las izquierdas bajo una sola marca electoral.

Conflicto interno

En la confluencia actual hay cuatro organizaciones políticas y dos rechazan frontalmente sumarse a ese "frente amplio". Anticapitalistas es el más reacio. Su apuesta es por concurrir en solitario en los próximos comicios y distinguirse incluso de sus ex compañeros como "los únicos que no obedecen los dictados de Madrid ni aceptan cogobernar con el PSOE". La misma posición tiene Defender Andalucía, organización que proviene del entorno del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT).

Izquierda Andalucista, dirigida ahora por Antuan Vargas, plantea en los debates internos el poder "superar con generosidad el desgarro interno" con sus ex socios de Podemos e IU, y buscar puentes con el objetivo de "cerrar el paso a un posible Gobierno de PP y Vox". Primavera Andaluza tiene una posición intermedia, aunque su líder, la senadora de Adelante, Pilar González, está claramente alineada con Rodríguez.

Pilar Távora, histórica andalucista hija del dramaturgo Salvador Távora, participó en la campaña electoral de 2018 y en todos los debates internos de Adelante Andalucía. Dejó de liderar Izquierda Andalucista en esta legislatura y abandonó los órganos de dirección para ocupar un puesto en el Consejo Audiovisual de Andalucía, incompatible con un cargo orgánico. Su firma en el documento es a título personal, pero representa un duro golpe al discurso de homogeneidad que hasta ahora se presuponía en el círculo de Teresa Rodríguez.

En la descomposición paulatina de Adelante, IU y la actual dirección de Podemos acusaban a la gaditana de estar tomando decisiones políticas y estratégicas sin consultar al resto de fuerzas de la coalición: presentarse con marca electoral propia a las generales o sellar el veto a cualquier cogobierno con los socialistas. Rodríguez respondía entonces que contaba con el apoyo sin fisuras de las dos organizaciones andalucistas -Primavera e Izquierda Andaluza- que, aun teniendo menor peso que Podemos e IU, sus votos contaban lo mismo [de hecho fue fundamental para admitir la entrada de Anticapitalistas, después de que Rodríguez abandonara la dirección de Podemos Andalucía].

Por el "frente amplio"

Ese alineamiento sin fisuras se ha roto. Ahora hay una contestación interna que, con este manifiesto, presiona a la ex dirigente morada para que se sume a Unidas Podemos y a Andaluces Levantaos, en un "frente amplio" capaz de competir con el PSOE por el voto progresista y de afianzar el bloque de izquierdas frente a las derechas que ahora gobiernan esta comunidad. El nombre de Távora en esa lista puede animar a otros dirigentes críticos de Adelante a ejercer esa presión. Los promotores de este manifiesto, consultados por este periódico, creen que "la herida es muy profunda", y que el núcleo duro de Anticapitalistas rechaza categóricamente la posibilidad de volver a entenderse con Podemos, tras su dramática expulsión del grupo parlamentario bajo la acusación de "tránsfugas".

La idea de unificar a todos los partidos a la izquierda del PSOE andaluz bajo la misma marca electoral está capitaneada por la confluencia que pilota Toni Valero, líder regional de IU, y Martina Velarde, secretaria general de Podemos Andalucía. Es el mismo movimiento político social que está tejiendo la vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz, pero a muy corto plazo. Díaz ni siquiera ha concretado su idea en un sujeto político, mientras que Valero y Velarde necesitan conformar la coalición electoral para las andaluzas que se celebrarán en junio u octubre, en palabras del presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno.

El llamamiento a crear un frente amplio de Unidas Podemos en Andalucía tenía dos interlocutores específicos: la líder anticapitalista y actual dirigente de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, y la órbita errejonista de Más País Andalucía, ahora transmutada en una nueva marca: Andaluces Levantaos.

La coalición original de Adelante Andalucía se desmenuzó hace un par de años en luchas intestinas entre Teresa Rodríguez y las direcciones de IU y Podemos. La gaditana dejó la formación morada, que dirigía desde 2014, pero siguió al frente de Adelante como líder de Anticapitalistas. Tras su ruptura con Pablo Iglesias, dirigió la confluencia hacia posiciones más soberanistas, marcando distancias con IU, el otro socio fundador, y con la nueva ejecutiva de Podemos. Las discrepancias, políticas y estratégicas, derivaron en un choque de trenes que acabó con su expulsión de Adelante, bajo la acusación de tránsfuga, junto a otros diez diputados afines. Esa expulsión fue posteriormente avalada por una reforma exprés del reglamento del Parlamento andaluz, que hizo suyo el Pacto nacional Antitransfuguismo, dando cobertura legal a los argumentos que usaron sus socios para echarla de la coalición. Desde entonces, Rodríguez y sus afines son diputados no adscritos, desprovistos de mayor capacidad política, y la pugna interna con sus antiguos socios no ha hecho más que recrudecerse.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats