El PP desmiente un acuerdo con Cs para poner de candidato a la alcaldía de Granada al único edil que quedaba

Según Ciudadanos, Huertas, que ejerce como alcalde interino, es el elegido por las direcciones nacionales de PP y Cs para ser el candidato en el pleno de investidura

Lejos de acabar, sigue el culebrón en el Ayuntamiento de Granada. Cuatro días después de que dimitiera el alcalde Luis Salvador, Ciudadanos y Partido Popular se han reencontrado para presentar a un candidato que lo sustituya. Sin embargo, cada uno ha presentado al suyo y los naranjas han salido mal parados en la ecuación. Según Ciudadanos, ambos partidos han acordado presentar a José Antonio Huertas, actual regidor en funciones y el último concejal que le quedaba a Salvador en el Gobierno, como candidato conjunto al pleno de investidura del próximo miércoles. Aunque así lo ha anunciado el vicesecretario general de los naranjas, Daniel Pérez Calvo, el PP lo ha desmentido minutos después.

El nuevo alcalde de Granada saldrá de un pleno en el que el PSOE parte con ventaja

El nuevo alcalde de Granada saldrá de un pleno en el que el PSOE parte con ventaja

Calvo había asegurado que se trataba de un pacto sellado de nuevo en Madrid entre las ejecutivas de ambos partidos con los secretarios generales de cada formación, Teodoro García Egea y Marina Bravo, como interlocutores. Según sus palabras, el acuerdo se adoptaba para evitar que gobierne un "imputado", en referencia al socialista Francisco Cuenca, que sigue en calidad de investigado por la contratación de personal externo en unos cursos de formación de la Junta de Andalucía hace una década. Sin embargo, el anuncio de Calvo ha sorprendido no solo por el contenido, sino porque ha chocado frontalmente con el del grupo municipal del Partido Popular de Granada que había presentado su propia opción minutos antes. Tal ha sido el desconcierto que los populares han emitido un comunicado para negar el supuesto pacto.

El candidato del PP

César Díaz, portavoz de los populares granadinos en el Consistorio, anunciaba apenas 20 minutos antes que habían elegido al exconcejal de Personal, Francisco Fuentes, como su candidato a la alcaldía de Granada. Lo hacía diciendo que es el único que es capaz de obtener "12 de los 14 votos necesarios para investirle alcalde", que es una "persona impoluta" y que "a lo largo de su trayectoria política ha demostrado su absoluto compromiso con la ciudad. Justamente lo que necesitamos". Díaz ha explicado que han logrado convencer a todos los ediles que formaban el bipartito, incluidos los tránsfugas, a excepción del exalcalde Luis Salvador y el regidor interino, José Antonio Huertas. De ambos se aseguraba, hasta ese momento, que favorecerían la investidura del socialista Francisco Cuenca.

Tras este cruce de candidatos y después el anuncio del supuesto acuerdo que había hecho público Ciudadanos, los populares han emitido un comunicado en el han negado haber llegado a ningún pacto a nivel nacional para hacer candidato a Huertas: "El PP desmiente que haya firmado acuerdo alguno con la formación naranja aunque valora positivamente el paso atrás dado por la dirección nacional de Cs en su pretensión de entregar la ciudad al PSOE por lo que le insta a apoyar al candidato de consenso".

La cuestión es que, de cara al pleno del miércoles 7 de julio, las dos formaciones llegan con un candidato cada una y con pocos atisbos de estar en sintonía. Mientras tanto, el exalcalde Luis Salvador mantiene su palabra de apoyar al PSOE como la lista más votada en las elecciones municipales de 2019. Lo dijo en la rueda de prensa en la que presentaba su dimisión, lo repitió en una entrevista en IDEAL el pasado fin de semana y fuentes cercanas lo reiteran: "Luis ya fue suficientemente claro en su rueda de prensa de renuncia".

Madrid vuelve a escena

Como ya pasó hace dos años cuando Teodoro García Egea por el PP y Fran Hervías por Ciudadanos pactaron la alcaldía de Granada para dársela a los naranjas, la evidencia de que Madrid vuelve a intentar tener peso en el futuro del Ayuntamiento es total. En Cs no han dejado de mandar mensajes a su exalcalde para que no se le ocurra apoyar a los socialistas y el presunto acuerdo con el Partido Popular sigue esa línea.

Fuentes populares llevan semanas diciendo que la dirección nacional del partido quiere que el presidente local, Francisco Rodríguez, se apunte el tanto de recuperar el bastón de mando de la ciudad de Granada, negociando con quien sea y como sea. De hecho, hubo reuniones con el PSOE para hacer un gobierno de concentración entre ambos partidos e incluso el PP granadino ha acabado aceptando que Francisco Fuentes sea su candidato, para asegurarse así el voto del tránsfuga Sebastián Pérez, que dejó el partido, pero no su acta de concejal, amenazando con darle el gobierno municipal a los socialistas si no ponían a nadie del Partido Popular en el sillón de la alcaldía.

Por otra parte, voces del PP reconocen a eldiario.es Andalucía que "ha habido conversaciones" entre Ciudadanos y el Partido Popular para elegir a un candidato conjunto, pero que "unos y otros se han echado para atrás". Una circunstancia que ha dejado a los pies de los caballos a los naranjas que, hasta el momento, han sido incapaces de dar una respuesta al desmentido de los populares. En el seno del partido de Inés Arrimadas la ruptura con el exalcalde Luis Salvador es cada vez mayor, tal y como lo demuestra que el exregidor insista en llevar la contraria a la estrategia política de la cúpula nacional. Él quiere apoyar al PSOE y en Madrid se oponen a que los socialistas gobiernen utilizando un discurso cargado de reproches a Pedro Sánchez y a sus socios en el Gobierno central.

Además de todo eso, la realidad es que los acuerdos que han pregonado tanto PP como Cs, cada uno con su candidato, no lo tienen fácil para acabar en un gobierno del centroderecha. En ambos casos tienen que pactar con políticos que han desgastado su relación entre ellos. Si Fuentes es la opción del Partido Popular, necesitan que Huertas y Luis Salvador lo apoyen, algo que en el caso del exalcalde no parece posible. Mientras que si la opción es Huertas, parece claro que ni Manuel Olivares ni Lucía Garrido darían su respaldo porque ambos han sido presionados por el propio Huertas y por su círculo cercano para que dejen sus actas de concejales y la sintonía es nula entre ellos. Además, Sebastián Pérez tampoco lo respaldaría porque ya afeó al PP que dirigiera Granada desde Madrid, cosa que volvería a ocurrir si se llegara a ese pacto.

A día de hoy, y si nada cambia, el PSOE es el partido que tiene más cerca hacerse con la alcaldía de Granada. Los socialistas gobernarían si nadie llegase a sumar 14 apoyos en el pleno de investidura del miércoles. Como la mayoría absoluta se sitúa en esa cifra, si nadie la alcanza, Francisco Cuenca del PSOE sería el alcalde por liderar la lista que obtuvo más ediles (10) en los comicios municipales de 2019.

Etiquetas
Publicado el
5 de julio de 2021 - 15:39 h

Descubre nuestras apps