Un año de legislatura en el Ayuntamiento de Huesca: del voto en blanco al músculo negociador

Luis Felipe durante la investidura

Una expresión contenida de asombro recorrió el salón del Justicia del Ayuntamiento de Huesca cuando un voto en blanco, el último de los 25 con los que se debía elegir al nuevo alcalde, permitió que el socialista Luis Felipe se mantuviese en el cargo. Contra pronóstico, pues el PSOE había obtenido diez concejales y PP, Ciudadanos y Vox sumaban mayoría absoluta y llegaban. Aquel 15 de junio de 2019 marcó el inicio de una legislatura que se anunciaba compleja y que ha ido saliendo adelante con pactos y acuerdos a derecha e izquierda sin que la sombra de una moción de censura haya dejado de planear sobre el equipo de gobierno.

Felipe, de 58 años, repitió como alcalde de manera inopinada y pese a haber tratado de alcanzar un acuerdo con Ciudadanos en la ronda previa de negociaciones. No se cerró y en las horas previas se dio por hecha la triple entente que daba la alcaldía a la popular Ana Alós. El voto en blanco dio un vuelco a las previsiones y en estos doce meses nadie ha reconocido su autoría. Las acusaciones mutuas entre PP y Ciudadanos salpicaron los días posteriores y la moción de censura planteada por los primeros terminó en papel mojado. Los acuerdos de PSOE y la formación naranja para repartirse el gobierno de la Comarca de la Hoya de Huesca también alimentaron las suspicacias.

Así, los socialistas han trabajo el músculo del entendimiento con el resto de formaciones, a las que se suma Con Huesca (Podemos y Equo) como única formación de izquierdas con dos concejales, lo que hacía inviable un pacto de gobierno como el que había dado la alcaldía a Luis Felipe en 2015 junto a Cambiar Huesca y Aragón Sí Puede. El gobierno del PSOE en minoría que comenzó con un voto en blanco y continúa con la puesta en marcha para paliar los efectos de la pandemia en la capital oscense ha podido sacar adelante los presupuestos el denominado Plan Económico y Financiero (PEF) mirando a ambos lados.

Presupuestos 2020

El PSOE sacó adelante los presupuestos para 2020, en plena era pre COVID-19, por 51,4 millones de euros de los que 4,6 millones se iban a destinar a inversiones, con los votos a favor de los tres ediles del Ciudadanos. Estos ya habían facilitado unas semanas antes con su abstención que se aprobasen las ordenanzas fiscales, otro paso fundamental para las arcas municipales, con la inclusión de las 12 medidas económicas que habían planteado como condición para aprobar las cuentas de este año. Tanto el PP con Con Huesca votaron en contra y Vox se abstuvo.

El Plan Económico y Financiero (PEF) 2020-2021 suponía un requisito indispensable después de haberse incumplido la regla de gasto en 2019 y, esta vez, Con Huesca se unió a Ciudadanos con sus votos y tras negociar ambos grupos municipales varias propuestas. Fue una negociación cerrada en el último momento y tras unas semanas tensas. El Ayuntamiento de Huesca se saltó el techo de gasto en 1,6 millones de euros con medidas como la subida salarial de los trabajadores municipales (500.000€), la aportación extra a la Seguridad Social por las nuevas condiciones de las jubilaciones anticipadas de la Policía Local (400.000€) o el incremento del salario mínimo interprofesional (400.000€).

Recortes

Los recortes se reparten entre el 33 % en la partida de protocolo y un 35 % en la de publicidad, un 20 % lineal en el gasto corriente y en las entidades sin ánimo de lucro, salvo en Servicios Sociales. Las subvenciones de cooperación al desarrollo bajan de 180.000 a 105.000 euros; el festival Periferias se traslada de final de año a marzo y se rebajan los presupuestos para la Feria de Teatro y para el festival Leyenda Viva. La partida para las fiestas de San Lorenzo, ya canceladas oficialmente, se disminuye un 75 % y el 25 % restante se dedica a ayudas tras la pandemia. En 2021 se contempla una reducción del 10 % en las horas extraordinarias del personal municipal.

Las propuestas que se han incluido de Ciudadanos contemplan el apoyo a profesionales liberales, autónomos y pymes; fomentar el teletrabajo, agilizar los trámites burocráticos, organizar unas jornadas técnicas sobre herramientas digitales y tecnologías para comercios, industrias y otras empresas o bonos de compra para potenciar la economía en el pequeño comercio. El guiño a Con Huesca incluye el reinicio la remunicipalización de la limpieza viaria una vez que la reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) sea firme, o el incremento en 100.000 euros de las partidas de ayudas de urgencia, 100.000 más para eficiencia energética o la revitalización de las actividades culturales.

La aprobación del Ingreso Mínimo Vital (IMV) ha llevado al Consistorio oscense, que ha invertido de manera extraordinaria unos 3 millones de euros en paliar los efectos de la COVID-19, a dirigirse a los gobiernos central y autonómico en busca de una financiación necesaria para su desarrollo. Las obras en el centro de la ciudad, pendientes de su desarrollo y conclusión en el Coso Bajo y la avenida de Ramón y Cajal o la reciente apertura del centro de salud de Los Olivos también anticipan movimientos clave como el futuro aterrizaje de Amazon en la Plataforma Logística y la reapertura del cuartel Sancho Ramírez.

Etiquetas
Publicado el
16 de junio de 2020 - 06:50 h

Descubre nuestras apps

stats