Cantabria prevé matar 70 lobos en dos años, el 40% de la población actual

Lobo Ibérico.

En los dos últimos años, entre mediados de 2020 y mediados de 2022, Cantabria habrá matado un total de 70 lobos, al aplicar el máximo permitido por el Plan de Gestión de 2019 para abatir ejemplares de esta especie, el 20% de la población estimada de este carnívoro en el territorio de la comunidad autónoma hoy en día.

Pólvora, 'lobbies' y lobos: Cantabria se rebela contra la inclusión del canis lupus como especie protegida y anuncia una batalla legal contra el Ministerio

Pólvora, 'lobbies' y lobos: Cantabria se rebela contra la inclusión del canis lupus como especie protegida y anuncia una batalla legal contra el Ministerio

Actualmente, el Gobierno de Cantabria calcula que existen 180 ejemplares en el territorio, lo que supone un incremento de la población con respecto al cupo de 2019-2020 que aplicó la muerte del 20% de los ejemplares de una población entonces calculada en 171 ejemplares. Ahora, la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente que dirige Guillermo Blanco (PRC) ha presentado al Gobierno central un plan para establecer un cupo 2021-2022 de otro 20%.

Si el primero acabó con 36 lobos, dos más de los permitidos, para el nuevo compensa la diferencia y el cupo propuesto es de 34 ejemplares. En total, 70 lobos abatidos, el 38,8% de la población estimada en la actualidad, según se recoge en el informe técnico para la determinación del cupo de lobos a matar durante la temporada presente.

Este es el informe para la propuesta remitida a Madrid por la Consejería de Ganadería, que es también de Medio Ambiente. Estos cupos, que se prolongan temporada tras temporada se dictan sobre la base del Plan de Gestión del Lobo que se aprobó en 2019 y que es sistemáticamente atacado por las organizaciones conservacionistas, como Ascel, WWF y Ecologistas en Acción, máxime cuando hace siete meses el Ministerio de Transición Ecológica dictó la orden que consideraba al cánido como especie no cinegética al incluirlo en el listado de especial protección (Lespre).

La propuesta de Cantabria para la vigente temporada es matar un 20% de la población estimada de lobos. Este es el porcentaje máximo que establece el Plan de Gestión del Lobo. Si se considera, por métodos indirectos, que actualmente hay 180 ejemplares por la comunidad, el cupo a extraer se cifra en 36 lobos, que se reducen a 34 ya que los dos de diferencia son la 'demasía' de ejemplares muertos en la campaña anterior (36 ejemplares desde el 1 de agosto de 2020 hasta julio de 2021).

De este modo, de mediados de 2020 a mediados de 2021 se mataron en Cantabria 36 lobos, cupo que se repetirá esta temporada con la propuesta, si es finalmente aceptada por el MITECO, de matar 34 lobos más.

Las cifras, no obstante, para los ecologistas están sobredimensionadas por lo que abatir 34 ejemplares supone un porcentaje superior al 20%. La Consejería ha utilizado para sus cuentas una estimación del número de manadas basada en un Sistema de Información Geográfica (GIS), que permite el manejo de importantes cantidades de datos que proceden de las siguientes fuentes: daños producidos a la ganadería, mortalidad de la especie (por batida, aguardo, accidente, furtivismo, envenenamiento o muerte natural), fichas Infolobo que elaboran los guardas, y una red de fototrampeo y seguimiento de la Dirección General de Biodiversidad. En la coctelera se meten también dos ingredientes más: el censo oficial de lobos que data de 2015 y el cálculo de ejemplares de cada manada durante la temporada anterior.

El resultado es una población de 180 ejemplares, estructurados en 20 manadas, algunas de las cuales (7) se ubican a caballo entre Cantabria y comunidades limítrofes. Se ha estimado un promedio de nueve ejemplares por manada, incluyendo ejemplares 'flotantes', carentes de manada o que buscan constituir la suya propia.

La campaña anterior coincidió con 671 ataques a la ganadería en todo el territorio autonómico, lo que provocó, según los datos de la Consejería, 1.181 cabezas de ganado muertas y 66 heridas, sobre todo en municipios como Hermandad de Campoo de Suso, el más afectado por los ataques lobunos.

De los 34 ejemplares que se van a matar esta temporada, 29 lo serán en cacería, lo cual no deja de ser una paradoja dado que el carnívoro fue declarado hace siete meses especie no cinegética, estando prohibida su caza salvo por causas excepcionales y muy justificadas.

El Plan de Gestión del Lobo acaba de recibir una sentencia favorable del Tribunal de Justicia de Cantabria (TSJC) que rechazaba una impugnación hecha por la asociación conservacionista Ascel. No obstante, esta ha recurrido el fallo ante el Tribunal Supremo por lo que hasta que no falle el Alto Tribunal el Plan de Gestión de 2019, sobre el que se fundamentan todos los cupos anuales, sigue en entredicho.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats