Caída récord de los incendios forestales en el territorio valenciano

Incendio de menos de una hectárea en Alcalalí el pasado 29 de diciembre.

El 2020 ha traído al menos una buena noticia en materia de incendios forestales. El territorio valenciano ha registrado, por segundo año consecutivo, el menor número de fuegos del registro histórico y cierra el año con una caída de la superficie forestal afectada del 28% respecto al 2019. El año de la pandemia mundial de la COVID-19, se han registrado 252 incendios forestales, un 7,7% menos que el año anterior.

El descenso, según la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural Emergencia Climática y Transición Ecológica, es todavía más acusado en la superficie forestal afectada por el fuego, con 698 hectáreas (un 28% menos que en el año anterior). De estas 698 hectáreas, 240,5 corresponden a superficies forestales arboladas, mientras que 457,2 son superficies forestales rasas, sin arbolado, formadas por matorrales o cañares.

Un 37,7% de los incendios por causas humanas se iniciaron de forma intencionada, mientras que un 22,2% tuvo origen en negligencias en el uso del fuego y un 6,3% en accidentes. Del 6% de los incendios se desconocen sus causas o se encuentran todavía en fase de investigación para determinarlas. Además, un 23,4 % de los fuegos se iniciaron por causas naturales debido a descargas eléctricas atmosféricas (rayos) asociadas a fenómenos tormentosos.

El director general de Prevención de Incendios Forestales, Diego Marín, defiende la "necesaria gestión sostenible de las masas forestales" en el marco de una estrategia integral de prevención adaptada al monte mediterráneo y al impacto del cambio climático. Marín ha advertido sobre el crecimiento de la superficie forestal en el territorio de la Comunitat, del 1,1 millones de hectáreas de 1975 al 1,3 millones actual, que se traduce en una sobrecarga de gestión que pasa por ordenar el incremento de la masa forestal, tanto en superficie como en biomasa acumulada, poner en valor los paisajes resilientes al fuego y recuperar el mosaico agroforestal que combina una diversidad de estructuras y funcionalidades.

El Gobierno autonómico tiene previsto lanzar este año una línea de ayudas a los ayuntamientos para la ejecución de los planes locales de prevención de incendios forestales aprobados (actualmente ya suman 154 municipios), además de una orden para apoyar las alternativas a las quemas agrícolas de eliminación de restos vegetales, así como la modificación de la actual orden de bases de ganadería extensiva que impulse esta práctica en las zonas estratégicas de prevención.

"Los proyectos de restauración ambiental desarrollados en los montes públicos afectados por los grandes incendios forestales de 2012 y 2013 ya aplican este tipo de tratamientos silvícolas de la vegetación en combinación con el mantenimiento de los bancales para frenar la erosión o el impulso de ecosistemas más resilientes y ricos en biodiversidad", ha subrayado Diego Marín. El director general de Prevención de Incendios Forestales ha cifrado el coste de las actuaciones Sen unos 26,5 millones de euros.

La Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica ha aprobado, a lo largo del año 2020, 103 planes locales de prevención de incendios forestales. En la actualidad, 154 los municipios valencianos cuentan con un Plan Local de Prevención de Incendios Forestales (22 municipios en Castellón, 81 en Valencia y 51 en Alicante). El departamento que dirige la consellera Mireia Mollà ha destinado 1,5 millones de euros para ayudas destinadas a la redacción de nuevos Planes Locales de Prevención de Incendios Forestales (PLPIF) o para la revisión de los ya aprobados por parte de los municipios valencianos, en el marco del Programa de Desarrollo Rural 2014/2020.

Etiquetas
Publicado el
5 de enero de 2021 - 21:41 h

Descubre nuestras apps

stats