Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Ucrania entra en el tercer año de guerra con miedo al olvido y dificultades ante Rusia
Koldo García, su mujer y un hermano cobraban sueldos públicos y comisiones
La corrupción siempre llama dos veces. Por Rosa María Artal

Emergencia Climática probará un sistema de retorno de envases híbrido para reducir la producción de residuos en origen

Usuarios depositan los envases retornados en las máquinas habilitadas para ello en Berlín.

Carlos Navarro Castelló

0

“Apostamos por la reducción de producción de residuos en origen y eso pasa por la reutilización, entre otras medidas”. Así se pronunció recientemente la consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, durante la presentación del nuevo sistema mecanizado instalado en el centro de tratamiento de Manises para separar vidrio del resto de residuos que se depositan en los contenedores grises, para posibilitar su reciclaje y evitar que acabe en el vertedero.

Preguntada por elDiario.es sobre si la implantación de un sistema de depósito, devolución y retorno de envases (SDDR), descartado en la pasada legislatura por falta de consenso, es una opción para lograr ese objetivo de reducción de producción de residuos, Mollá fue tajante: “No descartamos ningún sistema, de hecho, pronto habrá novedades al respecto; lo que tenemos claro es que ninguno es la gran solución por sí solo y que todos son complementarios y necesarios para alcanzar los objetivos que marca Europa”.

La idea que maneja Emergencia Climática es poner en marcha un sistema híbrido que permita, bien la devolución de una cantidad económica al consumidor cuando devuelve el envase en el punto de compra, o bien un descuento en la tasa de basuras en función de los residuos retornados. Este sistema, que se anunciará antes de final de año, se pondrá en marcha a modo de prueba piloto en un área metropolitana concreta de la Comunitat, y en función de los resultados, se ampliará al resto del territorio.

Los técnicos del departamento que dirige Mollà han iniciado una ronda de reuniones con diferentes administraciones y sectores implicados, puesto que el tanto el SDDR como el sistema incentivado necesitan de la colaboración de los establecimientos comerciales como recolectores de los envases que entren en el sistema, ya sea manualmente o prestando espacio para la instalación de máquinas que, al depositar el envase, devuelven una cantidad económica al usuario o un justificante del incentivo.

El SDDR es uno de los sistemas que recoge el Plan Integral de Residuos y estará también regulado junto al sistema de retorno incentivado en la nueva ley de Economía Circular que será “una realidad dentro de muy poco”, según avanzó la consellera, quien también destacó la importancia de la educación ambiental, un campo en el que el año que viene se duplicará la inversión hasta los 800.000 euros con el objetivo de reducir la tasa de elementos impropios en la recogida selectiva, es decir, residuos que se depositan en contenedores que no son los apropiados.

Y es que, el sistema de recogida selectiva contedorizada seguirá siendo el principal en la Comunitat Valenciana, mientras el SDDR y el de retorno incentivado será complementario y solo para unsa serie de envases reutilizables, ya que los de un solo uso se seguirán depositando en el contenedor correspondiente.

Así funciona el SDDR

La implantación del SDDR que finalmente se descartó en la Comunitat Valenciana preveía que los valencianos pagaran 10 céntimos más por los refrescos y bebidas envasados en latas, plástico y vidrio (salvo vino).

Esos 10 céntimos les serían devueltos al llevar los envases, en buenas condiciones, a cualquier comercio o plataforma comercial. De esta forma, al contenedor amarillo se seguirían llevando el resto de envases (latas de conservar, briks y otros plásticos que no sean botellas).

Por su parte, los comercios recibirían dos céntimos por envase vacío que devuelvan al distribuidor de ese producto. Esos dos céntimos los sufragaría el gestor del sistema con los ingresos que obtenga del posterior reciclaje.

Etiquetas
stats